“Un hombre, una mujer y un director con ideas. Dos escenarios y algún foco sin trípode. Siete años de relación. Él quiere ser padre. Ella, madre. Ella hace fotos. Él no sale en ellas. Una oportunidad laboral para ella a 10.000Km. Una promesa: “en un año vuelvo y le damos vida.”  Skype como testimonio, sacerdote, oxigeno y juez. Hay cosas que solo pueden hacerse hoy. Formato íntimo y de poca producción. Contra la crisis: austeridad, ideas y planos secuencia de 20 minutos. ¿Es la respuesta barcelonesa de la madrileña Stockholm (2013)? Sería decir demasiado. Las dos están entre lo mejor de nuestro cine actual. Las dos esconden grandes momentos. Las dos brillan. Eso si, al duo Tena-Verdaguer, les falta ganar en vulnerabilidad. Aunque lloren, no se desnudan.

Nota del autor: 7

 

 

 

 

 

 

Written by Pol Mallafré

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *