Título original: Yellow Sky
País: Estados Unidos
Primera proyección: EEUU, Diciembre de 1948 
Duración:
98 min.
Director:
William A. Wellman

Guión: Lamar Trotti (Historia: WR Burnett)
Música: Alfred Newman

Dirigida por William A. Wellman (“Beau Geste“, 1939), se basa en la novela “Yellow Sky“, de William Riley Burnett (autor de “The Asphalt Jungle“, 1949), inspirada en “La tempestad“, de William Shakespeare. Se rueda en B/N, en Alabama Hills, Parque Nacional del Valle de la Muerte y Owens Lake (CA). Obtiene un premio WGA (guión de western). Producida por Lamar Trotti, se estrena en diciembre de 1948 (EEUU).

La acción tiene lugar en 1867, poco después de la Guerra Civil, en una localidad fronteriza indefinida de Arizona y en el pueblo abandonado de buscadores de oro llamado Yellow Sky. Narra la historia de un grupo de 7 forajidos, antiguos militares unionistas, desarraigados tras la guerra, liderados por James “Stretch” Dawson (Gregory Peck).

La película se enmarca en un paisaje desértico, abandonado y áspero, que acompaña el desbordamiento de pasiones salvajes de codicia, egoismo, celos, venganza, afán de poder. El relato desarrolla un potente arco dramático, rico en suspense. Pese a ser un western singular y atípico contiene los principales elementos del género: indios amenazadores, tiroteos, peleas a golpes, “saloon”, forajidos y duelos. Es destacable la figura de la muchacha Constance Mae “Mike” (Anne Baxter), desenvuelta, que viste ropa de hombre, es diestra en el manejo de las armas y no rehuye las peleas. Desborda naturalidad, erotismo, sensualidad y feminidad. La atmósfera del film está construida en ambientes de oscuridad densa, con escenas nocturnas, espacios cerrados, proyección de sombras y claroscuros opresivos. Incluye una larga sucesión de crímenes, asesinatos, intentos de violación y un estremecedor duelo fuera de campo, que es la escena más destacada del film.

La música, de Alfred Newman, aporta gratas variaciones sobre un tema central de aires épicos, al que añade una canción tradicional. La fotogrfía, de Joseph MacDonald (“Pasión de los fuertes”, 1946), es rica en recursos y hace uso de claroscuros tenebristas de gran fuerza. Sirvió de base a “The Jackals” (1967), de Robert Webb. Las interpretaciones de Baxter, Peck y Widmark son convincentes. La película es entretenida, vibrante, intensa y absorbente.

Nota del autor:
8,0 ████████ (Muy buena)

COMENTARIOS DEL EQUIPO LGE

Sandro Fiorito
La calidad de “Cielo amarillo” va incrementándose según pasan los minutos, al añadir a su argumento sorprendentes giros de guión que fortalecen la trama y benefician al conjunto. El trabajo de Gregory Peck destaca por encima del resto del reparto, ofreciendo todo un recital interpretativo que se transmite con firmeza desde esta entretenida obra del western que, sin ser completamente indispensable, garantiza ser una película que brilla con luz propia gracia al temple de una gran dirección. Lo mejor: la tensión permanente que viven todos sus protagonistas y ese espléndido pueblo fantasma que da cobijo a sus protagonistas. 7.

Written by Miquel Alenyà

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.