C.R.A.Z.Y. (2005)

Título original: C.R.A.Z.Y. (Crazy)
Títulos alternativos: 
Mis gloriosos hermanos (C.R.A.Z.Y.) (Argentina)
País: Canadá
Primera proyección: Canadá, 27 May. 2005
Duración: 
127 min. 
Director:
 Jean-Marc Vallée
Guión: Jean-Marc Vallée, François Boulay
Música: Varios artistas
Género: Drama
Reparto: Marc-André Grondin, Michel Côté, Danielle Proulx, Émile Vallée, Pierre-Luc Brillant, Maxime Tremblay, Alex Gravel, Natasha Thompson, Emmanuel Raymond, Charles-Édouard Tanguay, Émile Gagnon-Girard, Jean-Alexandre Létourneau, Sébastien Blouin

“[...] Una película seria, didáctica, necesaria, que arranca sonrisas y estruja corazones […] Hermosas escenas de impactante poderío visual e hipnótico resultado emocional […] Entretenidísimo paseo a través de la familia, la infancia, la nostalgia, los prejuicios, los silencios, las emociones y la esperanza [...]”

Pocas veces en el cine se ha tocado la homosexualidad de una manera capaz de unir lo riguroso y lo elegante de una forma tan amena. En esta película el colectivo protagonista sale con su imagen refrescada, muy beneficiado por un relato que ayuda a comprender su realidad sin la necesidad de dramatizar la historia mediante descripciones exageradas; hecho en el que lamentablemente sí tropiezan otras producciones cinematográficas que abordan la materia y en las cuales se recurre al desproporcionado e histriónico estereotipo habitual que pretende representar a todo el colectivo gay. La obra del canadiense Jean Marc Vallée (“La reina Victoria”, 2009) es una película seria, didáctica, necesaria, que arranca sonrisas y estruja corazones, y que aprovecha su núcleo central para ir más allá, ramificando la historia hacia otros lugares en los que el público general pueda sentirse más identificado. La homosexualidad que se analiza en la historia es también una metáfora aplicable a nuestras experiencias personales, y desde la cinta no sólo se invita a ‘salir del armario’ a su protagonista sino a toda aquella persona que indiferentemente de su orientación sexual, albergue tras de sí un gran deseo de explotar y mostrarse tal y como es realmente, librándose de todas las ataduras y complejos de este mundo lleno de prejuicios, y haciendo brillar el esplendor de la más absoluta naturalidad.

En esta historia -inspirada en los propios recuerdos personales del co-guionista François Boulay- se presenta cronológicamente la evolución de Zachary Beaulieu desde su infancia (Émile Vallée) hasta su adolescencia (Marc-André Grondin), mostrándonos todos los problemas a los que deberá enfrentarse en la vida pero también haciéndonos partícipes de sus pequeñas ilusiones. Los mayores quebraderos de cabeza provienen (más allá de su conciencia) de sus tres insoportables hermanos, con los que apenas tiene la confianza para entablar cualquier tipo de conversación. Ya desde bien pequeño Zachary deja entrever sus inclinaciones, prefiriendo los juguetes femeninos por encima de los de habituales para su sexo, y mostrándose mucho más sentimental que sus congéneres, algo que preocupa profundamente a su padre, Gervais (Michel Côté), quien por todos los medios tratará de limpiar el cerebro de su hijo. Mientras todo transcurre en Quebec (Canadá) a través de una fascinante ambientación de la época, sus envolventes escenas continúan hablándonos del crecimiento de Zachary, sus amistades, la relación con sus padres, pequeños secretos y temores. Hechos que irán extendiéndose hasta su paso a la adolescencia, etapa en la que tendrá que lidiar con problemas mucho mayores, haciendo sentar las bases de lo que será su vida y enfrentándose al mundo como hasta el momento no lo había hecho.

Todo está narrado con brillantez, montado con manos de artesano y rodado como sólo los más grandes en esto del cine podrían hacerlo, dejando tras de sí todo un recital de hermosas escenas de impactante poderío visual e hipnótico resultado emocional. La recreación de todo el ambiente familiar en el que se centran los protagonistas es sublime: han conseguido hacer una familia de verdad, dibujando con autenticidad a cada uno de sus miembros, a los que puedes amar, odiar, o ambas cosas. El peso generalizado de sus interpretaciones recae en los dos actores que dan vida a Zachary, primero el pequeño Émile Vallée (“Café de flore“, 2011) y después, como adolescente, Marc-André Grondin (“5150, Rue des Ormes“, 2009). Ambos, y especialmente el segundo, van mucho más allá del trámite de convencer, pues desde sus emocionadas interpretaciones consiguen calar hondo: mientras el pequeño enternece con sus pequeñas vivencias, Marc-André carga su papel de sinceridad, energía y sentimiento, haciendo que su personaje sea plenamente comprendido por el espectador. Michel Côté (“Cruising Bar“, 1991) resulta muy grato en su papel de Gervais, y es su trabajo uno de los más destacados de la cinta después de los ya citados anteriormente.

Además de un recorrido cronológico a través de los años del protagonista, la realización propone un viaje musical por los años mediante una banda sonora magistral que reúne una amplia selección de temas y artistas impresionantes. Patsy Cline, Charles Aznavour, Pink Floyd, The Rolling Stones, Jefferson Airplane, Elvis Presley, Giorgio Moroder, The Cure o David Bowie son el grueso de una excelente colección de canciones, pero la “Space Oddity” del último citado (Bowie) resulta especialmente llamativa por la inolvidable escena con la que se fusiona. No hay que olvidarse de la maravillosa “Crazy” de Patsy Cline escrita por el bueno de Willie Nelson, ni del “Sympathy for the devil” de los Rolling (aparecido en una escena de locura, y de estas hay varias en la película). Llegados a este punto, resumir diciendo que este es un emocionante, sentido, realista, convincente y entretenidísimo paseo a través de la familia, la infancia, la nostalgia, los prejuicios, los silencios, las emociones y la esperanza. Una auténtica sorpresa llena de genialidades, muy de agradecer.

Nota del autor:
8,0 
████████ (Muy buena)
Promedio de notas:
7,4
███████ (Buena)
Filmaffinity: 7,4 | CINEol: 6,5 | IMDB: 8,0 | LGEcine: 8,0

Escuchar BSO (Enlaces externos)
Tema 1 | Tema 2 | Tema 3 | Tema 4 | Tema 5 


CURIOSIDADES
- Completar una banda sonora tan espectacular como la reunida en esta película llevó a la realización a reducir el salario de su propio director y productor, Jean-Marc Vallée, para poder costear los 600.000 dólares canadienses que se emplearon en la adquisición de los derechos de la música. La importancia de la música en la película es tal que incluso en muchos de sus carteles promocionales podemos encontrar en lugar destacado la referencia a la inclusión de los temas originales de David Bowie, Pink Floyd, The Rolling Stones o Patsy Cline. 

POSTAL

About these ads

4 comentarios en “C.R.A.Z.Y. (2005)

  1. Por eso me sorprende, por lo que hablamos una vez, teneis infinitamente mas vistas que por ejemplo mi pagina. Por eso me extraña no ver mas comentarios, aunque esto de internet, los blogs y tal debe de ser un mundo ya de por si curioso. Sera como todo, habra quien prefiera tener 500 visitas y quien prefiera 40 comentarios,,,,Aunque en realidad yo prefiera lo segundo. De cualquier manera como os he dicho una pagina no solo bien hecha, con contenido bastante mejor que la mayoria

    Me gusta

  2. Una pelicula de esas que ves un dia tonto en el plus. Y sin darte ni cuenta estas diciendo, como se me pudo pasar a mi esta pelicula. Me sorprendio cuando la vi, el tema no es que me interesara demasiado, normalmente es tratado de forma o lacrimogena o en plan, te comprendemos y apoyamos. Pero por una vez retratado de manera no solo creible. Si no que ademas con una historia y unos personajes que enganchan, Vamos que me gusto mucho, una joyita de esas que suelen escaparse, aunque esta vez no fue asi….

    Por cierto me sorprende cuando vengo a tu pagina, los pocos comentarios que veo…las entradas son de lo mejorcito que puedes leer por ahi. Saludos

    Me gusta

    • En respuesta a lo que te comente Sandro ya que no he podido “descubrir” esa película (yo no tengo plus :¬P). Quisiera apostillar la última parte de tu comentario, ya que compartimos el mismo asombro sobre los pocos comentarios que hay y después de barajar multitud de hipótesis he llegado a varias conclusiones, el visitante de la página le da algo de pereza comentar sobre lo que ha leido (tanto para congratularse o para discrepar) o bien que es de algún país de habla no inglesa. Pero bueno, es algo que poco a poco se irá consiguiendo y que gracias a tus aportaciones se consiga algún “efecto de contagio”. De todas formas en nombre mio y del resto del equipo agradezco tus distintos puntos de vistas. Un saludo.

      Me gusta

    • Sandro Fiorito

      Llegué a ver la película de la misma forma que tú, por pura casualidad y sin interesarme lo más mínimo ese tipo de contenido. Es más, si me paré a verla (creo que era en el canal TCM) fue porque me impresionó la ambientación que tenía. Pensaba exactamente lo mismo que has dicho: decía, “buah, ahora vendrá otro de esos pasteles llenos de artificio y melodrama, en los que te venden una imagen impostada de un sector por el que debes sentirte, obligatoriamente culpable por los prejuicios que les aplican”. Pero pasaba el tiempo y no veía nada de esto. Veía un relato tan comprensible, cercano y familiar que era dificilísimo no sentir algo por lo que pasaba, y lo mejor es que comprendía el drama disfrutando muchísimo con su contenido. Es toda una lección de cine, en ese y otros muchos sentidos. Y creo que nunca he visto ninguna otra película relacionada con la homosexualidad que ofrezca la misma desde esta privilegiada posición (no he visto ‘Brockeback Mountain’ ni ‘Mi nombre es Harvey Milk’, de las que dicen son de las mejores del tema).

      Lo de los comentarios es algo incomprensible. No escribimos mejor que nadie, pero tratamos de hacerlo de la mejor manera posible. A veces lo hacemos de una forma mejor, y otra peor, pero cuanto menos reunimos una serie de información sobre películas de muchísimo interés que podrían ser comentadas. Tenemos una cantidad de visitas digna (mayoritariamente de habla hispana, en los resultados de las búsquedas por las que nos encuentran en Google así se certifica). Uno de los grandes ‘peros’ creo que puede ser el botón de ‘Responder’, que en esta plantilla, a simple vista de la página y a no ser que pinches en la crítica, casi ni se ve. Y el otro, u otros, ya los desconozco. El peso de una página no son sólo las cosas que se suben sino los comentarios que se aportan, la actividad de tus visitantes dentro de ella, pero de momento no hemos conseguido reunir “un público” fiel en ese apartado. Doblemente agradezco tus comentarios, siempre son muy útiles para ampliar la información de la crítica y generar un debate del que esperemos en algún momento se sume algún alma desconocida.

      Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s