atrapado-en-el-tiempo

Las adaptaciones literarias son el gran crisol donde el cine se ha alimentado continuamente desde sus inicios. Las novelas, relatos cortos, libretos e incluso artículos de prensa todo vale para trasladar una historia desde unas páginas impresas a una imagen que cambia 25 veces por segundos. El problema viene cuando es una misma fuente literaria de las cuales salen varias cintas… entonces nos encontramos con términos como remake, versiones e incluso homenajes. Y el espectador tiene que decantarse por cual es más fiel al espíritu original de la obra… no siempre con resultados “justos”. Este es el caso que ahora veremos y dos filmes: el cortometraje 12:01 P.M (1990) y el largometraje Atrapado en el tiempo (1993)

El creador (no es Dios)

Richard Allen “Dick” Lupoff, o cómo ver tu creación de tres formas diferentes en apenas tres años. Este escritor americano especializado en el misterio y la ciencia ficción publicó allá en 1973 una historia titulada 12:01 PM, incluida en el número de diciembre de ese mismo año en la revista The Magazine of Fantasy and Science Fiction.

Time goes by… so fast

27 años después, Jonathan Heap, un joven director – y casi acabado en el campo de la realización – llevó a cabo el proyecto para la pequeña pantalla en 1990. Un cortometraje de 25 minutos bien llevado en todos los aspectos. Fue incluso nominado al Oscar a mejor cortometraje del año (ganó “The Lunch Date”). No es para menos, la actuación de Kurtwood Smith (Robocop, 1987) acompañada de la fantástica adaptación del guión y un ritmo en la realización se unen para llevar al espectador a una espiral angustiosa creciente. El tirón no cesó hasta tres años después, cuando se realizó una versión homónima larga, más ligera y cómica para Fox Network protagonizada por Jonathan Silverman, del cual poco hay que decir, aparte de ser el eterno extra.

¿Y…?

Y llegamos a Harold Ramis, director de Atrapado en el tiempo (Groundhod Day) o quizás llamada “12:01 PM 3a parte”. ¿Qué año? Se estará preguntando más de un/a lector/a. Quizás fuese previa al largometraje de 1993. No. Atrapado en el tiempo es del mismo año 1993 y, a diferencia de su coetánea 12:01 PM (1993), no contaba con el consentimiento de Lupoff. De hecho, Richard y Jonathan acudieron a sus abogados durante seis meses para debatir sobre la cuestión. Finalmente les aconsejaron dejar el caso. Parece que no pudieron hacer nada contra una película que recaudó 70 millones de dólares.

Redactora, eres una paranoica.

Lectores/as, os recomiendo ver el cortometraje 12:01 PM y que juzguéis por vuestra cuenta. Lamentablemente, el componente sorpresa no existirá. ¿Quién no se ha tragado Atrapado en el tiempo alguna tarde de sábado en casa? La película protagonizada por Bill Murray gozaba de la “originalidad” de la historia de 12:01 P.M. y los componentes de largometraje ligero de la versión autorizada del mismo año. Finalmente, el malo ganó. Ahora nadie sabe de quién es la idea original. Pero para eso estamos los redactores.

Ahora me pica la curiosidad, ¿cómo ver el corto original?

Nota del autor:
8,0 ████████  (Muy buena)

COMENTARIOS DEL EQUIPO LGE

Diego Karasu
Interesante cortometraje que nos cuenta la angustiosa vivencia de un hombre que se ve atrapado en una anomalía espacio-temporal que le arrastra a repetir continuamente un breve periodo de tiempo de un día rutinario. Basado en el relato corto de Richard A. Lupoff, muestra una obra oscura donde el individuo no sólo es preso de las agujas del reloj sino de la incomprensión y del olvido, ya que pasado ese corto instante de tiempo nadie excepto él recordará lo sucedido… es más, nunca habrá sucedido para el resto del mundo. Totalmente distinta a la aclamada obra de Harold Ramis (Atrapado en el tiempo 1993) donde se usa el humor como válvula de escape a esa espiral temporal. La erradicación de la incertidumbre es factible ya que el protagonista debido al número tan elevado de iteraciones llegará a saber en todo momento que sucederá en su entorno hasta el más mínimo detalla y aprovecharlo para su beneficio propio (este mismo ardid se usaría también en el film Al filo del mañana 2014). Pero para lo que supuso una “ventaja” en los anteriores largometrajes para 12:01 P.M. se convierte en una maldición ya que para Myron Castleman (Kurtwood Smith) el margen que tiene es insuficiente (únicamente una hora) para realizar cualquier plan, convirtiendo lo que podría ser un sueño lúcido en una incansable pesadilla. Planteándose también la frontera que limita lo real, o simplemente que es la realidad cuando nadie en el universo comparte tu punto de vista. 8

Written by Nerea Madrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.