ida_banner

Título original: Ida (Sister of Mercy)
País: Polonia
Primera proyección: Polonia, 11 Sep. 2013 (Festival de Gdynia)
Duración: 80 min.
Director: 
Pawel Pawlikowski 

Guión:  Rebecca LenkiewiczPawel Pawlikowski
Música: Kristian Eidnes Andersen
Género: Drama | Años 60. Religión. Road Movie. Familia. Nazismo
Reparto:
 Agata KuleszaAgata TrzebuchowskaJoanna KuligDawid OgrodnikAdam SzyszkowskiJerzy TrelaArtur JanusiakMarek KasprzykHalina SkoczynskaPawel BurczykMariusz Jakus, Izabela DabrowskaAnna Grzeszczak

“[…] Un drama dividido, que indirectamente nos plasmará el conflicto de una nación bajo el proceso de cicatrización […] Entre la frialdad y el lado más humano intercala en este film un sin fin de confrontaciones[…]”

Ida (2013)

No todos los directores se atreven a hacer anti-cine. Burlar la gramática, la retórica de la cinematografía, es un género bastante arriesgado que ni entre los paladares más esquistos está acostumbrado a ver, es propio de un cine injustamente olvidado.

Esta vez Pawel Pawlikowski (Last Resort, 2000), retrata bajo el comunismo polaco de los años 60 a una joven novicia llamada Ana (Agata Trzebuchowska). Criada entre las paredes de un orfanato y convento, consigue un permiso para ver durante unos días a su tía Wanda, su único familiar vivo, antes de realizar los votos. A pocos minutos de comenzar su visita, descubrirá su verdadero nombre e identidad: Ida Lebenstern, de origen judío.

Su tía Wanda (Agata Kulesza) se habría mostrado reacia ante la visita de Ana, ya que el rostro de la joven le hace inevitablemente enfrentarse a su pasado, una jueza que en tiempos fue conocida como Wanda la Roja por la implacabilidad con la que perseguía a los enemigos del régimen. Juntas emprenden un viaje para encontrar los restos de sus familiares muertos.

Este retorno al pasado desde el desconocimiento por la joven y el tormentoso recuerdo para Wanda, les aguardará un viaje en el que el contraste entre ambas personalidades marcará las pautas del trabajo, conducido por un drama dividido, que indirectamente nos plasmará el conflicto de una nación bajo el proceso de cicatrización.

Wanda, sumergida en el alcohol, de coqueteos entre las barras del bar y nicotina para calmar su nerviosismo o alimentar el vicio que le mantiene en vida en este presente vacío. Y Anna, que ha vivido aislada de todo cambio político-social, por lo que es ajena a todo conflicto externo se ve expuesta a un estilo de vida totalmente desinhibido y radicalmente opuesto del que ella se ha educado, pero que evidentemente no ha elegido, sino que le ha sido impuesto debido a las circunstancias.

Por ello, Anna se encuentra en un conflicto interior, una dualidad entre una creencia, el entregar su vida a la fe cristiana y los deseos que hasta ese mismo momento le habían sido indispensables e incoherentes hacia su persona. A su vez, una confrontación entre la religión cristiana y judía, duramente reflejada en una misma personalidad.

ida001El conflicto al que se someten dichas personalidades nace bajo una fotografía en blanco y negro, teñida entre una escala de grises, unida al formato de imagen 3:4 y una estética minimalista, sutil, muy bien cuidada en todo su proceso. El encuadre se centra en la mirada del personaje, en sus sentimientos, con un espacio en la parte superior y sin apenas dejar espacio para todo su rostro, por una cámara fija, sin ningún movimiento de cámara o travelling. Estos factores dan lugar a unos personajes encarcelados en una pantalla, sin margen a un suspiro.

Ida es un film en el que sus ochenta minutos de metraje (algo que últimamente no estamos acostumbrados a contemplar) se reparten en su justa medida, ya que un tiempo de más hubiese sido innecesario y añadido. El director sabe manejar a la perfección los silencios prolongados, embadurnados entre el Jazz de un mundo occidentalizado, por Jhon Coltrane, y una música tradicionalista polaca, propia de el tiempo que convive el personaje de Wanda, anclada en su pasado.

ida002Con un montaje propio del cine soviético, perfectamente podríamos situar este film años atrás sin ser meramente conscientes, ya que rinde homenaje a un cine de época. Junto a unos precedentes claros al cine polaco, los realizadores Andrzej Wajda (La tierra de la gran promesa 1975) o Andrzej Munk (La pasajera 1963), influyen de manera espiritual y a lo largo del film te vienen a la mente con inmensa frecuencia.

Entre la frialdad y el lado más humano se intercala en este film un sinfín de confrontaciones. La búsqueda de un equilibro en la balanza, pero sin lugar a dudas no busca soluciones sino que da pie a más cuestiones, interpretaciones entre una misma realidad abrumadora.

Distribuida en España por CARAMEL FILMS.
Vista en PASE DE PRENSA el 27 de Febrero de 2014 en los Cines Princesa, Madrid.

Nota del autor:
8,0 ████████ (Muy buena)
Película en CARTELERA a partir del 28 de Marzo de 2014.

 


Written by Olivia Huerva Sese

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *