Título original: La neige au village
País: Francia
Primera proyección:
Francia, 25 Abr. 2008 (Festival “Rencontres du moyern métrage de Brive)
Duración:
43 min.
Director:
Martin Rit

Guión: Martin Rit, Mariette Désert

Austero en palabras pero rico en realismo, inspiración y sensaciones. Así es “La neige au village”, el trabajo de más duración (43 min.) del realizador francés Martin Rit, que anteriormente había filmado dos cortometrajes, “La leçon de guitare” y “Les garçons”, ambos de 2006. El bien labrado planteamiento de este mediometraje gusta por la simpleza y lo realista de un desarrollo que no busca aumentar su dramatismo a base de artificios. La realización se basta con mostrar sus acciones desde una perspectiva natural y acertada, a pesar de guiar la trama por un ingenioso sendero. Resulta agradable encontrarse trabajos de este estilo, tan puros, frescos y verdaderos, que se valen del poder de lo sencillo. No esperen lágrimas, catástrofes o situaciones espectaculares, sólo la vida misma, durante un exquisito día de primavera en el sur de Francia.

Probablemente algunas de sus secuencias caigan sobre el espectador como curiosas anécdotas, recuerdos o momentos con los que uno puede sentirse identificado de alguna forma: desde el simple hecho del hombre aburrido que descansa plácidamente sobre el fresco manto de césped de un parque, a la persona con aparente trastorno que dentro de esos límites observa compulsivamente a los demás, hasta la clásica estampa de la chica solitaria sentada en un banco, que clava su mirada sobre un libro mientras respira la paz y la tranquilidad del lugar. Los destinos de las tres personas que protagonizan las recién citadas historias navegan en una misma dirección que nace desde un curioso misterio que se transforma en una sucesión de imprevistos y sigilosos seguimientos entre personas.

El silencio producido por una inexistente banda sonora y la importancia que se le da a los sonidos cotidianos de la urbe (murmullo de la gente, pasos, vehículos, el aire que habita entre las hojas de los árboles…) hace caer sobre los actores la obligación de realizar unas interpretaciones de calidad, que logren transmitir la personalidad de unos personajes que no sólo son desconocidos entre ellos, sino también para nosotros, puesto que en todo momento lo que estamos contemplando es una historia entre extraños: es como salir a la calle y observar, convirtiéndonos de esta forma en otro de los protagonistas de la cinta. Cada uno de los intérpretes tiene algo bueno que ofrecer, y sus trabajos quedan igualados para beneficio del conjunto.

 

Grégory Gatignol es principalmente conocido por su papel en la magnífica película “Los chicos del coro” (2004), en la que interpretaba al rebelde adolescente pelirrojo Mondain. Su trabajo aquí es digno de admiración, ya que consigue embelesar con su trastornado personaje, llenando la pantalla de miradas y acciones confusas, que hacen dudar durante toda la duración de la cinta, quién es o qué persigue realmente el individuo al que encarna. El desconocido Sébastien Morin (que antes de este trabajo sólo ha completado dos cortometrajes, uno de ellos a las órdenes del mismo director) completa una sugerente, muy interesante y contundente interpretación desde su rol de aburrido y curioso viandante. No podría confirmar si es el personaje que más minutos disfruta, pero desde luego es el núcleo que da sentido a todos ellos y el más importante y lleno de sensaciones del plantel. Fanny Sidney, cuya carrera comenzó en 2005 y se ha basado, hasta la fecha, en pequeños papeles en series de televisión como “Madame le proviseur” (2006). Su interpretación en “La neige au village” está llena de frescura y de tranquilidad, dando la sensación de ser la más templada de todo el reparto, aunque ayuda, claro está, el tipo de personaje que interpreta: otro gran trabajo.

Nota del autor:
8,0
████████ (Muy buena)

 

 

Written by Sandro Fiorito

Cofundador de LGEcine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.