El director James Gray, le pide por tercera vez, a Joaquin Phoenix que le ayude a contar una historia tan antigua como el polémico oficio. Hay dos tipos de personas, las que les gusta Phoenix y las que no saben aplaudir. The Immigrant, que así se titula en su versión original, trasciende fronteras y nos invita a mirar de cerca el vestido de la estatua de la libertad, donde encontramos barro, mucho barro. Marion Cotillard, en una interpretación brillante, es la prota-que-agoniza. La incorporación de Jeremy Renner al relato se limita a cumplir con el protocolo narrativo, con intención de conseguir un tempo dramático exquisito. Gray lo consigue y puede presumir de magnetismo visual. Sin saber porque, el espectador cada vez pestañeará menos. Quedarse en el Lower East Side de New York de 1921 sería cantarle una sonata a la miopía. Gray nos habla de hoy. Nos habla de mujeres inmigrantes y de hombres que solo ven cuerpos desnudos. 

Nota del autor: 7

 

Written by Pol Mallafré

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *