Título original: A Christmas Carol
Título alternativo: Cuento de Navidad
(Venezuela)

País: Reino Unido
Primera proyección: Reino Unido, Nov. 1984
Duración: 100 min
Director: Clive Donner
Guión: Roger O. Hirson (Basado en la Historia corta de Charles Dickens)
Música:
Nick Bicât

Género: Fantástico. Drama | Navidad
Reparto: George C. ScottFrank FinlayAngela PleasenceEdward WoodwardMichael CarterDavid WarnerSusannah YorkRoger ReesAnthony WaltersCaroline LangrisheLucy Gutteridge

“[…] Es magnífica […] No deja cabos sueltos, abarca todo lo necesario para conseguir ser emotiva y transmitir al espectador tanto la fuerza de la obra de Dickens como el verdadero espíritu de la navidad […]”

Generalmente culpamos a las grandes superficies comerciales de la pérdida del verdadero espíritu navideño, pero pocas veces miramos dentro de nosotros para reconocer o valorar que la sociedad ha ido enfriándose con el paso del tiempo, y se ha ido tomando de una forma más a la ligera cualquier tipo de celebración que antaño estaba arraigada a nuestras costumbres más profundas. Las fechas navideñas no deberían ser las únicas en las que nos reunamos con los nuestros o expresemos más claramente nuestros sentimientos, sino que deben ser un recordatorio sobre lo bella y feliz que debería ser esta vida plagada de injusticias, maldad y desgracias. La navidad es una de las pocas oportunidades del año que nos incita a la reconciliación, a la unión, a enmendar nuestros errores. Y sí, efectivamente también es una fecha en la que por desgracia descubrimos cuántos hipócritas nos rodean, pero nosotros debemos intentar ser más fuertes que ellos.

Casi todo esto es lo que Clive Donner (“Stealing Heaven”, 1988), que ya había formado parte del equipo técnico de “Scrooge” (1951) como editor, retrata en su preciosa película para televisión “Cuentos de Navidad”, una fábula que mediante una impecable recreación de sus escenarios, que desprenden con todo esplendor su lograda atmósfera invernal y navideña, relata cómo el avaro Ebeneezer Scrooge (George C. Scott) siente un gran rechazo por la Navidad y todo lo que rodea a esta fecha tan señalada. Considera que sólo es una época para comprar cosas que no se necesitan y no se pueden pagar. Pero se le aparece el espíritu del que siete años antes fue su amigo y empleado, anunciando la visita de otros tres espectros que representarán el pasado, el presente y el futuro de Scrooge, con los que recordará su infancia, abrirá los ojos ante el presente y se asustará del futuro que se le predice, respectivamente.

cuentos de navidad

Toda la película en su conjunto es magnífica. No deja cabos sueltos, abarca todo lo necesario para conseguir ser emotiva y transmitir al espectador tanto la fuerza de la obra de Dickens como el verdadero espíritu de la navidad. Está claro que no es la única ni la más conocida de las películas que comparten este mismo nombre, ni del cine y de la televisión en general, pero merece la oportunidad de ser vista además de por lo citado, por la ternura con la que inspira su esencia, por su perfecta ambientación y por la elegancia de toda la cinta, bien acompañada por las partituras compuestas -magistral “Wasted Youth“- por el británico Nick Bicât (“La piel que brilla”, 1990).

Mención especial para un soberbio George C. Scott (“Patton“, 1970) en el papel de Ebeneezer Scrooge. Aunque debería ser obligado ver la totalidad de las cintas en versión original subtitulada, en esta lo recomiendo más firmemente debido a que la fuerza interpretativa del genial Scott reside, además de en su brillante faceta gestual, en la atronadora e imponente voz del que insisto me parece uno de los mejores actores que ha dado la pequeña y la gran pantalla. El resto de las interpretaciones cumplen con gran corrección. Una gran película cuyo mensaje es claro: recuperar la navidad. Aún estamos a tiempo.

Nota del autor:
8,0
████████ (Muy buena)

CURIOSIDADES

Probablemente esta sea la única versión de “Cuentos de navidad” en la que Scrooge lleva ropa de calle (pantalón, camisa, chaleco y chaqueta del tipo de Alistair Cooke) en lugar de limitarse a su camisón, zapatillas y gorro. Se rumorea que George C. Scott, abiertamente, se tambaléo ante la sola idea de retratar a Scrooge en esas condiciones… sobre todo en mitad del frío invierno de Inglaterra. (IMDb.com)

La palabra “farsa” se malentiende por mucha gente, y esto es una lástima ya que ofrece una idea clave en el odio de Scrooge por la Navidad. La palabra “farsante” describe los esfuerzos de las personas que pretenden engañar a la gente mostrando una admiración fingida o una falsa sinceridad. Por eso, cuando Scrooge llama “farsa” a la Navidad, afirma que la gente sólo pretende aprovecharse de la caridad y la bondad para engañar a otros. A los ojos de Scrooge, él es el único hombre lo suficientemente honesto para admitir que en realidad nadie se preocupa por los demás, así que para él todos los deseos de “Feliz Navidad” son un esfuerzo más para engañarle y aprovecharse de él. Se trata de un hombre que prefiere ganar dinero por encima de todo, porque honestamente cree que todo el mundo algún día le abandonará cuando confíe en ellos. (IMDb.com | Elaboración propia)

A pesar de que esta película fue hecha para la televisión, se estrenó en los cines de Gran Bretaña en noviembre de 1984 (IMDb.com)

Más de 450 personas de la ciudad de Shrewsbury (Shropshire, Inglaterra) fueron utilizadas como extras. (IMDB.com)

Written by Sandro Fiorito

Cofundador de LGEcine

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *