Título original: Electra Glide in Blue
País: EEUU
Primera proyección: EEUU, 19 Ago. 1973
Duración: 114  min.
Director:
James William Guercio

Guión: Robert Boris (Historia: Robert Boris, Rupert Hitzig)
Música: James William Guercio

“[…] Tiene toques de especial, maneras de distinta, formas extrañas y muchas escenas puramente cinematográficas que aman los detalles y recuerdan incluso al western […]”

Llevadera e interesante película de acción en clave de road movie, tintada de comedia y tocada en parte por el drama, dirigida por James William Guercio con guión de Robert Boris, basándose éste último en la historia que él mismo escribió junto a Rupert Hitzig.

Desconocida e incapaz de haber podido sobrevivir con el paso del tiempo en algún espacio destacado que recuerde que existe, esta cinta se centra en las vivencias de John Wintergreen (Robert Blake), un aplicado -y bajito- policía de carretera de Arizona, que cumple sus funciones subido a lomos de una flamante Harley Davidson Electra Glide (de aquí su título original, Electra Glide in Blue), algo que el agente ve como pasajero al soñar con un inminente ascenso al departamento de homicidios, como detective. Mientras piensa en la culminación de su deseo, patrulla las desérticas e interminables carreteras de Arizona, con o sin compañía, lleno de inconformismo, tentado por la melancolía y con unas ilusiones que, por su forma de interpretarlas, parecen infantiles. Lo monótono de su vida y su trabajo se verá interrumpido por la muerte de un hombre que, presuntamente, se ha suicidado. Este hecho, abre las puertas a un nuevo personaje en la trama: el detective Harve Poole (Mitch Ryan).

La piel en el asfalto” tiene toques de especial, maneras de distinta, formas extrañas y muchas escenas puramente cinematográficas que aman los detalles (véase escena principal de la película, primera toma en la que Wintergreen se viste de policía, o cómo se muestra por vez primera la Electra Glide) y recuerdan incluso al western, especialmente por una fotografía que se esmera en dibujar los lugares más desérticos de Arizona.

Repasa con simpatía el trabajo de un agente policial de carretera en los años setenta, a la par que llena de tristeza los ojos del protagonista para pintarlo como un desgraciado que no encuentra su lugar en el mundo, estando a su vez rodeado de más personas que parecen compartir su rutinario estilo de vida. Su compañero de fatigas, el agente Zipper (Billy Green Bush) alterna su déspota forma de trabajar con escaquearse de sus labores, tumbándose sobre su moto (o “elefante”, según Wintergreen), apartado en el arcén de alguna carretera perdida de la zona.

La inclusión en el metraje de varias escenas intrascendentes o hasta soporíferas, para las que se conceden demasiados minutos, es a mi parecer, el error más reprobable del director en esta película, que por culpa de lo citado se permite el lujo de rebajar la importancia de los momentos de acción o patrulla en carretera, precisamente las situaciones más complacientes de esta cinta, eficazmente protagonizada por Robert Blake (“Manos sucias en la ciudad“, 1974).

El director de esta película, el también productor y compositor musical, James William Guercio se encarga de la cara musical al llevar los compases del ‘score’ y amenizar el filme seleccionando temas como “Most of All”, de Marcels, o “Meadow Mountain Top”, entre otros. El conjunto musical, además de grato, es acertado por la temática del film, resultando un buen acompañante “en carretera”.

Nota del autor:
6,0 ██████ (Correcta)

Written by Sandro Fiorito

Cofundador de LGEcine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.