Rebel in the Rye (Danny Strong, 2017) – 106 min. –

Otro de los platos fuertes del BCN Filmfest era este Rebelde entre el centeno, biografía del autor norteamericano J.D. Salinger, para algunos el gran descubrimiento de la literatura del S.XX por su novela El guardian entre el centeno, para otros un escritor tirando a justito que acertó con dar voz a los jóvenes del momento, un poco como Kerouac con su En el camino.

Salinger, un joven que quiere ser escritor, entabla una fuerte amistad con un profesor de la Universidad de Columbia. Él le anima a que escriba una novela basada en el personaje que Salinger a creado como alter ego, Holden Caulfield; cuando le mandan a combatir en la Segunda Guerra Mundial, vuelve cambiado como persona y como escritor.

Nunca me ha entusiasmado la única novela publicada por Salinger, y me cuesta entender que sea un referente. Me pasa un poco lo mismo que con la película que nos ocupa: se califica como algo que no veo por ningún sitio que sea.

El título nos sugiere que estamos ante un tipo que fue un rebelde, pero en la cinta lo que vemos es a un chico de clase media-alta al que todo el mundo dice que tiene mucho talento, al que papá paga la carrera de escritura y mantiene, que se puede permitir decidir si acepta correcciones o no para que le publiquen y que, resumiendo, tiene una situación privilegiada para hacer lo que le dé la gana.

Además, la imagen que se da de la vida de un escritor está resumida en: tú escribes, te rechazan unas cuantas veces (haciendo elipsis, de tal modo que entregas un escrito y en diez segundos cinematográficos ya tienes una respuesta), luego te empiezan a publicar, pero con algunas correcciones que aceptas o no, escribes una novela que es un boom y a partir de ahí tienes el control total de tu carrera.

Sí que vemos algunos conflictos internos, como la inseguridad del escritor de pensar si realmente es suficientemente bueno y si podrá vivir de ello, pero siempre amortiguados, ya que todos le dicen desde el minuto cero lo talentoso que es y, si no vive de escribir, ya lo hará de su familia, pues en todo el metraje se da a entender que no pasa ningún tipo de apuro económico gracias a los negocios de su padre. Lo mismo con la guerra: vuelve tocado psicológicamente, pero todo muy light si tenemos en cuenta que muchos otros volvieron mutilados y con secuelas mentales de por vida.

El conjunto queda como un enorme quiero y no puedo de vida de un escritor supuestamente rebelde que sufrió y luego tomó decisiones poco convencionales. Pero claro, cuando el conflicto no es real del todo, o por lo menos no es tan trascendental como nos quieren hacer creer, se pierde rápido el interés, como si quisiéramos hacer una batalla épica de dos niños tirándose del pelo en el patio del colegio. Entiendo que los biopics se tengan que ceñir a la realidad, y que no es culpa del equipo de la película que la vida de Salinger fuera de este modo, pero sí el haber planteado la historia como algo que no es.

La interpretación de Nicholas Hoult (X-Men; Apocalipsis, Bryan Singer, 2016) no está mal, pero tampoco es que justifique por sí sola el visionado, como a veces pasa con algunos biopics aburridos. Kevin Spacey (Baby driver, Edgar Wright, 2017) le pone un poco más de alma a su personaje, pero queda lejos de lo que ofreció en algunas de sus interpretaciones de hace años, como Sospechosos habituales, Seven o American Beauty.

No hay nada en Rebel in the rye que la haga memorable más allá del interés concreto que el espectador pueda tener en la figura de J.D. Salinger. Y la sensación con la que salí del visionado era que me habían disfrazado todo para darle drama y épica a algo que apenas lo tenía. Y, en cine, es lícito jugar con el espectador solamente siempre y cuando sea en su propio beneficio.

Distribuida en España por FILMAX ESPAÑA.

Vista en PASE DE PRENSA en Cine Verdi (BCN Film Fest) el 24 de marzo de 2018, Barcelona.

Nota del autor:
5,0
 █████ (Mejorable)

La película está en CARTELERA desde el 4 de mayo de 2018.

TRÁILER:

Written by Eloy Cabacas

Redactor jefe (Noticias)

Comments