El árbol del ahorcado (1959)

Título original: The hanging tree
País: Estados Unidos
Primera proyección: EEUU, 11 Febr. 1959
Duración: 107 min.
Director: Delmer Daves
Guión:
Wendell Mayes , Halsted Welles (basado en el relato homónimo de Dorothy M. Johnson)
Música:
Max Steiner
Género:
Western. Drama. Romance.
Reparto:
Gary CooperKarl MaldenMaria SchellGeorge C. Scott, Ben Piazza, Karl Swenson, Virginia Gregg

“Intensamente dramático, se enmarca en un contexto social de penurias, apremios, ambiciones, codicia, inseguridad y desesperación […] narración vigorosa y fluida […] la descripción de la vida de los buscadores de oro es casi documental […] Western entretenido y emocionante [...]”

Noveno y último western de Delmer Daves (“El tren de las 3:10“, 1957). Escrito por Wendell Mayes y Halsted Welles, adapta el relato breve “The Hanging Tree” (1957), de Dorothy M. Johnson. Se rueda en escenarios naturales de Yakima (Washington) y en los platós de Warner Studios (Los Angeles, California). Es nominado a un Oscar (música). Producido por Martin Jurow y Richard Shephered para la Warner, se estrena el 11-2-1959 (Nueva York).

La acción dramática tiene lugar en la aldea minera imaginaria de Skull Creek (Montana), en 1873, durante la fiebre del oro. El médico Joseph “Doc” Frail (Gary Cooper, “Bola de fuego” 1941, “Sólo ante el peligro” 1952), dejando atrás un pasado oscuro, llega a la localidad en busca de una nueva vida. Acoge a un joven ladrón, Rune (Ben Piazza, “Granujas a todo ritmo” 1980), al que salva de la horca, y a la joven Elizabeth Mahler (Maria Schell, “Cimarrón” 1960), temporalmente ciega a causa de una prolongada exposición al sol después del asalto de la diligencia en la que viajaba. Doc es un personaje complejo, atormentado y contradictorio. Irascible e idealista, es tierno y autoritario alternativamente. Maneja con precisión la pistola y es fuerte con los puños. Jugador empedernido de póquer, ejerce la medicina y cuenta con una mina de su propiedad, ganada a las cartas. Elizabeth es una joven inmigrante suiza, que se encuentra sin familia, sola y desamparada.

El film suma drama, romance y western. Focaliza la atención en un personaje infrecuente e insólito, un médico convertido en héroe y protagonista de un relato de frontera. Intensamente dramático, se enmarca en un contexto social de penurias, apremios, ambiciones, codicia, inseguridad y desesperación. La colonia de buscadores de oro forma una sociedad sin pasado, sin ley y sin servicios esenciales. En ella impera la violencia, el individualismo y la caprichosa voluntad del más fuerte. Los conflictos se resuelven con los puños, las pistolas o la horca.

Los principales temas del film son el peso del pasado, los prolongados dramas interiores que provocan los errores cometidos, la necesidad de afrontarlos y superarlos, la búsqueda de la redención y la consecución del perdón que sólo uno mismo puede concederse. También explora la violencia irracional colectiva, sus errores, inconvenientes y desmanes, contra los que se ha de imponer el imperio de la ley y la justicia. Adicionalmente, trata el tema de la educación y formación de los jóvenes, que se ha de inspirar en valores como los que trata de tener en cuenta Doc en sus relaciones con Rune. Muestra, además, los efectos perturbadores del odio, la venganza y la ira, manifestaciones habituales de un espíritu enfermo de frustraciones y soledad.

El realizador construye una narración vigorosa y fluida. La acción transcurre mayoritariamente a cielo abierto, en escenarios de polvo, desniveles abruptos y precipicios, poblados de vegetación densa y salvaje. La suma de estos elementos destila primitivismo, rudeza y dramatismo. La descripción de la vida de los buscadores de oro es casi documental. Son convincentes las interpretaciones de Cooper (en su último western) y Maria Schell. Destacan los secundarios Karl Malden (“La ley del silencio“, 1954) y Karl Swenson. Debutan George C. Scott (“Patton“, 1970) y Ben Piazza.

La música, de Max Steiner, ofrece una partitura orquestal solemne, intensa y emotiva, de metal, madera, percusión y cuerdas. Confiere a la obra dimensiones épicas y trágicas. Añade la bonita canción “The Hanging Tree”, de Livingstone y David, a cargo del vocalista Marty Robbins. La fotografía, de Ted D. McCord, en color (technicolor), se apoya en un diligente y a la vez mesurado trabajo de cámara, basado en travellings breves, grúas sencillas y zooms suaves. La cámara se mueve con frecuencia de arriba abajo, evocando el movimiento de caída del ahorcado.

Western entretenido y emocionante. Notable climax final.

Nota del autor:
8,0 ████████ (Muy buena)

Promedio de notas:
7,2 ███████ (Buena)

Filmaffinity: 7,4 | CINEol: (valoración insuficiente) | IMDB: 7,2 | LGEcine: 7,0

About these ads