Título original: The Lucky Ones
País: EEUU
Duración:
115 min.
Director:
Neil Burger

Guión: Neil Burger, Dirk Wittenborn
Música: Rolfe Kent

“No es otra de esas películas de atormentados por lo vivido en una guerra […] Simpática comedia con cierto dramatismo […] Cómoda ‘road movie’ […] muy entretenida […] Notables interpretaciones del reparto […]”

Muy entretenida y lograda película del director de “El Ilusionista” (2006), Neil Burger, con un argumento centrado en tres militares norteamericanos (dos sargentos y una soldado) desplegados en Iraq, que regresan a los Estados Unidos para disfrutar de un permiso vacacional de treinta días. No es otra de esas películas que intentan acercar al espectador a un clima en el que sus protagonistas viven atormentados por lo vivido en un conflicto bélico. Es una simpática comedia que va acompañada durante todo el metraje de cierto dramatismo en la que sus tres protagonistas, Fred Cheaver (Tim Robbins), T.K. Poole (Michael Peña) y la preciosidad de Coole Dunn (Rachel McAdams) coinciden por casualidad durante el vuelo de regreso a casa y, cosas del destino, acaban viviendo una ‘road movie’ llena de livianas emociones y dispares sorpresas, desde la que deberán afrontar los cambios que hayan podido producirse durante su ausencia.

Desconocidos entre ellos hasta el momento, cada uno cuenta a los otros sus objetivos e ilusiones para disfrutar de un permiso que sólo será temporal para dos de los mismos. Mientras Fred Cheaver, sargento, ya ha vivido su última misión y se retira del servicio activo, deseando únicamente reencontrarse con su mujer y su hijo, el sargento T.K. Poole y la soldado Colee Dunn buscan la manera de solucionar sus problemas y compromisos.

La lógica y obligada convivencia de los personajes hará que vivan tanto momentos alegres como de tensión, dando lugar a reflexiones en las que incluso podrá participar el espectador, preguntándose cómo podría desenvolverse él en una situación similar. Una ‘road movie’, como cualquier viaje que nosotros realicemos por carretera, debe ser lo más llevadera y agradable posible. Neil Burger lo consigue gracias a una buena dirección, un bien elaborado guión (escrito conjuntamente con Dirk Wittenborn, de “Gente poco corriente”, 2005), una fresca y actual fotografía (que acierta al enmarcar preciosos paisajes tanto naturales como urbanos y se convierte en una ventana esencial para el que visiona la cinta) y a una banda sonora (de Rolfe Kent) bastante adecuada por lo ligero de sus atractivos temas. Mención aparte para los actores, que llevan a cabo unas notables interpretaciones que evidencian el acierto de la producción y dirección al seleccionarlos, pues no se me ocurren artistas más indicados para llevar a cabo un trabajo de las características del citado. 

A Tim Robbins ya se le conoce sobradamente por sus inolvidables interpretaciones en “Cadena perpetua” (1994) junto a Morgan Freeman y “Mystic River” (2003) bajo las órdenes de Eastwood y acompañado en el reparto por Sean Penn. Menos conocido, por lo habitual de verle como secundario o en papeles muy breves, es Michael Peña, norteamericano de ascendencia mexicana que gracias a la regularidad y corrección de sus trabajos continúa abriéndose camino en Hollywood después de la oscarizada y magnífica “Crash” (2004), la correcta y dramática “World Trade Center” (2006) o, en el ámbito de la comedia, la pasable “Cuerpos de seguridad” (2009). Breve fue su aparición en la espléndida “Babel” (2006). Y por último, aunque no por ello menos importante (me ha encantado su papel en esta película), Rachel McAdams, especialmente conocida por “El diario de Noa” (2004), también vista en la italiana “My name is Tanino” (2002) y en “Sherlock Holmes” (2009).

Con todo esto decir que la dirección ha hecho lo que pretendía. Una cómoda ‘road movie’ repleta de simpatía en la que la comedia no es sangrante ni arranca carcajadas, pero sí consigue ser muy entretenida. Los juicios morales o políticos respecto a la guerra relacionada con el argumento de esta cinta, son guardados en la mochila y cambiados, como mucho, por una breve incursión en una de las escenas y una serie de pequeños sarcasmos, hecho que ayuda a que la película sea vista por gente de todas las ideas sin la incomodidad de estar asistiendo a alguno de esos filmes que tan de moda están, en los que se aprovecha cualquier momento para adoctrinar al espectador de turno.

Nota del autor:
7,0 ███████ (Buena)

 

Written by Sandro Fiorito

Cofundador de LGEcine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.