Título original: Calvary
Título alternativo: Calvario (Argentina | Chile)
País: Irlanda
Primera proyección: EEUU, 19 Ene. 2014 (Festival de Sundance)
Duración: 125 min.
Director: 
John Michael McDonagh

Guión: John Michael McDonagh
Música: Patrick Cassidy
Género: Comedia | Comedia negra. Religión.
Reparto:
Brendan GleesonChris O’DowdKelly ReillyAidan GillenDylan MoranIsaach De BankoléM. Emmet WalshMarie-Josée CrozeDomhnall GleesonDavid WilmotPat ShorttGary LydonKillian ScottOrla O’RourkeOwen Sharpe

“[…] La película está cargada de simbología, que acompaña durante todo el viaje al protagonista hacia su particular Monte del Calvario […] Calvary es una película que congela las risas que ella misma provoca, dejando una consciente sensación de incomodidad, pero sin cerrar del todo la puerta a la esperanza […] 

 

Hace unas semanas la película chilena El Club (2015), de Pablo Larraín, ganaba el Gran Premio del Jurado en la Berlinale, tras despertar clamorosas ovaciones por su acercamiento cínico, atrevido y grotesco a una pequeña y marginada comunidad religiosa. En cierto modo, podemos encontrar una precursora de la inusual manera que tiene Larraín de enfrentarse a temas como la pederastia o la homosexualidad, en Calvary, de John Michael McDonagh. Ambos trabajos contraponen la Iglesia como institución a la ambigüedad moral de las personas individuales que forman parte de ella, a través de un tono entre irónico y trascendente. Sin embargo, la postura de Larraín hacia sus protagonistas no deja de ser en cierto sentido acusatoria, mientras que McDonagh toma un camino distinto: posicionarse a favor de un cura (supuestamente) íntegro que vive en un ambiente de hipocresía e ignorancia.

Calvary forma un díptico (con visos, según parece, de convertirse en una trilogía) de crítica a la sociedad rural irlandesa con la anterior película de McDonagh, El irlandés (2011). Si su ópera prima era un thriller policíaco más claramente cómico y enérgico, Calvary, compartiendo muchos elementos con ella, es de naturaleza más contemplativa, y posee un trasfondo más espiritual. En su primera escena, durante una confesión, vemos la reacción en primer plano del protagonista, el padre James, que escucha cómo uno de sus feligreses le cuenta de forma muy cruda la manera en la que otro sacerdote abusó de él cuando era un niño, para posteriormente amenazarle con matarle siete días después.

calvary_002Afirma el padre James que lo peor que se puede decir de alguien es que le falta integridad. De este modo, él mismo se aplica dicha sentencia, resignándose a su fatal destino, pero intentando dejar antes solucionados algunos temas pendientes. Un personaje complejo y muy bien definido, que además cuenta con la entregada interpretación de un inmenso Brendan Gleeson, nominado al Premio del Cine Europeo. Frente a él, los demás personajes son tan bastos como era el del propio Gleeson en El irlandés, pero mucho más planos, y los actores tampoco contribuyen a sacarlos de los meros estereotipos.

La película está cargada de simbología, que acompaña durante todo el viaje al protagonista hacia su particular Monte del Calvario (que sería la playa del pequeño pueblo irlandés en el que transcurre la acción). Las referencias a este “via crucis” se consiguen a través de la constante presencia del poder de la muerte frente a los bienes terrenales. En este sentido, es muy significativa la irreverente actitud que uno de los personajes tiene hacia el cuadro Los embajadores, de Hans Holbein, conocido por su introducción de un crucifijo semi-oculto y una calavera anamórfica (recordemos que “calvario” y “calavera” tienen la misma raíz latina.). Además, la banda sonora de Patrick Cassidy (que incluso recuerda de nuevo a la música de Arvo Pärt utilizada en El club), en contraste con temas folk americanos, contribuye a que a darle a la película el carácter solemne de western crepuscular que tiene.

calvary_001No deja de ser destacable que la bella fotografía de la película corra a cargo de Larry Smith, laureado por su trabajo en Solo Dios perdona (2013). Y es que el título del filme de Nicolas Winding Refn, curiosamente, encaja perfectamente con aquello de lo que nos habla Calvary: la imposible lucha de aquellos que quieren conciliar a una sociedad enfrentada entre el tradicionalismo y la evolución, para lograr dar y recibir algo tan difícil y la vez tan necesario como es el perdón. Solo empañada por un final algo anticlimático, Calvary es una película que congela las risas que ella misma provoca, dejando una consciente sensación de incomodidad, pero sin cerrar del todo la puerta a la esperanza.  

Distribuida en España por FOX
Vista en PASE DE PRENSA en Cines FOX el martes 24 de Febrero, Madrid.

Nota del autor:
7,0 ███████  (Buena)

Película en CARTELERA a partir del 14 de Febrero de 2015.

Written by Sofia Pérez Delgado

Redactora de LGEcine

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *