Título original: Trouble with curve
País:
EE UU

Primera proyección: EEUU, 19 Sep. 2012 (Westwood, California) (premiere)
Duración: 111 min.
Director:
 Robert Lorenz

Guión: Randy Brown
Música: Marco Beltrami
Género: Drama.  (Deporte. Béisbol)
Reparto: Clint EastwoodAmy AdamsJustin TimberlakeJohn GoodmanMatthew LillardRobert PatrickChelcie RossBob GuntonScott Eastwood

“[…] Tiene paralelismos con otro film estrenado en el mismo 2012: “Skyfall” (2012). En ambos, hay una cierta obsesión por el “cambio o tradición”, en el que nos plantean qué puede ser mejor, peor o si ambas cosas pueden coexistir […] Se nota que Eastwood ha metido mano para que la cinta funcione […]”

Póster Golpe de Efecto (2012)Tras “Gran Torino” (2008) era difícil imaginarse nuevamente a Clint Eastwood como actor. Ahora, vuelve bajo la dirección de Robert Lorenz, colaborador habitual en las producciones de Eastwood, que debuta como director.

Siempre es una grandísima alegría volver a ver (quien sabe si por última vez) al actor californiano bajo los focos. Porque las palabras Clint Eastwood y cine siempre serán sinónimo de buen cine. Es una garantía saber que lo que vamos a encontrar no nos va a decepcionar. Y así lo demuestra su filmografia, en la que ha participado en más de cincuenta y cinco películas. 

Las nuevas tecnologías permiten saber a qué jugadores vale la pena fichar, por lo que los ordenadores empiezan a sustituir a los ojeadores tradicionales de toda la vida. Este es el caso de Gus Lobel (Clint Eastwood), cazatalentos del equipo de béisbol de los Atlanta Braves, a quien le empiezan a menguar sus facultades. Ocasión que aprovecha Phillip Anderson (Matthew Llillard), ojeador que utiliza métodos estadísticos por ordenador, para influir en que va siendo hora de que Lobel piense en la jubilación. En medio: su hija Mickey, con la que apenas mantiene el contacto y de la cual nunca ha querido saber nada.
Fotograma 1El peso interpretativo de la cinta recae en Eastwood y Adams. Del primero poco se puede decir que no se sepa a estas alturas. Clint Eastwood (“En la línea de fuego”, 1993) da vida a Gus Lobel, un veterano ojeador testarudo hasta la médula, tradicional en sus hábitos y que no sabría vivir sin el beisbol. Reacio a tener una conversación con su hija, a la que no crió, intenta siempre evitar hablar del tema. Si hay algo que destaco o que personalmente me ha llamado la atención del personaje que interpreta Eastwood, es quizás la profundidad con la que uno logra adentrarse en su personaje. Sus sueños, su mirada penetrante cuando mira en el espejo (una imagen para enmarcar) o su voz cantando en inglés (doblada en su versión española), nos ofrece la información necesaria para darnos cuenta que Gus Lobel es un hombre atormentado y que sufre aunque esté oculto bajo un cascarón de hierro.

Amy Adams (“The fighter”, 2010) es Mickey, hija de Gus e importante trabajadora en un bufet de abogados en el que está a punto de ser asociada. Es trabajadora, responsable y con un innato conocimiento sobre el béisbol  Quizás la proeza de Adams es conseguir que la química entre Eastwood y ella haya surgido de una forma tan natural que nos acaba gustando. Los actores de apoyo como Justin Timberlake (“In time”, 2011), John Goodman (“The Artist”, 2011) o Robert Patrick (“En la cuerda floja”, 2005) cumplen a la perfección, aunque me esperaba más protagonismo del último.
Fotograma 2Ciertamente, “Trouble with the Curve” tiene paralelismos con otro film estrenado en el mismo 2012: “Skyfall” (2012). En ambos, hay una cierta obsesión por el “cambio o tradición”, en el que nos plantean qué puede ser mejor, peor o si ambas cosas pueden coexistir. 

Otro de los aspectos del béisbol que desconocía era la habilidad de usar todos los sentidos a la hora de ver este deporte. Prueba de ello, es el sonido. Es impresionante cómo Gus utiliza su fino oído para saber si una bola ha sido limpia, curva o recta al escuchar cómo suena con el bate. Factores que un ordenador no puede percibir y que inclinan la balanza a que no hay que guiarse únicamente por datos estadísticos. 

En definitiva, el debut de Robert Lorenz nos dice dos cosas: la primera que no hubiera sido lo mismo sin Clint Eastwood, del cual se nota que ha metido mano para que funcione. Lo segundo, es esperar a que Lorenz dirija más cintas para comprobar si realmente es un director de nivel o no.

Nota del autor:
8,0 ███████ (Buena)

Promedio de notas:
6,9 ███████ (Buena)
Filmaffinity: 6,1 | CINEol: 6,7 | IMDB: 6,7 | LGEcine: 8,0

POSTAL

Written by Sergio Cuenca

Cofundador LGEcine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.