The Big Wedding (Justin Zackham, 2013) – 90 min

Desde finales de los noventa han proliferado los estrenos de un subgénero al que podríamos llamar “Comedia de boda”. Se hicieron muy populares a partir de películas elegantes y bienintencionadas como La boda de mi mejor amigo (1997) u otras de corte más gamberro como Los padres de ella (2000). Cada poco tiempo aparece otra en cartelera, y salvo honrosas excepciones, suelen ser tirando a malas y parecerse mucho entre sí. Así que fui al pase de La gran boda (Justin Zackham, 2013) con la mosca detrás de la oreja.

El argumento es muy de la cuerda de las otras y básicamente consiste en juntar en una boda a muchos personajes con modos distintos de entender la vida. Don (Robert de Niro, Taxi driver, 1976) se separó hace años de su mujer Ellie (Diane Keaton, El padrino, 1972) y ahora vive con Bebe (Susan Sarandon, Thelma & Louise, 1991), la que era la mejor amiga de ésta; su hijo adoptivo Alejandro (Ben Barnes, “El retrato de Dorian Gray, 2009) se casa con Missy (Amanda Seyfried, Los miserables, 2012), y la boda reunirá de nuevo a toda la familia, incluidos a los otros hijos de Don y Ellie, Lyla (Katherine Heigl, 27 vestidos, 2007), que está en plena separación, y Jared (Topher Grace, Spider-Man 3, 2007), que aún es virgen. Pero también asistirán la madre biológica de Alejandro, Madonna (Patricia Rae, María, llena eres de gracia, 2004), que es muy religiosa, y su hermana de sangre Nuria (Ana Ayora, Phoenix falling, 2011), que está ansiosa por explorar las posibilidades de América. Todo ello asistido por el Padre Moinighan (Robin Williams, El indomable Will Hunting, 1997), un cura con problemas con la bebida.

La gran boda” es una comedia coral con muchos personajes, varias subtramas que los unen en grupos y un hilo conductor global que provoca que todos deban interactuar con los demás. En una película así la primera dificultad está en hacer que todas las historias sean lo suficientemente interesantes, que cada uno de los personajes aporte algo distinto y que finalmente quede un todo compacto y no una mezcla mal hecha. Y en esto la película no falla. Cuida bien cada subtrama y no abandona a nadie por el camino, así que sales del cine con la sensación de haber visto una historia bien construida. Aunque hay que decir que la parte de Topher Grace y de Ana Ayora lleva las de perder en comparación con las demás.

El tipo de humor por el que se ha decantado el director y guionista Justin Zackham (también autor de Ahora o nunca, 2007) es lo que hace de “La gran boda” una propuesta distinta a las del subgénero: ha apostado por cargar los diálogos de conversaciones sobre sexo y hacerlo de un modo abierto y explícito. Personalmente, no me hizo demasiada gracia, porque ni me escandaliza escuchar a gente que podrían ser mis abuelos hablando de cunnilingus ni me creo el rollo de jóvenes y maduros hablando de lo mucho que han gozado en el polvo que acaban de echar. Pero hay que reconocer que unos cuantos en la sala, si no me equivoco personas de edad más avanzada, se lo pasaron de lo lindo y soltaron carcajadas por casi todo. De ahí que entiendo que la idea no fuera equivocada, sino que va enfocada a un público más mayor. Pero hay una propuesta clara y bien ejecutada, y eso suele marcar la diferencia ente un éxito y un fracaso.

El guión tiene su punto fuerte en los diálogos, bien escritos si tenemos en cuenta a lo que juega. Los defectos radican en la toma de decisiones que hacen los personajes, que no resultan creíbles en la mayoría de los casos y tienden a comportarse de un modo poco natural; eso provoca que se relacionen entre sí de un modo bastante extraño. Tampoco está bien llevado el enredo principal por varias razones: es manido a más no poder, entra en juego de forma muy artificiosa y además no lleva realmente el peso de la historia, sino que se usa de vez en cuando para crear situaciones de conflicto y de paso dejar a Susan Sarandon en roles bochornosos. Con la cantidad de personajes bien construidos que tiene y la multiplicidad de contrastes entre ellos no hacía falta buscar ese giro para crear momentos que propiciaran gags.

El trabajo de dirección es correcto en su mayor parte. Sabe ser sobrio, consciente de que la cinta se nutre de alicientes distintos y que debe mantenerse en una funcionalidad que permita que brillen otros elementos. Cuando se sale de ahí a veces acierta, como en la escena de bella factura que De Niro y Heigl comparten en la piscina, y otras falla, como cuando intenta dar dinamismo a un diálogo a ocho bandas con planos cortos y un montaje rápido, provocando un buen mareo.

Los actores están todos a un nivel decente. Robert De Niro recupera buenas sensaciones con la comedia y ofrece una actuación destacable, cosa que no pasaba últimamente cuando se metía en este tipo de proyectos; aunque hay que tener en cuenta que su papel es el más agradecido. Diane Keaton y Susan Sarandon le dan la réplica, y sin resultar apenas graciosas cumplen y no desentonan. Robin Williams aporta su granito de arena pero poco más. Ben Barnes casi siempre bien, dando el tipo como el novio perfecto, pero en la escena en la que se deja intuir por primera vez el enredo principal él lleva el peso del momento y falla estrepitosamente. Amanda Seyfried cumple en lo poco que le dan y hace creíble el punto de mala leche que a veces necesita su personaje. Katherine Heigl está muy bien, como siempre que se mueve en este tipo de proyectos; sus actuaciones recuerdan a Cameron Díaz, que es capaz de solucionarte una escena con su simple presencia. Sería interesante que se sumergiera más a menudo en otros géneros para ver cómo le sientan.

Y luego está Topher Grace. Protagonista de esa pequeña maravilla de serie llamada That ‘70s Show (1998-2006), ya se le veía el rezagado del grupo en lo que a deje cómico se refiere. Ha pasado por muchas películas de entidad como In good company (2004) o Predators (2010), pero nunca ha conseguido brillar; no es mal actor, pero da la impresión de carecer de una personalidad fuerte y magnética que le permita transmitir sensaciones profundas al espectador.

Mi recomendación es que la vayáis a ver si sabéis de antemano que os va este tipo de subgénero y de humor. Si no es así, tampoco saldréis disgustados ni aburridos, pero no la disfrutaréis como es debido.

Distribuida en España por eOne Films.
Vista en PASE DE PRENSA el 24 de Abril de 2013 en Cines Verdi Park, Barcelona.

Nota del autor:
6,0 ██████ (Correcta)

Película estuvo en CARTELERA a partir del 19 de Abril de 2013.

 

TRÁILER:


Written by Eloy Cabacas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.