El tren de las 3_10_banner

“[…] Mangold lo actualiza -el film original-, le rinde homenaje y, respetando su espíritu, trata de mejorarlo con algunos retoques […] Las escenas se presentan cargadas de tensión y atrapan la atención del espectador […] Crowe sobresaliente […]”


El tren de las 3_10_posterLargometraje del realizador norteamericano James Mangold. El guión, de Michael Brandt y Derek Haas, adapta con retoques el de Hallsted Welles (El tren de las 3:10, Daves, 1957), basado en el relato breve “Three-ten to Yuma” (1953), de Elmore Leonard, publicado en el “Dime Western Magazine”. 

La acción dramática tiene lugar en Arizona: rancho de Dan Evans (Bale), población de Bisbee, población de Convention, por la que pasa un tren de la Southern Pacific, y en el camino de Bisbee a Convention. La acción se desarrolla a lo largo de 4 días de otoño de un año de 1880-1889. Dan Evans es un ex combatiente de la Guerra Civil Americana (1861-65), mutilado por un disparo accidental en la pierna, casado con Alice (Mol) y padre de dos hijos: William (Leman), de unos 12 años, y Mark (Petry), de 8. Ha adquirido la propiedad de su rancho contrayendo deudas y la sequía le ha llevado a una situación económica insostenible. Por ello acepta participar por 200 USD en la custodia y traslado a Convention del forajido Ben Wade (Crowe). Wade es el líder de una peligrosa banda de ladrones y asesinos que tiene atemorizada a la región. Forajido legendario, fue abandonado por su madre en una estación de tren a los 6 años. Es un personaje enigmático y arrogante, que tras la apariencia de persona encantadora oculta una personalidad manipuladora y enferma. Dan es un luchador sin suerte, perseguido por las deudas, la mala conciencia y los reproches silenciosos de la esposa y Will, su hijo mayor. Éste, aficionado a los relatos de aventuras y de héroes de papel, impetuoso e inexperto, admira a Ben, que identifica con sus héroes, y se siente decepcionado de un padre arruinado. El lugarteniente de Ben es Charlie Prince (Foster), un sujeto malvado, cruel y sádico.

El tren de las 3_10_002El film suma acción, aventuras, crimen, drama, thriller y western. Remake del notable western El tren de las 3:10 (Daves, 1957), Mangold, lo actualiza, le rinde homenaje y, respetando su espíritu, trata de mejorarlo con algunos retoques, como la explicación del viaje a Convention y la alteración de algunos elementos fundamentales del final, que lo hacen más razonable, realista, comprensible y verosímil, aunque no lo parezca a primera vista. El film, además de las relaciones con la película original, incorpora referencias a Solo ante el peligro (1952) (dos escoltas llevan nombres de personajes del film de Zinnemann…), Los siete magníficos (1960), Colorado Jim (1953) y otras.

El guión es vigoroso e intenso. El ritmo es elevado, sostenido y se prolonga a lo largo de todo el metraje. El crescendo dramático es administrado por Mangold con eficacia. Los incidentes que jalonan la historia son variados, sorprendentes e imaginativos. Se ven apaches, personas perjudicadas por Wade, forajidos de distinto pelaje, trabajadores chinos, la construcción de la línea férrea transcontinental, ciudadanos respetables que pierden la compostura por dinero, persecuciones a caballo, asaltos de diligencias, enfrentamientos a tiros, deserciones, villanías, actos de valentía y heroísmo, etc. Queda bien reflejada la maldad de muchos, que inspira comportamientos crueles, acciones criminales, torturas y violencia.

El tren de las 3_10_portadaLas escenas se presentan cargadas de tensión y atrapan la atención del espectador. Rodaje y montaje presentan un dinamismo que hipnotiza. La interpretación de Crowe (Robin Hood, 2010) es sobresaliente: dota al personaje de una personalidad compleja, contradictoria y ambigua. Christian Bale (El caballero oscuro, 2008), en un papel menos lúcido, entrega un trabajo más que notable, sobre todo en las escenas en las que se enfrentan o se acompañan los dos oponentes. Éstos a medida que avanza la cinta pierden atributos diferenciales para ganar en proximidad, coincidencias y paralelismos.

La película habla de la familia, las relaciones padre/hijo, el amor de padre, el ejemplo paternal como fuente de aprendizaje, la dignidad personal, la desesperación como móvil y explicación de la acción humana, la ambigüedad de las personas, las coincidencias y paralelismos del héroes y villanos, la fuerza de la codicia, los deseos de trascendencia, las relaciones entre progreso técnico (extensión de las líneas férreas) y cambio social, el emparejamiento de violencia y los estados de confusión que crea, etc. Se refiere con sutileza a temas contemporáneos (tortura eléctrica, abundancia de citas bíblicas en boca de personas violentas…).

La banda sonora, de Marco Beltrami (En tierra hostil, Bigelow, 2008), ofrece una partitura de acompañamiento que crea sentimientos épicos, atmósferas de tensión y ambientes propios del Viejo Oeste. La fotografía, de Phedon Papamichael (En la cuerda floja, Mangold, 2005), en color, enmarca la acción en paisajes grandiosos e imponentes, que ponen en relación el film con la tradición clásica del género. Se sirve de ligeros picados y contrapicados, perspectivas espléndidas, un movimiento diligente de cámara, incidencias singulares (disparo a la bolsa de dinamita…) y reacciones inesperadas, no carentes de fundamento.

Nota del autor:
7,0
███████ (Buena)

 

TRÁILER

 

Written by Miquel Alenyà

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.