Título original: องค์บาก (Ong Bak: Muay Thai Warrior)
País: Tailandia

Duración: 105 min.
Director: Prachya Pinkaew
Género: Acción. Artes marciales

“[…] La película se deleita mostrando la autenticidad y la singularidad del boxeo o la lucha Muay Thai […] El guión es de una gran sencillez […] Libre de esteticismos innecesarios, transpira verismo y autenticidad […]”

Ópera prima del tailandés Prachya Pinkaew, coautor del guión. Rodada en Tailandia, se presentó en el Festival de Sitges, donde obtuvo una mención especial al premio Orient Express-Casa Ásia.

La acción tiene lugar en Tailandia en términos de presente (2002/03). Narra la historia del joven Ting (Tony Jaa), huérfano, formado en el templo de la aldea natal, Nong Pradu, próxima a Birmania. Su educación corrió a cargo del monje Pra Kru, especialista en el arte del Muay Thai (las ocho armas corporales), arte marcial tailandés de más de un milenio de antigüedad.

Un nativo de la aldea, ausente desde hace años, asalta junto con sus cómplices el templo y corta la cabeza de la estatua de Buda conocida con el nombre de Ong-Bak. Se la llevan con el propósito de conseguir el favor del gángster Khom Tuan. Ante la pérdida de lo que consideran la fuente de su bienestar, los aldeanos buscan un guerrero voluntario que asuma el reto de recuperar el tesoro robado. Eligen a Ting, que viaja a Bangkok, donde se une a George (Petchtai Wongkamlao) y a una aventurera amiga suya, Muay Lek (Pumwaree Yodkamol).

La película ofrece varias secuencias memorables. Una banda de gánsters persigue a Tony y George a través de un mercado callejero de Bangkok. Tony y George se ven envueltos en una pelea en una gasolinera abandonada, donde Tony con los pantalones en llamas propina varias patadas a sus oponentes. La persecución en “tuk-tuks”, los peculiares taxis de 3 ruedas de Bangkok, con deslizamientos, colisiones y caídas. La película se deleita mostrando la autenticidad y la singularidad del boxeo o lucha Muay Thai, con tomas de algunas escenas desde diversos ángulos a la vez.

 


La música, de factura tailandesa, está presente en todas las escenas de lucha. La fotografía hace uso de una paleta de color en la que predominan los marrones, ocres y cremas. Con frecuencia envuelve la imagen en una ligera bruma. Algunas secuencias se repiten desde distintas perspectivas, al objeto de mostrar la espectacularidad y autenticidad de los golpes. Destaca la calidad de las coreografías. El guión es de una gran sencillez. Sirve de marco en el que se desarrollan las escenas de lucha Muay Thai, cuya presentación y exaltación constituyen el objetivo del film. La interpretación del protagonista es excelente y a tono con los años de preparación y entrenamiento que asumió. Las escenas de lucha se rodaron sin ningún tipo de efecto especial: los golpes son auténticos y en los saltos no se usan cables de apoyo. La dirección corre a cargo de un profesional que, cuando era adolescente, quedó fascinado de la película “Born to fight” (2004). Desde entonces su sueño fue realizar una película sobre las artes marciales tailandesas.

Película apadrinada por Luc Besson. Es de gran interés para los aficionados a las obras de artes marciales. Libre de esteticismos innecesarios, transpira verismo y autenticidad.

Nota del autor:
5,0 █████ (Pasable)


COMENTARIOS DEL EQUIPO LGE

D. Karasu
“Durante las décadas de los 80’s-90’s hubo un sub-género cinematográfico que tuvo un fuerte auge, era un cine donde la acción imperaba sobre la interpretación. El ritmo normalmente trepidante nos conducía a ver al protagonista de un lugar a otro exhibiendo sus dotes físicas, flexibilidad y destreza en ciertas artes de lucha a favor de una causa justa.  Actores de renombre como Bruce Lee, Chuck Norris, Jackie Chan, Jean Claude Van Damme y Steven Seagal abanderaron aquella ola que inundaron las pantallas de los cines de verano. Hoy queda bien poco, el mundo occidental parecía haber dado por herido de muerte a este género,  quedando ese género en su faceta cómica de la mano de Jackie Chan, excepciones como “Tigre y dragón” (2000)  le dieron un toque de dignidad a este género. Con la llegada de este film, un aire fresco inundó este panorama y una nueva estrella subió a este particular ring: Tony Jaa. Entretenido film en el que encontraremos todas las señas de identidad de este sub-género (acción trepidante, persecuciones, golpes brutales, momentos cómicos, etc). Su puesta en escena y su música amenizará un velada cargada de palomitas”.7.

Written by Miquel Alenyà

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.