Título original: Sanguepazzo (Una historia italiana) (2008)
País:
Italia
Duración:
148 min.
Director:
Marco Tullio Giordana

Guión: Marco Tullio Giordana, Enzo Ungari, Leone Colonna
Música: Franco Piersanti

“[…] Cumple su misión de ofrecernos una visión realista sobre los actores en los que se basa el argumento […] Muy bien ambientada y con fotografía notable […] Tranquila, en algunos aspectos bonita […] No es una gran película pero es interesante, atractiva y ayuda a culturizarse un poco […]”

 

Esta es una historia basada en hechos reales sobre dos personas de las que muy poco sabemos los que vivimos fuera de las fronteras de Italia. Dos actores, Osvaldo Valenti y Luisa Feridi que fueron asesinados por la resistencia antifascista de aquel país al comprobar éstos últmos la supuesta vinculación de los cineastas con el régimen fascista italiano que controló Benito Mussolini desde 1922 hasta su derrocamiento y posterior linchamiento en el año 1945.

El argumento de la película, basado en los años en los que se desarrollaba la Segunda Guerra Mundial, se centra precisamente en los días previos a la ejecución de Osvaldo y Luisa, presentando esta historia mediante un reiterado uso de flasbacks que nos llevan mucho más atrás, antes incluso de que los actores se conocieran, facilitándonos el comprobar cómo se fue desarrollando su historia amorosa, seguida por la sombra de Golfiero Goffredi (Alessio Boni), un director de cine que no levantaba muchas simpatías entre el régimen fascista y que por ello tenía muchas dificultades para sacar adelante sus proyectos cinematográficos. A pesar de esto consigue que Luisa Ferida (Monica Bellucci) pueda convertirse en estrella del cine italiano.

 

Al conocer sobradamente el desenlace de esta película, podemos llegar a preguntarnos donde reside entonces el interés para verla. Pues eso mismo me planteé yo y tras verla resolví mi duda. Cumple bien su misión respecto a ofrecernos una visión realista de lo que tuvieron que pasar los dos actores citados, destacando cómo da a conocer a Osvaldo Valenti (Luca Zingaretti), adicto a la cocaína y mujeriego, al que al parecer doblaban en las películas por no tener un tono de voz demasiado adecuado para algunos productores. Toda la historia está muy bien ambientada y cuenta con una fotografía notable. Ausencia casi total de música y prácticamente también, de sobresaltos. Silenciosa y con diálogos lentos y susurrantes. Tranquila. En muchos aspectos bonita.

No es una gran película pero es interesante, atractiva y ayuda a comprender algunos aspectos de la sociedad y política italiana de aquellos años, además de acercarnos a la vida privada de un actor de la época. Todo su reparto se muestra correcto, siendo Luca Zingaretti (“A casa nostra“, 2006) el que presenta el trabajo más destacado, seguido de una notable y siempre despampanante Bellucci (“Malèna“, 2000), además del siempre comedido Alessio Boni (“La bestia en el corazón“, 2005). Por lo demás, el Marco Tullio Giordana (“La mejor juventud“, 2003) de siempre: correcto, amigo de los cuentos de hadas y de las escenas más próximas al cine de otros años, tímido, y huidizo de lo poco elegante y lo malsonante. Con todo esto, dos horas y media de película para pasar un buen rato y culturizarse un poco.

Nota del autor:
7,0 ███████ (Buena)

Written by Sandro Fiorito

Cofundador de LGEcine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.