Título original: Warm Bodies
Título alternativo: Mi novio es un zombie
(Argentina / Chile / Uruguay)
País: Canadá
Primera proyección: Italia, 16 Ene. 2013 (premiere)
Duración: 98 min.
Director:
Jonathan Levine
Guión: Jonathan Levine (basado en la novela homónima de Isaac Marion)
Música: Marco Beltrami, Buck Sanders
Género: Comedia. Romance. (Zombis)
Reparto:
Nicholas Hoult, Teresa Palmer, Analeigh Tipton, Rob Corddry, Dave Franco, John Malkovich, Cory Hardrict, Daniel Rindress-Kay, Vincent Leclerc, Clifford LeDuc-Vaillancourt, Billie Calmeau, Adam Driscoll, Chris Cavener, Jonathan Dubsky, Alec Bourgeois, Robert Reynolds

“Con el inicio apuntaba a una comedia de esas que te hacen pasarte hora y media a carcajada limpia y finalmente se queda en sólo una película curiosa y medianamente entretenida […] Con tantas cosas bien hechas y ese talento mostrado, es una verdadera lástima que la cinta no luzca lo suficiente por quedarse corta como comedia

Salvo honrosas excepciones, las comedias de los últimos años suelen tener un defecto común: en lugar de contar historias con una trama mínimamente elaborada, son una sucesión de gags de la misma temática. “Memorias de un zombie adolescente” peca de justo lo contrario. Un joven zombie llamado R (Nicholas Hoult, “X-men: Primera generación”, 2011) pasa sus días dando vueltas en un aeropuerto postapocalítpico rodeado de otros de su especie mientras sufre una profunda crisis existencial; no le encuentra sentido a su monótona vida. No recuerda cómo llegaron ahí, pero cree que debe haber algo más que eso. Hasta que en una salida a la ciudad en busca de humanos a los que sorber el cerebro conoce a Julie (Teresa Palmer, “Soy el número cuatro”, 2011), una chica de la que queda prendado al momento.

El inicio de la película es realmente bueno. Ver a R haciendo sus cosas de zombie mientras comenta irónico en voz en off la estupidez de sus cometidos no tiene precio. Hay varios gags de altura y no te has acomodado en la butaca que ya estás predispuesto a pasártelo bien. A eso súmale un planteamiento original que se ríe de todos los tópicos del género de forma ingeniosa y el resultado es que no puedes quitarte la sonrisa de la cara durante un buen rato. 

Pero entonces la historia deja de lado la comedia para centrarse en una película de zombies más convencional. No sería justo decir que no tiene cosas distintas, porque las tiene, pero con lo prometido en el inicio cabía esperar que se mantuviese el fantástico y divertido tono con el que abre. Pasan los minutos y lo que está ocurriendo no está mal, pero esperas con ansias que retomen el rollo que tanto desparpajo y originalidad había mostrado; y eso ocurre solamente con cuentagotas. Si en lugar de optar por construir una historia tan compleja (para ser una comedia moderna) se hubiesen parado a explotar las situaciones novedosas que tan bien han creado y a meter más gags del estilo, estaríamos hablando seguramente de una de las propuestas de este género más disfrutables del año.

Al analizar el guión se tiene la sensación de oportunidad perdida. Jonathan Levine (“The Wackness”, 2008), que también la dirige, es capaz de crear una película que funciona como ciencia-ficción, como comedia en los minutos iniciales, que parte de un planteamiento novedoso y trabajado, y también de contar la historia sin apenas fisuras y creando personajes que llegan al público. Con tantas cosas bien hechas y ese talento mostrado, es una verdadera lástima que la cinta no luzca lo suficiente por quedarse corta como comedia, que es lo que se supone que es; porque si la juzgamos como sci-fi o como subgénero zombie, las hay mejores. Y cuando transita por el romance desde la seriedad nunca brilla. El encanto de “Memorias de un zombie adolescente” es su mezcla de géneros, y ahí no se ha ponderado bien la cantidad a poner de cada ingrediente del cóctel. Y sobre todo no se ha tenido en cuenta que siempre debe haber un elemento dominante, y en este caso debía ser la comedia, que es donde realmente destaca por encima del resto.

Hay que destacar el muy interesante uso de la voz en off como recurso cómico en toda la cinta. Suele molestarme cuando en muchas películas está ahí para contarte cosas que deberías saber por la acción, pero en este caso sirve para que R pueda psicoanalizarse y divagar filosóficamente sobre el mundo en el que vive; y siendo ésta una comedia de zombies, tiene muchísima gracia. La dirección está bien llevada. Levine juega a darle un toque moderno con recursos como meterse literalmente dentro de un personaje, cambiar la textura de la imagen en los sueños o recuerdos, e ir llenando de color las escenas a medida que se humaniza al protagonista; recursos que pegan en una película de este corte. Pero cuando toca rodar acción pasa a un estilo más convencional que permite que nos enteremos de lo que está pasando, cosa que siempre es de agradecer. Lo que no convence demasiado son los “huesudos”, un tipo de zombie que en los planos de cerca están trabajados pero en los generales tienen una infografía que chirría.

Los actores están todos muy bien. Nicholas Hoult y Teresa Palmer parecen una buena parodia de Robert Pattinson y Kristen Stewart, con los que guardan un gran parecido físico que sin duda está elegido adrede. Él está de lujo como zombie enamorado y sus reflexiones en off son lo mejor del metraje; esperemos que el doblaje dé la talla. Palmer tiene un punto de pasotismo y mala leche que encaja bien con lo que representa. Rob Corddry (“Matrimonio compulsivo”, 2007) tiene sus momentos de gloria y siempre está a la altura de ellos. Por su parte, John Malkovich (“El juego de Ripley”, 2002) está meramente correcto en un papel que no ofrece dónde lucirse. Destacar que el modo de interpretar a los zombies en esta cinta es bastante peculiar, así que lo de Hoult y Corddry tiene mérito.

La banda sonora gustará a los amantes del rock, con temas como “Patience” de los Guns’n’Roses, “Shelter from the storm” de Bob Dylan o “Pretty woman” de Roy Orbison.

Como curiosidad, hay una escena homenaje al “Romeo y Julieta” de Shakespeare que hace que estés dándole vueltas un buen rato a si la R del nombre del protagonista es de Romeo o no; contando que ella se llama Julie lo dejaremos en que sí…

En fin, una auténtica lástima. Con el inicio apuntaba a una comedia de esas que te hacen pasarte hora y media a carcajada limpia y finalmente se queda en sólo una película curiosa y medianamente entretenida.

Distribuida en España por Good Films.
Vista en PASE DE PRENSA el 15 de Abril de 2013 en los Cines Verdi Park en Barcelona.

Nota del autor:
6,0 ██████ (Correcta)
Película en CARTELERA a partir del 19 de Abril de 2013.

 


Written by Eloy Cabacas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.