Título original: Bring Me the Head of Alfredo Garcia
Título alternativo: Tráiganme la cabeza de Alfredo García
(México)
País: EEUU
Primera proyección: Austria, Ago. 1974
Duración: 112 min. 
Director: Sam Peckinpah
Música: Jerry Fielding
Género: Acción. Aventuras.
Reparto: Warren Oates, Isela Vega, Gig YoungKris KristoffersonRobert Webber, Helmut Dantine, Emilio Fernández

“[…] Una historia ruda, violenta, sórdida y desgarradora […] Posiblemente el más brutal y feroz de Peckinpah, dominado entonces por el alcohol, la melancolía, la soledad y la desesperación […] En el contexto de este mundo desolador, explora la figura mítica del perdedor […]”

Décimo film de Sam Peckinpah (“Perros de paja“, 1974), rodado con escasos medios económicos y absoluta libertad. El guión, de S. Peckinpah y Gordon T. Dawson, desarrolla un argumento de S. Peckinpah y Frank Kawalski. Se rueda en escenarios naturales de diversas localidades de Méjico. Producido por Martin Baum para Estudio Churubusco Azteca y Optimus Films, se estrena en Agosto de 1974 (Austria). La acción tiene lugar en la franja fronteriza de Méjico con EEUU, a lo largo de varios meses de 1974. El terrateniente y ranchero mejicano apodado “El Jefe” (Fernández), al enterarse de que su hija adolescente Teresa (Maldonado) está embarazada, pide que le lleven la cabeza de Alfredo García, un antiguo colaborador de confianza que ha violado a la hija. Ofrece una recompensa de 1 M de pesos. Se interesan por ella dos cazadores de recompensas norteamericanos, llamados Quill (Young) y Sappensly (Webber). Por su cuenta hace averiguaciones Bennie (Oates), pianista y copropietario de una cantina, amante de Elita Vega Durazno (Vega), prostituta y antigua novia de Alfredo García Herrera “Moreno”.
El film suma acción, drama, aventuras, crimen, thriller, romance y western. Propone una historia ruda, violenta, sórdida y desgarradora. Abundan el polvo, los malos olores, el agua encharcada cubierta de algas, abrevaderos infectos, viviendas miserables, caminos impracticables, coches abollados, lunas astilladas, mingitorios inmundos, etc. Muestra la miseria de la región, los niños sin escolarizar, motoristas alocados, violadores al acecho, asaltos, asesinatos, enfrentamientos a pistola, etc. La violencia adopta formas diversas: espectáculo familiar, liberación de molestias (respuesta a carantoñas de una mujer), rituales pseudo religiosos de tintes oscurantistas e inquisitoriales, venganzas personales, matanzas apocalípticas, etc. Predominan los disparos de pistola, pero no faltan los puñetazos, los empujones malintencionados, la tortura en privado y en público. El motivo central viene dado por la venganza. Son varios los personajes que se mueven por afanes de venganza, con frecuencia situada en posiciones extremas. El film es posiblemente el más brutal y feroz de Peckinpah, dominado entonces por el alcohol, la melancolía, la soledad y la desesperación. Warren Oates (“En el calor de la noche“, 1967) representa en la pantalla el “alter ego” del realizador, que compone uno de sus autorretratos más sinceros. Es el film más personal y más auténtico de su filmografía (14 largos) y el que se alza con sus preferencias. Es una película de carretera (“road movie”), que desarrolla la acción como un largo viaje en coche desde la ciudad de Méjico, en cuyos alrededores se sitúa la hacienda de “El Jefe”, a la periferia norte del país. Tiene formato de odisea, sazonada de incidentes imprevistos, situaciones atroces, problemas sociales estremecedores y una descarnada y sangrienta violencia.
Es un trabajo imperfecto, rodado sobre la marcha, a partir de unas pautas generales flexibles que se acomodan a las circunstancias de los lugares de paso. Presenta planos desenfocados, errores de iluminación, encuadres descompensados, sombras excesivas, fallos de continuidad, etc. El conjunto de imperfecciones no impide que el film destile sinceridad, veracidad y realismo. Tampoco impide que el relato contenga pasajes de un lirismo intenso, vibrante y cautivador. Son escenas destacadas la de la merienda en la que Elita y Bennie hablan del futuro, la reunión de familiares, sirvientes, religiosos y religiosas con anacrónicas lecturas en latín, la conversación de los dos protagonistas en la habitación de la casa próxima al cementerio, la ceremonia del bautismo del niño al que se imponen los nombres de David Samuel, que son los de Peckinpah, las conversaciones surrealistas de Bennie con la cabeza de Al, etc. Son excelentes las interpretaciones de Oates y Vega. Exalta la amistad, el compañerismo, el afecto y el amor. No faltan los indicios de la misoginia que caracteriza al realizador. Para él las mujeres no son de fiar: son infieles, prostitutas, débiles de carácter, desleales, mentirosas. Todos los hombres son grandes perdedores. En consecuencia, no hay lugar para la esperanza, la confianza en el futuro y el éxito. En el contexto de este mundo desolador, explora la figura mítica del perdedor y trata el tema del aprendizaje, en este caso el de soportar el fracaso y la decepción, en coherencia con el ambiente general del país tras la finalización de la Guerra de Vietnam. Rinde homenaje a “El tesoro de Sierra Madre” (Huston, 1948), en el que se inspira y del que toma algunos elementos argumentales, la definición de ciertos personajes y componentes adicionales (Fred C. Dobbs, el nombre del personaje que encarna Bogart y aquí se atribuye el mafioso Quill). La banda sonora, de Jerry Fielding (“Grupo salvaje”, Peckinpah, 1969), compone una partitura breve de melodías que evocan la música folclórica mejicana y las músicas del s. XX. Añade fragmentos de “Guantanamera”, “Cielito lindo” y otras canciones tradicionales y de 4 canciones notables: “Bennie’s Song”, “A donde ir”, “Bad Blood Baby” (voz de Peckinpah) y “J. F.“. La fotografía, de Alex Phillips (“Robinson Crusoe”, Buñuel, 1954), ofrece imágenes que acompañan y subrayan el carácter sucio, áspero y violento del film. Es notable la imagen fija que precede a los créditos finales, que recuerda una de las memorables de “Asalto y robo de un tren” (Porter, 1903), film al que de ese modo rinde un claro, cálido y entusiasta homenaje de admiración y simpatía.
Bibliografía – Hilario J. RODRÍGUEZ, “Quiero la cabeza …”, Notorious ed., 32 pág., libreto del DVD, Madrid 2009. – Roger EBERT, “Quiero la …”, ‘Grandes películas 2’, pág. 305-308, Robinbook ed., Barcelona 2006. – Kim NEWMAN, “Quiero la …”, ‘1.001 películas que hay que ver antes de morir’, pág. 595, Grijalbo ed., Barcelona 2006.
.
Nota del autor:
7,0 ███████ (Buena)
Promedio de notas:
7,6 ███████ (Buena)
Filmaffinity: 7,4 | CINEol: 7,8 | IMDB: 7,5 | LGEcine: 7,8

Written by Miquel Alenyà

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.