Mindscape (Jorge Doraado, 2013) – 95 min

Mindscape es la ópera prima de Jorge Dorado, nominado en los próximos Premios Goya a la mejor dirección novel, y también la primera película de la productora Ombra Films, que el realizador Jaume Collet-Serra (Sin identidad, 2011) fundó con la intención de impulsar la carrera estadounidense de jóvenes directores con películas de género, de bajo presupuesto y con reparto internacional. Estrenada en el pasado Festival de Sitges, Mindscape sigue la línea de películas como Luces rojas (2012), de Rodrigo Cortés, o sobre todo Intruders (2001), de Juan Carlos Fresnadillo, trabajos ambiciosos pero sin embargo fallidos con los que la película de Dorado sale reforzada en comparación. Sin embargo, sigue existiendo en ella esa tendencia a copiar patrones, a imitar el modelo hollywoodiense y a no arriesgarse que caracteriza a este tipo de producciones.

El título Mindscape hace referencia a una organización cuyo trabajo es introducirse en la mente de las personas y analizar sus recuerdos para resolver casos complicados. Estamos ante una versión descafeinada de Origen (2010) de Christopher Nolan en su entramado argumental de recuerdos dentro de recuerdos, e incluso a veces en su propia estética (los movimientos de cámara en las escenas en las que sale el agua). Por otro lado, se trata de un thriller de manual, con su protagonista traumatizado, su personaje (supuestamente) demente, sus giros más o menos inesperados, sus escenas de suspense-terror… A Jorge Dorado, proveniente del mundo de la publicidad, y con algunos cortometrajes interesantes, todo parece venirle de escuela, de lo que ha visto en películas y directores a los que admira, pero no hay una verdadera mirada propia. Hay intentos aislados de dar un toque más personal, como la introducción de algún barrido, cuando casi todo el tiempo usa el plano contraplano. Destacarían especialmente los momentos en los que cierra el plano y nos pone casi en la visión subjetiva del personaje, impidiéndonos adelantarnos a los descubrimientos del mismo, lo cual genera nerviosismo. Sin embargo, Dorado da lo que el público puede esperar de una película de este estilo, y lo da bien, pero sin apenas intentar ir más allá.

Se agradece, en todo caso, que Mindscape no trate de ser efectista aparte de algún que otro susto no especialmente bochornoso. La película es muy consciente de que es un thriller psicológico y no de terror, y prefiere centrarse en la sugestión más que en el continuo sobresalto artificial. El problema es que se queda a medio camino, y al final lo que debería generar inquietud sólo ocurre en algún momento puntual (la escena de la casa a oscuras sólo iluminada por la linterna está muy lograda), en un conjunto que transmite poco más que un mínimo interés por saber qué deparará la historia. Al no lograr la dirección y la ambientación generar esa tensión que la película busca, el peso de la misión recae casi exclusivamente en la banda sonora de Lucas Vidal, que atrona constantemente y remarca cada uno de los momentos.

La película cuenta con una importante baza a su favor, la presencia de Taissa Farmiga (The Blind Ring, 2013), que se confirma como la nueva actriz joven que parece destinada a encarnar a adolescentes con traumas o problemas mentales. Farmiga realiza una intensa interpretación que ensombrece a todos sus compañeros de reparto. Sobre todo si tenemos en cuenta que el resto actores parecen limitarse a “estar por allí”. Es alarmante en el caso de Mark Strong (El topo, 2011 ), no sólo por ser el protagonista, sino por tratarse de un actor con capacidades de sobra que además encarna a un personaje que daría lugar a muchos matices, pero que Strong representa de una forma más bien plana. El único que parece esforzarse en sacar algo de contundencia es Alberto Ammann (Celda 211, 2009), pero su personaje es tan anecdótico que se queda poco más que en el intento.

Tras El orfanato (partiendo de la base de que tampoco era particularmente insólita), e incluso antes, ya somos conscientes de la capacidad que los realizadores patrios tienen para hacer buen cine de género fantástico, de terror o thrillers, al menos en lo que a su cuidado aspecto se refiere. Pero tampoco sirve de nada que surjan una y otra vez el mismo tipo de producciones, idénticas formal, y manidas argumentalmente. El resultado, como ocurre con Mindscape, es una cinta de lo más anodino, cuyas virtudes (que no deja de tenerlas) le vienen de fuera de su valor intrínseco.

Distribuida en España por WARNER BROS.
Vista en PASE DE PRENSA el 22 de Enero de 2014 en los Cines YELMO IDEAL, Madrid.

Nota del autor:
6,0 ███████ (Correcta)
Película en CARTELERA a partir del 24 de Enero de 2014.

Written by Sofia Pérez Delgado

Redactora de LGEcine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.