Adú (Salvador Calvo, 2020) – 119 min.

Adú son tres historias: un grupo de guardia civiles que se dedica a defender la valla de Melilla, un guarda de una reserva natural que ha de hacerse cargo de su hija durante un tiempo y una pareja de hermanos que inicia su viaje a Europa cruzando África.

Un punto de partida cliché, de esos que además se desarrollan cruzando a los personajes en diferentes situaciones geográficas. Una estructura narrativa que nos podría parecer típica, pero que en realidad nos traza un paralelismo entre el que viaja con papeles y dinero y aquel que se ve forzado a hacer cualquier cosa. Resulta ser una historia hecha con respeto, que nos traslada a realidades que puedes oír de casi cualquier niño o niña migrante que se esté criando solo en un centro de menores (esos que ahora son un blanco político para la derecha española). El contraste de paisajes y de edificaciones también es un elemento constante (tiendas de campaña improvisadas con plásticos vs casa de lujo en Marruecos). 

El equipo actoral consigue transmitir emociones. Los más destacables son Zayiddiya Dissou, Adam Nourou y Moustapha Oumarou que con poca edad están a la altura de la situación. Representan muy bien la supervivencia a lo largo del viaje. Si se ha visto con anterioridad el film español Fuerte Apache (2006) es imposible no trazar paralelismos con esta histórica en torno a un centro de menores ficticio en la ciudad de Barcelona.

La historia Padre-Hija de Tosar con Anna Castillo al principio resulta un cliché insoportable, pero llegado un momento de conexión familiar se torna profunda, creíble y satisfactoria. Cuando ambos personajes se alejan del estereotipo de padre alejado y de madrileña que pasa de todo conectas con una relación entre personas con dificultades afectivas. 

Por otro lado la violencia es un elemento continuo durante el film. Muy conseguida la representación de los asaltos a la valla de Melilla y las diferentes actitudes dentro de la Guardia Civil. En cierto sentido nos recuerda la crudeza de Celda 211 (2009) en la acción policial. No esperéis, eso sí, grandes efectos digitales. Cuando se trata de representar escenas dramáticas que están asociadas a una situación donde se necesitan medios tecnológicos, estas escenas son cutres y te sacan de la narrativa (pudiendo llegar a reírte en un momento culmen de desgracia humana). 

Adú (2020) entra en la categoría “para ser Española es un buen producto” que desde la mirada preconcebida del cine español repetimos como mantra debido a productos detestables que destacan por su publicidad (no se si os acordáis de Mentiras y gordas (2009) película que me guardo para comentar en un futuro, cuando se me pasen las arcadas de After (2019)).

Distribuida en España por PARAMOUNT PICTURES SPAIN

Nota del autor:
8,0 ████████ (Muy buena)

La película está en CARTELERA desde el 31 de enero de 2020.

TRÁILER:

Written by Francisco Xavier Cela

Comments