Se habla del mejor trabajo de DreamWorks. Puede. Los objetivos son claros. Reír, soñar, creer y crecer, pero sobretodo volar. El equipo de rodaje convive, en todo momento, con las nubes. Saben de la envidia humana al pájaro y te dan alas durante dos horas. Pero alas de dragón. La chica, el chico, el padre, el simpático, el gordo o los gemelos se las pasan en el aire durante todo el metraje. Las texturas de la piel de los distintos dragones se pueden mascar. Los elementos como el fuego o el agua ya no son problema para la productora de Spielberg. Cierto guiño a la espada láser y algún detalle más, hará que los seguidores de Star Wars vean en el joven protagonista, una especie de Luke Skywalker vikingo. Lo que le falla, y seamos sinceros, es que el dragón más mortal y único ejemplar de la especie “furia nocturna”, letal, mortífero, rápido, silencioso, invisible e implacable se llama “Desdentao” y no tiene carácter. Su parecido con el antiguo Stitch de Lilo&Stitch, da firma a sus creadores pero pierde peso y sentido en la historia vikinga. Por más que lo intente DreamWorks continúa haciendo pasteles de arándanos.

Written by Pol Mallafré

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *