Título original: Midnight’s Children (AKA Winds of Change)

País: Canadá

Duración: 146 min.
Director: 
Deepa Mehta

Guión: Salman Rushdie (Novela: Salman Rushdie)

Cálida, amable, simpática, pero después de media hora soporífera.
El aroma de la India es notable desde los primeros fotogramas de la cinta, una India aristocrática que a ritmo prosaico nos guía durante la historia del siglo XX a través de la narración del protagonista durante cuatro generaciones. Desde el matrimonio de los abuelos del protagonista, la vida de sus padres y sus tíos, su propia generación, hasta el nacimiento de su hijo.

Según la voz del protagonista, Saleem (Satya Bhabha), su historia va ligada a la de su país, y en efecto aparecen hechos históricos en la película. Sin embargo, aunque estos influyen en los acontecimientos, no solo no se explican debidamente si no que son substituidos por situaciones mágicas que cada vez cobran mayor relevancia, hasta llegar a un desenlace totalmente inverosímil, perdiendo así la oportunidad de ilustrarnos hechos históricos en la trama que de otra manera aportaría fuerza y credibilidad a la obra.

Un ritmo narrativo que no es válido para el tiempo cinematográfico de una película extremadamente larga.
El montaje se desarrolla linealmente ayudada por la voz en off del protagonista en un ritmo apaciguador que acaba cansando al poco rato. Teniendo en cuenta que la directora (Deepa Metha) se toma 2 horas y media para explicar su película, el metraje transcurre mediante una acción carente de flashbacks y donde los únicos flashforwards que hay aparecen a menos de una hora del final y son fruto de los poderes mágicos del protagonista. Son unos flashforward que cuestan entender, ya que no tiene lógica el hecho de que el protagonista y otros niños adquieran poderes mágicos solo por el hecho de nacer el mismo día de la independencia de su país.

En mi caso no he leído el libro homónimo en el cual se basa la película, así que no puedo corroborar si la adaptación es libre o más bien fidedigna, pero los recursos narrativos que usa la cinta así como el ritmo lento y explicado con pinceladas históricas son incapaces de generar expectación.

Escenarios cuidados y detalles culturales.
Cabe destacar el buen trabajo que ha realizado el equipo de arte mostrando una India señorial, pulcra y estilizada, sin embargo choca que a la hora de mostrar los bajos fondos esa pulcritud se mantenga, evitando así mostrar un entorno social realista de las zonas marginales.

Sin embargo, aunque lo intente no consigue separarse del cliché de Bollywood, por mucho que un prolífico actor (Charles Dance) tenga un pequeño papel.

Conclusión
Esta obra intenta ser una mirada histórica a la transición colonial y a la vez mezcla magia en pleno siglo XX. También tiene toques de humor, drama, incluso por suerte solo una única interpretación musical. El problema es que la proporción de las temáticas y los tiempos no funcionan, en definitiva una película muy larga, y mal compensada, que mejoraría si se centrara en uno o dos aspectos aparcando el resto y si se adecuara el montaje a un largometraje.

Distribuida en España por DeAPlaneta
Vista en PASE DE PRENSA el 02 de Julio de 2013 en los Cines Verdi Park, en Barcelona

Nota del autor:
3,0 ███ (Mala)

 

Written by Akira Funakawa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.