Fuego en el cuerpo_001En plena década de los ochenta, el cine empezaba a dar sus primeros coletazos en cuanto a escenas subidas de tono se refiere. Y buen ejemplo de esta tendencia podría ser la película Fuego en el cuerpo (Body Heat) (1981), protagonizada por William Hurt y Kathleen Turner.

Hay una escena especialmente intensa en la que la temperatura corporal y la escénica van tomando cuerpo al mismo tiempo. ¿Qué podemos esperar en un baño con luz tenue, una bañera llena de deseo, agua tibia y dos adultos que comienzan a estar en plena ebullición?…

Fuego en el cuerpo_002Permíteme una licencia creativa…

Frente a la frialdad que abriga el baño, y tras jugar una partida de ajedrez saltando por encima de cada baldosa, el rey y la reina de este tablero se merecen un relajante descanso. Desnudos de intenciones y prestos a la búsqueda de almas errantes, los monarcas sienten la necesidad de albergar sus cuerpos uno junto al otro, en meridana conjunción. Juegan a ser súbditos y extraños en palacio, mientras forcejean por no quedarse atrás en el camino que llega a lo alto de la montaña de sensaciones que experimenta su piel en contacto con el agua y el aromático sentimentalismo que les rodea. Reina y Rey arremolinados en un círculo que sus piernas figuran mientras salpican al suelo. Apertura y obertura. Él y ella. Ella y él. Señora y señor. Amantes de salón del trono. Brindan al aire por el bien del trono que ostentan. Caricias fugaces mientras el agua tibia enfría el calor que sus cuerpos desprenden…
Body.Heat.1981_768x432

 

Written by Óscar Quiroga

Comments