“Juan Diego tiene más energía que ninguno de los que estábamos en el rodaje, y canalizar eso a veces costaba”

Este viernes se estrena Anochece en la India, ópera prima de ficción por el cineasta Chema Rodriguez quien es acompañado en las interpretaciones por Juan Diego y Clara Voda como protagonistas, además de Javier Pereira aunque en menor cuantía. Nos ofrece una aventura entre dos personajes, Ricardo y Dana. Ricardo decide viajar a la India en una furgoneta como en los viejos tiempos cuando llevaba hippies a Oriente aunque debido a su enfermedad, estos últimos diez años los ha pasado en una silla de ruedas sin poder prácticamente moverse por si solo, entonces mediante Dana, su asistenta rumana, emprenderán un viaje repleto de impedimentos a su paso. Anochece en la india se presentó en la 17ª edición del Festival de Málaga, galardonada como mejor intérprete por Juan Diego y mejor montaje, se estrena el 11 de abril, distribuida por y Wanda Vision. LGEcine, en compañía de los medios Cinemaadhoc y Tierra Filme, ha tenido el placer de entrevistar a su director Chema Rodriguez y a el actor de reparto Javier Pereira.
Madrid | Olivia Huerva Sese, LGEcine.org
¿Cómo fue el proceso de realización del film con tantas localizaciones?

Chema Rodríguez. Anochece en la India está basada en un libro que escribí en 2002, cuyo protagonista es Lorenzo del Amo, un tipo que llevaba hippies a la India en los años 60/70. En los 80 tuvo un accidente en el rio Níger en África y quedó parapléjico. Lo que cuenta es un tipo con una vitalidad, una fuerza, una energía brutal, y lo que yo me imaginé es lo que ocurriría, si Lorenzo acompañado por su asistenta que tenía en ese momento, polaca, qué pasaría si Lorenzo decidiese volver a la India en su estado actual y realizar ese viaje por tierra. Así surgió la historia del guión, luego el resto se fue construyendo a medida que evolucionaba el proyecto, aunque el personaje de Juan Diego desde un principio se pensó en él y cuando vi a Clara Voda en Si quiero silbar silbo, que es una película que ganó el Oso de plata en el Festival de Berlín hace unos años, me imaginé lo que podría ser dos actores tan explosivos como Juan Diego y una vida tan interior como la de Clara Voda, juntarlos en una historia y un guión para que hicieran un recorrido desde la oscuridad hacia la luz.

¿Cómo convenciste a Juan Diego para que aceptase un papel en el que se requiere un esfuerzo físico elevado?

C.R: No os podéis imaginar el esfuerzo que realiza Juan Diego. Creo que en la pantalla no se llega a percibir, solo hay un plano en todo el film que hay un especialista y estuvo a punto de querer hacerlo también, pero todo lo demás lo hace él personalmente. Juan Diego tiene una fuerza interior brutal, tenía más energía que los eléctricos, que el director de producción, más energía que ninguno de los que estábamos en el rodaje, y canalizar eso a veces costaba. Es un actor brutal en lo físico y en lo emocional da unos matices y unas miradas en las secuencias que son un poco de comedia, pero que él permite con un silencio llevarlas a otro territorio más oscuro o viceversa. Es la grandeza de lo que aporta un actor como Juan Diego.

¿Le ha implicado mucho esfuerzo adaptarse a la silla de ruedas?

C.R: A Juan Diego le ha implicado muchísimo esfuerzo, iba hasta el supermercado en silla de ruedas, se tomó mucho tiempo hasta que consiguió adaptarse a ella, hacía mucho ejercicio y cuando fue al rodaje ya la manejaba a la perfección, parecía un jugador de baloncesto. Él es un actorazo, cada cosa que se propone lo hace con la misma obsesión y energía.

¿Cómo conseguisteis financiación de la idea entre dos personajes rodar en la India?
C.R: (Risas) ¿Cuánto tiempo tenemos? A ver, esta película se planteó desde el principio como una co-producción internacional con Rumanía y Suecia y llegó un momento en la que estuvo muy bien financiada, tenía todo lo que necesitábamos, el guión gustó en Europa y conseguimos financiación por Euroimages. Aquí nos ofreció ICAA medio millón de euros, la junta de Andalucía, Canal Sur… Casi todo lo que la película podía disponer, pues lo tenía, además era una idea que gustaba entre las personas que financiaban la película, un viaje a la India, su historia…

Por lo que empezamos a rodar, lo que pasa que a mitad del camino, el productor quebró y la financiación se vino abajo, parte de lo disponíamos en Andalucía se vino abajo y como consecuencia de que los demás elementos de la financiación estaban a nombre del productor que quebraba pues todos esos documentos y contratos no valían para nada o tenían poco valor. Me quedé sólo en mitad del océano, tuve que levantar la financiación, no podía retroceder porque nos habíamos gastado el ochenta por ciento del presupuesto en rodar la parte más barata y lo que nos quedaba era un solo y exclusivo contrato de Canal Sur, que cuando iba al banco con este único documento se morían de la risa… pero bueno, sería largo de contar todo el proceso de cómo llegamos a conseguirlo con ayuda de mucha gente. El viaje de financiar la película quizás ha sido más aventura que la propia película, ha sido muy duro, pero por fortuna está acabando bien porque las posibilidades en todo el proceso de que no hubiese película fueron muchas, y si al final es una película digna y ha ganado un par de premios, se estrena en cines… es un lujo.

LGEcine: ¿La elección de Clara Voda para ser partícipe de la historia ha sido influenciado por la co-producción entre Suecia y Rumanía?

C.R: No. Primero conocí a Clara, vi que podía hacer un tour de force muy interesante con el personaje de Ricardo y a partir de allí conseguimos la co-producción. No fue nada complicado, yo simplemente me limité a escribir a las diez o doce productoras más importantes, me contestaron cinco, y de estos, a todos les interesaba, una de las productoras era quien había financiado la película que Clara había ganado el Oso de Plata en Berlín y conseguimos sacarles 200.000 euros a los rumanos.

LGEcine: Juan Diego es el personaje principal, sobrelleva el peso de la película, pero es un diálogo continuo entre dos personas que se complementan muy bien, ¿Cómo ha sido el proceso de rodaje con ella?

C.R: Cuando la conocí no hablaba español y comenzó a aprenderlo un poco tarde en el Instituto Cervantes pero yo quería que no lo aprendiera muy bien porque en la película ella lleva escasos años en España cuando empieza a trabajar para él y no tenía que tener un acento muy pronunciado y trabajado. El trabajo con ella ha sido brutal, es una actriz increíble, porque no es para nada la mujer que se ve en pantalla, además trabaja muy bien el lenguaje corporal, los silencios. Ahora ha sido fichada por el representante de Russell Crowe.

¿ Javier Pereira, en este film se te ve escasamente, desde el principio estabas en el proyecto?

C.R: De hecho iba a hacer el papel de Juan Diego, pero… (Risas)

Javier Pereira: Si bueno, todo surge porque Chema tenía una película anterior a esta en la que estuvimos a punto de trabajar, al final no salió y entonces en esta nos apetecía trabajar juntos aunque fuera un papel pequeño, los dos encantados de colaborar juntos y luego hasta se intentó que el personaje reapareciera, pero muy inteligentemente no se hizo ya que distraía de la trama principal.

C.R: Es que además el personaje te pide volver a salir entonces intentamos ver la manera de hacerlo posible, pero era muy forzado. De todas formas, yo he hecho dos films de ficción y en las dos ha estado él, así que….

J.P: No hay dos sin tres… (Risas)

Hasta ahora se te ha visto en el género documental, ¿Cómo ha sido ese salto de documental a largometraje de ficción?

C.R: Ha sido un salto totalmente natural. Cuando hago documentales siempre utilizo técnicas de ficción y al hacer ficción siempre estoy pensando en nutrirme de la realidad para contar historias.No lo veo como dos mundos distanciados. Ahora la película que estoy pensando se rueda en Guatemala, también es una ficción pero hay mucha realidad metida, a mí me gusta el término de cine de lo real, la utilizas para nutrirte igual que a lo hora de hacer documental. A la hora de hacer documentales, cuando hay personas por medio, para que realmente pueda funcionar con el público tienes que jugar con la ficción, y al final es contar historias. Todo viene de la realidad, pero todo es ficción.

¿Nos puedes hablar de tu siguiente proyecto, en Guatemala?

C.R: Una película de ficción en Guatemala que se llama Siete horas, es un largometraje muy pequeñito, con un presupuesto muy reducido, como corresponde a la realidad. Ya he vivido la experiencia de partir de un presupuesto alto para tener que reducirlo, por lo que ahora partiremos de un presupuesto pequeño. Basada en una historia real de un niño robado que vivió durante tres años con el hombre que mató a su familia pero, la historia real es la relación entre el niño con su madre adoptiva y otro niño, con un trasfondo muy duro que es la Guerra en Guatemala, pero a la vez tierna y emotiva.

¿Cómo ha sido el que te de contrarréplica un actor como Juan Diego?

Javier Pereira: Ha sido un autentico placer trabajar junto a uno de tus referentes interpretativos, uno de los más grandes que tenemos vivos en este país ahora mismo y simplemente disfrutar de él en un personaje tan característico como el suyo. Además es muy generoso con los compañeros, y así se aprende mucho, son unas clases magistrales gratuitas, por lo cual encantado.

¿Habéis tenido algún tipo de problema en rodar en paises como Afganistán, Irán?

C.R: No, en Afganistán no hemos rodado. El largometraje se ha rodado en la India, Turquía, Rumanía y España. Lo que se ve de Irán está rodado en la India y en Almería. Es que el desierto de Almería está mucho mejor que el desierto de la India. Nosotros necesitábamos un desierto pedregoso, por lo que el desierto de Almería fue idílico, a mi no me extraña que en los años 70/80 se viniesen a rodar películas del Oeste, son unos escenarios cojonudos y además están muy bien preparados. No ha sido una opción del final, sino todo lo contrario, me resultaba más caro rodar en Almería que en la India, porque nosotros estábamos allí, podríamos haber alargado dos semanas más la estancia pero no resultaba tan potente.

Rodar en la India si fue complicado pero sobretodo por el entendimiento por la producción india y nosotros. Yo estuve tres años para preparar la producción y un mes y medio antes de empezar a rodar, tuve que despedir al productor de la India, porque no nos entendíamos. Te dicen a todo que sí, pero cuando llega el momento nada, pero por fortuna contactamos con el ministerio de la India que se encarga del sector cinematográfico y contactamos con un chico que había sido el director de localizaciones en Slumdog MillionaireNos entendimos a la perfección, le planteé lo que quería hacer y me dijo que le era posible, pero cuando llegó el momento de rodar, ellos están acostumbrados a rodar con unas veinticinco personas lo que para nosotros se puede hacer entre cuatro, es decir, cada uno tiene una sola y exclusiva función. Nos costó entendernos en cuestiones culturales.

LGEcine: Javier, la semana pasada se estrenó La sangre de Wendy y esta semana Anochece en la India, ¿Cómo estás viviendo este fenómeno después de Stockholm? Y después de tantos años de trabajo, ¿Cómo se está llevando el Goya a Actor Revelación?

Javier Pereira: Bueno ya sabes que son rachas, La sangre de Wendy la rodé hace un año y Anochece en la India hace dos años y medio, rodé antes que Stockholm incluso, luego ha coincidido que se han estrenado juntas y bueno son épocas, por lo que hay que disfrutarlas. En cuanto a lo del Goya, yo estoy encantado. Todo parte de las normas impartidas por la Academia, que si eres la primera vez que se te nomina, vas directamente a actor revelación, da igual las películas que hayas realizado. Con lo cual, yo ni contaba con eso pero mira me ha llegado, ha sido una experiencia maravillosa y a disfrutarla.

LGEcine: ¿Qué te gustaría hacer en cine y todavía no se te ha brindado la posibilidad?

J.P: Hay una cosa que me apetece mucho y es el verso, aunque no es muy usual verlo en cines, es una cosa que no he trabajado mucho y realmente me encantaría. Desde La vida es sueño, Lorca, un Romeo y Julieta lo haría encantado, me quedan muchos personajes por interpretar y sobretodo en verso.

Chema, ¿cual es el proceso de una película desde que escribes el guión? ¿cómo es en esta?

C.R: Primero escribo una primera versión, una segunda o tercera y a partir de allí busco a alguien que me complemente. El proceso de una película empieza en el guión evidentemente pero a mí me parece que es bueno que intervengan varias personas con distintas sensibilidades que puedan aportar distintos elementos, luego el guión lo pillan estos señores (señalando a Javier) y allí realmente es donde comienza el proceso de recreación. Además de cogerlo el director de fotografía, todo un equipo artístico que va dando forma a el largometraje. Cuando se dice que la película es de, a mi me pone muy nervioso, se que es así, es el convencionalismo, pero como mínimo es el trabajo de unas once personas, pero en el proceso creativo, que participan de una manera brutal los actores, guionistas, director y director de fotografía.

Enlaces
>Crítica de ANOCHECE EN LA INDIA, por Olivia Huerva Sese.
Fotografías: Olivia Huerva Sese / LGEcine
Entrevista de Olivia Huerva Sese para LGEcine.org
No está permitida su difusión sin citar las fuentes autoras

Written by Olivia Huerva Sese

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *