Lost river_bannerTítulo original: Lost River 
País: EEUU
Primera proyección: Francia, 20 May. 2014 (Festival de Cannes)
Duración: 95 min.
Director: Ryan Gosling
Guión: Ryan Gosling
Música: Johnny Jewel
Género: Thriller | Sobrenatural. Familia. Cine experimental.
Reparto: Christina Hendricks, Iain De Caestecker, Saoirse Ronan, Matt Smith, Ben Mendelsohn, Eva Mendes, Reda Kateb, Barbara Steele, Landyn Stewart, Rob Zabrecky, Shannon Plumb, Torrey Wigfield

“[…] Gosling quería centrarse en las emociones y sentimientos de los personajes; las cuales llegan de manera impactante y por partes iguales a nuestra retina y a nuestros oídos, gracias a un uso magistralmente inteligente tanto de las imágenes como de los sonidos […] El usohace de este puede ser precisamente lo que más nos recuerde a David Lynch  […] 

Fui a ver Lost River sin saber prácticamente nada acerca de ella. Había visto el tráiler, y leído la sinopsis, dando lugar a entender que la trama se desarrolla en torno al descubrimiento de una ciudad sumergida; cuando no es así. Una película que llamó mi curiosidad, y de la que salí satisfecha. No obstante, me encontré a la salida con un aluvión de malas críticas. Críticas que en su gran mayoría vienen a decir lo mismo: las influencias de grandes directores demasiado evidentes en este debut, pretenciosidad, y un guion y unos personajes poco definidos. Parece ser que nadie se atreve a llevar la contraria a los de Cannes. Festival que dejó en bastante mal lugar el novel director.

La película cuenta la historia de Bones y su familia, una de las pocas que aún se resiste al desahucio, fruto de la crisis económica que asola en los suburbios de Detroit; particularmente, en la pequeña ciudad de Lost River. Nombre que es explicado por la leyenda de una ciudad que previamente ocupaba esas tierras, y que en un momento determinado del pasado acabó por quedar oculta bajo las profundidades de un río desbordado. No obstante, esta ciudad sumergida no será la protagonista de la historia, al igual que tampoco lo será la ciudad de Detroit. Ni siquiera la demanda o recreación de esa sociedad decadente. Todo esto no será más que el contexto, bien definido en los primeros planos de los créditos iniciales, en el que tenga lugar un desfile de situaciones surrealistas, de marcado carácter onírico. De ahí las similitudes con David Lynch, a quien es obvio que el Gosling ha tenido como referencia (de hecho, simplemente el título es fácilmente relacionable con otro de los de Lynch: Carretera perdida (1997); pero de ahí a decir que este es un film sin personalidad… creo que hay un trecho.

En cuanto a la otra referencia citada más destacable, Winding Refn, quien dirigiera al propio actor en Drive (2011); la única similitud que encuentro está en la elección del rosa como un color predilecto dentro de su paleta de colores. Un color poco habitual en general en las imágenes cinematográficas.
lost river__001El detallado perfilamiento de este contexto geográfico y social, que en principio puede parecer injustificado, sirve de contrapunto a todo ese mundo fantástico teñido de colores hipersaturados al que asistimos más tarde. La realidad pasa a estar distorsionada por la mirada de los personajes. Christina Hendricks, o Billy (la madre), tiñe esta realidad de un tono macabro, debido a la desesperación a la que le lleva su delicada situación familiar. La excentricidad irá de la mano del banquero Dave, interpretado por Ben Meldensohn, asiduo de un pub en el que tienen lugar unas representaciones inquietantes, macabras; y en las que como comentaba, Billy acabará por verse involucrada. Bones (el hijo de Billy, interpretado por Ian De Caestecker), es el luchador, el héroe que se enfrenta al malvado villano que tiene doblegada a toda la ciudad, situación debida a un liderazgo basado en el miedo que es capaz de infundir entre la población. Y Rat (Saoirse Ronan, la vecina amiga de Bones, quien por cierto es para mí la gran revelación interpretativa del filme, y quien será la encargada de aportar el toque de misterio, pero también el de esperanza.

lost river__002Está claro que Gosling quería centrarse en las emociones y sentimientos de los personajes; las cuales llegan de manera impactante y por partes iguales a nuestra retina y a nuestros oídos, gracias a un uso magistralmente inteligente tanto de las imágenes como de los sonidos. Una película que no se digiere en el cerebro, sino en el estómago. Y el audio de la película es, de hecho, lo que más me ha llamado la atención. El uso que Gosling hace de este puede ser precisamente lo que más nos recuerde a David Lynch; con esos sonidos intensos y vibrantes, relativamente desagradables, que no obstante logran su cometido: envolvernos en una atmósfera inquietante, desconocida pero que nos atrae inexplicablemente.

Una película que nos busca dar respuestas o aleccionar, simplemente removernos en la butaca durante esos noventa y cinco minutos que dura la proyección.

Distribuida en España por BETTA PICTURES.
Vista en PASE DE PRENSA en Cines Renoir Princesa el 15 de abril, Madrid.

 

Nota del autor:
8,0 ████████  (Muy buena)

Película en CARTELERA a partir del 17 de abril de 2015.

 

 TRAILER

Written by Guadalupe Larrey

Coordinadora de LGEcine

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *