Drive (2011)

Título original: Drive
Títulos alternativos: Drive: el escape (México)
País: EEUU
Primera proyección: Francia, 20. May. 2011 (Cannes Film Festival)
Duración: 100 min
Director: Nicolas Winding Refn
Guión: Hossein Amini (Novela: James Sallis)
Música:
 Cliff Martinez

Género: Drama. Acción. Thriller.  (Cine independiente EEUU)
Reparto: Ryan GoslingCarey MulliganRon PerlmanChristina HendricksBryan CranstonOscar IsaacAlbert Brooks, Tina Huang, Joe Pingue, Christian Cage, James Biberi 

“[…] Me gusta todo de esta película […] Envolvente atmósfera asfixiante y adrenalínica […] Pocos films como el que ha realizado Winding Refn han retratado la vida de un conductor de este modo […]”

Si conduzco para ti, tú me dices dónde y cuándo y yo te doy cinco minutos. Durante esos cinco minutos soy tuyo, pase lo que pase. No miro lo que haces, ni tampoco llevo pistola. Solo conduzco”.

Me gusta todo de esta película. Desde las letras serigrafiadas rosas de los créditos iniciales y finales hasta sus meticulosos planos. Porque Nicolas Winding Refn es un director capaz de convertir a una chica tan atractiva como Christina Hendricks en el mayor putón de Los Ángeles y a Ryan Gosling en el mejor conductor de coches que hayas visto jamás.

Drive” no es engañosa y no se queda a medias en ningún aspecto siendo un film en el que el espectador notará desde el principio uno de sus puntos fuertes: su envolvente atmósfera asfixiante y adrenalínica.

Otra de sus grandes virtudes es su historia. Pocos films como el que ha realizado Winding Refn han retratado la vida de un conductor de este modo. Siendo de día especialista de escenas peligrosas y de noche conductor de fugas. Es cuando empieza a conocer a su vecina Irene cuando surgen los problemas, ya que es una mujer que vive sola con su hijo. Su marido que estaba en prisión sale de ella y es amenazado para que devuelva una cierta cantidad de dinero. Si no lo hace su familia morirá, algo que dicho protagonista no piensa consentir.

Ryan Gosling (“Blue Valentine“, 2010) quedará marcado de por vida al haber interpretado a un personaje perfecto, quizás el mejor de su carrera. Gosling encarna a un conductor cuyo nombre no se nos dice quizás porque no hace falta y porque no es importante. Es un personaje calmado, frio y sobretodo calculador sin olvidarnos de su gran don, la conducción. Se me hace difícil olvidarme de él e imaginármelo sin la chaqueta con el escorpión estampado en su espalda ni sus guantes con los que parece que todo lo hace con más finura y elegancia. Carey Mulligan (“Shame“, 2011) interpreta a Irene, la vecina del protagonista, una chica silenciosa que cuida de su hijo. Sólo con ver su rostro y expresión ya nos damos cuenta de que es una mujer que ha sufrido pero que como toda mujer, es una luchadora que tiene que mirar hacia delante.
Bryan Cranston da vida a Shannon, el mentor del protagonista. Trabaja en un taller donde aparte de conseguirle contratos para trabajar en películas al protagonista, le financia vehículos potentes para realizar las fugas que hace por las noches. Sinceramente, me ha costado quitarle la etiqueta de personaje gracioso tras haber interpretado durante años al padre de familia de la serie “Malcolm” (Serie TV, 2000-2006), pero tras ver “Drive” todo ha cambiado. Notable su interpretación. Ron Perlman (“Hellboy“, 2004) encarna a Nino, dueño de una pizzería que utiliza como tapadera de negocios en las que trabaja junto a su socio. Albert Brooks (“Educando a J.“, 2001) es Bernie Rose, socio de Nino y propietario de uno de los bólidos que subvencionará a Shannon para que su conductor gane una carrera. Despiadada actuación de Brooks que realiza un perfecto rol de antagonista.

La música es otro de sus grandes puntos fuertes, donde al igual que hizo en el film “Bronson” (2009), vuelve a poner en contraste imagen y sonido de una forma espectacular, aumentando su tensión. Compuesta por Cliff Martínez, incluirá también otros temas creados por la banda Desire como el tema “Desire Under Your Spell” que servirá para abrir los créditos iniciales. Melodías como “Tick Of The Clock” de Chromatics hacen que como he mencionado anteriormente, se palpite esa atmósfera de incertidumbre y nerviosismo continuo.
Al ver “Drive” ha sido inevitable venirme a la mente algunos films que poseen alguna característica semejante al film de Nicolas Winding Refn. Por ejemplo la soledad que acompaña al personaje durante casi todo el film me recordó mucho a la que poseía Travis Bickle con su taxi en “Taxi Driver” (1976). Los primeros minutos de “Transporter” (2002) también me vinierón a la mente, donde hay una fuga muy semejante. Lástima que el film de Corey Yuen y Louis Leterrier se fuera al garete a los veinte minutos. El estilo de conducción del protagonista hace que también te venga a la mente Steve McQueen y su film “Bullitt” (1968) en donde los silencios predominan en ambos casos.

Tenemos que empezar a valorar a este director porque ha demostrado con “Drive” que tiene un estilo propio. Prueba de ello (a nivel español) es que “Drive” es su primer film versionado en Español siendo el resto de films suyos en V.O. sin opción a encontrarlo en el idioma en el que les escribo.

Nota del autor:
9,0 █████████ (Excelente)
Promedio de notas:
7,7 ███████ (Buena)
FilmAffinity: 7,2 | CINEol: 7,3 | IMDb: 7,9 | LGEcine: 8,5

COMENTARIOS DEL EQUIPO LGE

Sandro Fiorito
No son pocas las voces coincidentes en señalar que la cinta de Winding Refn se basa en una estética de estilos prestados. No en vano, en ocasiones puede incluso percibirse la oscuridad de los contrastes de Lynch y más vagamente el tempo de Jarmusch en cintas como “Ghost Dog”, especialmente en las silenciosas pero meticulosamente montadas escenas de conducción, en las que siempre algún extraordinario tema musical acompaña la suavidad con la que el protagonista palpa el volante y se aferra a la palanca de cambios como el regulador de intensidad de su propia vida. La diferencia entre copiar descarada y gratuitamente, e inspirarse, es de dos universos. Winding Refn demuestra no sólo que se inspira, sino que es capaz de navegar entre las aguas de diversos esquemas ya creados aportando su propio sello, respetando la calidad y moldeando cuidadosamente cada secuencia. De esta manera construye una atmósfera que logra desconectarte de todo para centrarte en una película tan oscura como brillante, llena de contrastes, logradas fusiones de épocas y géneros, y una tensión para morderse el labio inferior, apretar los puños y agudizar los sentidos. “Drive” es elegante, pero la palabra con la que más podría casar es “exquisita”. Y es más, mucho más: la estética no se monta ni consigue porque sí, el argumento atrapa, envuelve e interesa, aunque progresivamente vaya perdiendo la intensidad y originalidad de sus minutos iniciales, lo que me obliga a no calificar a esta película con una nota mayor. Pero a quién le importa eso. Las sensaciones que quedan tras verlas son imperecederas: escenas que vuelven a la cabeza una y otra vez, inspiración que se incrusta en el alma del cinéfilo, una banda sonora que se entrelaza con el metraje mediante sosegadas composiciones propias pero también (las que más destacan) melodías arrebatadas con el permiso de sus autores, temas como el minimalista “Tick of the Clock” de Chromatics, compañero de unos fotogramas que quisiera repetir una y otra vez:. Revivirlos personalmente, si es posible, con ese ritmo tan medido. Son precisamente melodías como la citada y otras de Kavinsky (“Nightcall”) o Desire (“Under your spell”) las que dan un toque especial a “Drive”, transportándonos a una década ochentera sin necesidad de abandonar la actual, y cuyo aroma tiene matices de “Miami Vice” o videojuegos como “GTA: Vice City”. “Drive” es una película a la que le faltan muchas cosas para ser perfecta, (principalmente, más atrevimiento, una trama con mayor profundidad) pero es la apuesta más apreciable y distinguida (por mucho que se apoye en las espaldas de lo ya creado, pero ¿quién no lo hace? La creación es la constante reinvención, la reutilización de los buenos resultados para convertirlos en brillantes) que he visto en el cine de los últimos años. Su visionado no es sólo recomendable, sino, al menos para este señor que esputa letras desde su maltratado teclado, agradecido. Ryan Gosling se mueve con soltura en el rol de un personaje tan apagado como hipnótico, consiguiendo que su personaje se convierta en icono gracias a una interpretación genial. Ah, y… señor Winding Refn: si es cierto que usted copia estilos, por favor, siga haciéndolo tan bien y regalándonos películas como esta. 8.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


CURIOSIDADES

Hugh Jackman iba a intepretar el rol de protagonista pero finalmente fue sustituido por Ryan Gosling (IMDb.com)

La canción de apertura titulada “Nightcall” de Kavinsky fue también utilizada en el film “El inocente” (2011) (IMDb.com)


About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s