disturbia-banner
Disturbia (D.J. Caruso, 2007) – 104 min

Si alguna vez me preguntan sobre cuales son mis películas favoritas, sin dudarlo incluiría en mi respuesta “La ventana indiscreta“,1954, dirigida por el gran Alfred Hitchcock. Lo excelente de aquella historia, rodada desde apenas unos metros de habitación y con las vistas hacia un peculiar vecindario envuelto de misterio, gustó mucho a propios y extraños a pesar de no haber obtenido ningún premio destacado. Pero bueno, este era el absurdo régimen en el que mantenían a las películas del maestro, que no paraba de hacer obras maestras para después no obtener más reconocimiento -que no es poco y es el más importante- que el del público. Oscar, Bafta y compañía preferían mantenerse al margen de la excelencia.

En el año 1998, llegó el director de cine para la televisión Jeff Bleckner, con su remake “La ventana de enfrente“, que obtuvo una pésima acogida pero que en el fondo, es perdonable, pues era una película para la televisión, sin más ánimo que el de entretener a la hora de la comida y sin pretender emular ni de lejos, a Hitchcock. Unos cuantos años más tarde, en 2007, llega “Disturbia“, de la mano del director D.J. Caruso (“Apostando al límite“, 2005) sin la palabra remake visible en ninguna parte, ni una pobre alusión a Cornell Woolrich, el autor de tan perfecta historia. Se vende como un producto original y por ello, podríamos pensar, sin verla, que su parecido con La ventana indiscreta sólo puede residir en las intenciones.

Pero nada más lejos de la realidad. Disturbia cuenta con muchas escenas que han sido arrancadas sin permiso de las garras de Hitchcock y se ha pretendido hacer una película para adolescentes con la grandeza usurpada a un maestro. Pero a su vez, esta copia, este robo, ha sabido utilizarse correctamente, ofreciendo un producto más que entretenido al que nos tocará a nosotros catalogar como homenaje al Hitchcock al que niegan hueco en esta cinta que cuenta con el mismo argumento que la original.

DISTURBIA

El reportero fotográfico que se rompió una pierna y debía permanecer con la misma vendada en su domicilio guardando reposo, es sustituido en esta película por un adolescente (Shia LaBeouf) que tras propinar un puñetazo a su profesor de italiano es condenado a tres meses de arresto domiciliario. Desde su casa y rodeado de desorden, juega en red a videojuegos hasta que su madre -que en parte puede cubrir el papel que hacía Thelma Ritter como Stella en la película de 1954- decide cancelar la conexión a internet y después, dejarle sin televisión. Con sus dos vicios más preciados fuera de su alcance, la ventana se postula como candidata a convertirse en una nueva pantalla de entretenimiento. Lo que comienza como un sencillo ‘hobbie’ acaba siendo una obsesión. Prismáticos en mano y con una pulsera conectada con la policía en su tobillo, que avisa a la central en caso de rebasar el límite en el que está recluido, observa al vecindario sin parar.

Una preciosa chica, Ashley (Sarah Roemer) acaba de mudarse al lado de su casa. No tardará en hacer buenas migas con el protagonista e incluso unirse a éste y su amigo Ronnie (Aaron Yoo) en sus obsesiones detectivescas, que tienen en el punto de mira a un misterioso vecino del que piensan es el autor de la desaparición de una chica, debido a lo enigmático de sus movimientos, siempre en penumbras y con la máxima discreción, cargando grandes bolsas de basura que mete en su garaje. Este hombre y esta escena son un calco de lo que se dio cita en La ventana indiscreta. Esta vez, no veremos a un grandullón Raymond Burr interpretando a Lars Thorwald, sino a otro grandullón, el Sr. Turner, encarnado de forma magistral por David Morse.

disturbia-2

Este “remake no autorizado” es, a pesar de todo y para mi gusto, una buena película, con errores que van más allá de lo político -no citar a Hitchcock y apropiarse de un producto que no es suyo- como por ejemplo un tramo final que se aleja de lo que durante todo el metraje ha sido la película y se adentra en un terreno ‘scarymoviano’. Cuenta con muchas escenas originales y aunque no le llega ni de lejos a la obra original, ha sabido refrescarnos aquellos momentos a los que disfrutamos con esa película. Para los que no hayan visto la anterior, seguro que disfrutarán el doble con esta. Muy buena interpretación de Shia LeBeouf y correcta Sarah Roemer. Película recomendable a pesar de la polémica que la envuelve. Copiar una película sin citarla siempre es un crimen. Pero si se consigue hacer bien y encima se puede disfrutar con el momento, incluso se agradece.

Nota del autor:
7,0
███████

COMENTARIOS DEL EQUIPO LGE

Manuel Navas
“D.J. Caruso, actualiza el material no sólo ambientándolo en nuestros días sino además cambiando a los personajes […] a partir de la segunda parte de la película, cualquier parecido con el film de Hitchcock es mera coincidencia […] El director orienta el film claramente hacia las masas adolescentes […] perjudicada por una mala mezcla de géneros y una cierta despreocupación hacia un público poco exigente […]” 5.

Written by Sandro Fiorito

Cofundador de LGEcine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.