ANTI-PRÓLOGO

Han pasado 125 años desde que este llamado por muchos – nosotros nos incluimos – “el séptimo arte” (también conocido como el Cine) irrumpió en la Humanidad trayéndole historias, sueños, millones de vidas, experiencias, sentimientos, hechos milagrosos y miserables, puntos de vistas inimaginables que se plasmarían más allá de una enorme pantalla en blanco… más allá de nuestra imaginación humana.
En todo este tiempo la figura de la mujer ha ido evolucionando, tomando el lugar que le corresponde. Atrás quedaron las mujeres fatales, las mujeres floreros, las culpables de todo o las simples mujeres atrezzo. En historias donde el mero hecho de ser la protagonista o escapar de los estereotipos marcados por la sociedad sería sencillamente impensable.

Una deuda que no solo debe cobrarse en la gran pantalla, sino detrás de la cámara: que hayan más directoras, más directoras de fotografía, más guionistas, más jefa de efectos visuales, más compositoras, más editoras de sonido, etc… y sobre todo más y más cine.

Existen maravillas de películas que marcaron un antes y después, que mostraron facetas de la mujer (más allá del carácter reivindicativo -y justo-). Y que están allí, esperando a que sean descubiertas, como esos libros que marcaron nuestras vidas. Hoy permitirme que no sea yo quien hable de ellas, sino sean nuestros redactores quienes tenga ese privilegio y os recomienden films para descubrir, redescubrir o saborear la esencia de la mujer y sus infinitos matices. 

No quisiera acabar este “anti-prólogo” sin dar mi más sentido agradecimiento a quienes no solo nos dieron otro punto de vista sino una sensibilidad que quizás nunca hubiéramos descubierto. Gracias a: Iris (capitana también de este querido navío), Aura, Mireia, Olivia, Guadalupe, Mari Carmen, Sofía y todas aquellas redactoras que han colaborado y colaboran con nuestra página que ha sido y será un rincón de los amantes del Cine (en mayúsculas).

(Att. Diego Karasu)

 

VALE… PERO ¿QUÉ VER ESTE 8 DE MARZO?

Nuestro redactor Francisco Xavier nos trae otro recopilatorio temático que no habéis pedido y que es completamente subjetivo. Puede contener trazas de masculinidad hegemónica. Si tu trabajo es socioeducativo las puedes usar como escusa para ver una buena película en el trabajo.

Mad Max: Fury Road (2015)

Pues es una película de coches en el desierto postapocaliptico. Un punto de partida clásico de acción hasta que Mad Max pasa a un segundo plano, siendo Furiosa (Charlize Theron) la que toma el centro de la narrativa, con una especial mención a Muchas Madres (la auténticas madres del desierto) y su deseo de recuperar la tierra a lo que una vez fue.

La teniente O’Neil (G.I. Jane) (1997)

Dirigida por Ridley Scott y con Demi Moore como protagonista principal. La teniente busca ser la primera mujer de un grupo especial del ejército yanki, enfrentándose a la burocracia, la política, la prensa y a los estereotipos LGTBI.

Diarios de la calle (2007)

Un eterno recurso en las clases de pedagogía y ciencias de la educación. Hilary Swank interpreta a una joven profesora que comienza su trabajo en un instituto de una zona marginal en EEUU. Como buena película de profesores se gana a la chavalada y crean un proyecto educativo en torno a la literatura y a la vida cotidiana del alumnado. Muy en la línea de Mentes peligrosas (1995) pero con mayor cercanía emocional.

Precious (2009)

Una película donde podemos ver la evolución emocional de Precious al tratar temas como el abuso sexual por parte de su padrastro, los maltratos por parte de su madre y la necesidad de criar a sus dos hijos (fruto de las violaciones intrafamiliares). No es una película fácil de digerir pero que a su vez resulta muy realista.

Colosal (2017)

Colosal nos muestra un personaje femenino con la vida destruida por el alcohol, que regresa a su pueblo natal donde revive sus relaciones pasadas. Un film donde la protagonista se da cuenta del trato que recibe por parte de sus vínculos y como en un momento de fuerza toma la decisión de perseguir un sueño que nunca había alcanzado.

Arrival (2016)

El ser humano tiene el primer contacto con una especie extraterrestre y el gobierno contrata a una filóloga para realizar el contacto… Arrival es una película que se aleja del tópico soy un agente retirado y me reclutan por qué el país está en guerra…

La dama de hierro (2011)

Meryl Streep ganó un Óscar debido a la interpretación que nos da de Margaret Thatcher. Claramente no es un ejemplo a seguir (viva el mal, viva el capital) pero sí disfrutamos de películas donde el personaje masculino es un cabronazo que hace lo posible por ganar, porque no disfrutar de una magnate como ella.

 

MUY BIEN, ME LAS APUNTO… ¿TENÉIS ALGUNAS MÁS? (AUNQUE SEA PARA VER EL 9, 10, 11, 12,… DE MARZO)

Y si todas estas recomendaciones os saben a poco o simplemente habéis visto la mayoría, nuestra redactora más dicharachera Aura nos trae un puñado de películas que puede salvar más de un día:


Al filo del mañana (2014)

El personaje de Emily Blunt es un soldado raso que, por azares del destino, consigue una ventaja sobre el enemigo en una batalla que parecía perdida. Quitando el flirteo casi unilateral al que la somete Tom Cruise, su personaje no tiene marca de género, sino que se define por la guerra que está librando, el deber a cumplir, la responsabilidad e incertidumbre frente a su ascenso a medida que gana batallas (el clásico síndrome del impostor que afecta sobre todo a las mujeres).

El viaje de Chihiro (2001)

La niña Chihiro es reacia a todos los cambios que se avecinan en su vida, que al fin y al cabo la acercan a convertirse en una mujer adulta. En un acto espontáneo de rebeldía infantil, mientras exploran unas ruinas pierde a sus padres y se queda atrapada entre la servidumbre de un balneario para dioses (representando las tradiciones y los ancestros). Es retenida mediante la pérdida de su nombre vía firma de un contrato. Esto evoca en partes iguales la alienación del proletariado en el sistema capitalista, y las fuertes tradiciones orientales que apartaban a la mujer de su familia natural y la asimilaban a la de su esposo. Para superar este trance Chihiro debe recordar su nombre y reconocer a sus padres, es decir, reconciliarse con esa identidad femenina condicionada por la sociedad que ella rechazaba al principio de la película. Lo hará mediante atributos tradicionalmente femeninos como la empatía, la curiosidad, el afecto, pero representados en su extremo más positivo y ejecutivo, como cualidades a las que aspirar universalmente, no solo como rasgos deseables en una mujer pasiva.


Fargo (1996)

El personaje de Frances McDormand se pasea por la nieve en avanzado estado gestacional investigando un crimen esperpéntico. Su marido se queda encasa y adopta un papel proveedor y cuidador. No se muestra esta dinámica como algo reivindicativo, simplemente es así, una ventana al mundo privado de este matrimonio. La normalización totalmente desapasionada de algo a priori inusual resulta mucho más impactante que cualquier manifiesto.


The diary of a Teenage Girl (2015)

Sigue el despertar sexual de una adolescente en los 70, dónde todos los personajes femeninos están marcados por la influencia, a veces positiva, a veces negativa, de los hombres a su alrededor. Hay hombres paternalistas pero empeñados en construir la persona e independencia de la protagonista y su hermana; hay hombres que parecen aliados cuando en realidad se arriman al sol que más calienta y buscan en su relación con las mujeres la solución a todos sus traumas. Por último están los hombres como colectivo, pintados como hostiles y condescendientes, cuando no predatorios. En este contexto la protagonista aprende a trompicones a separar su identidad de su sexualidad sin renunciar a la segunda y recuperándola para sí, no dejándose convertir en objeto.


La bruja (2015)

Anya Taylor Joy es una adolescente hija de una familia de peregrinos de nueva virginia exiliados de la colonia por su extremismo religioso. Ese extremismo y el aislamiento de la comunidad precipitan la espiral descendente del drama, marcada por la sobresexualización de la niña contra su propia voluntad. Ella cuida de sus hermanos menores y se encarga de gran parte de las labores domésticas sin descontento aparente, hasta que su hermano recién nacido desaparece de su vista y su propia madre se pone cada vez más en su contra, mientras su hermano directamente menor la mira con lascivia (y su madre la responsabiliza), y los gemelos mencionan constantemente a una bruja que vive en el bosque. El recorrido del personaje en la Bruja es el recorrido reaccionario de una mujer agredida solo por serlo, rodeado de la simbología del cultivo, la maternidad y la servidumbre al diablo por parte de las brujas.

Written by LGEcine