Hola mis niños:

Como en mis films de los años 80 y 90, he vuelto de los infiernos para haceros felices y daros una ración mensual de sangre y vísceras cinematográficas, escritas desde mis entrañas. Como ya sabéis  “pesadillas putrefactas nunca mueren”.

Mi vuelta viene acompañada de otro retorno mítico, el de El hombre invisible.

Leigh Whannell nos trae una nueva versión del clásico de H.G. Wells, un reboot que dudo mucho supere la gran obra de 1933, protagonizada por un magnífico Claude Rains.

Pero no quiero escribir sobre la enésima versión del personaje.

Os propongo un juego de imaginación, ¿ Que haríais a nivel cinematográfico si pudierais haceros invisibles?, yo lo tengo claro, lo primero que haría sería quemar toda la filmografía de Pedro Almodóvar y de Woody Allen, de este último quizás salvaría Annie Hall y Días de Radio. Espero vuestras respuestas.

 En otro orden de cosas; este año nos esperan pocas películas de terror que valgan la pena, pero por suerte hay excepciones, una de ellas es el humilde pero honesto film de Albert Pinto Malasaña 32  donde nos explican una historia muy trillada, pero no por ello mal ejecutada, con una imagen de un Madrid de los 60 y un poco “cañí”. Eso sí, con una magnífica atmósfera y unas buenas interpretaciones que logran crear un buen producto de terror clásico.

Otro punto fuerte de este año es la pareja Warren que ataca de nuevo con su tercera parte  Expediente Warren: Obligado por el demonio. No hay que ser muy listo para saber que será un éxito en taquilla.

Dejadme, para acabar, que os recomiende mis tres películas favoritas de este año en el marco fantástico y de terror:

Malignant, lo último de James Wan

Tenet, el nuevo y misterioso proyecto de Nolan

Candyman, el único remake que despierta mi interés

 

Esto ha sido todo por este mes, no olvidéis arrancaros las uñas y gritar mucho en alguna sala de cine. Y espero que a partir de hoy este sea vuestro rincón fantástico favorito.    

Written by Guillem Iniesta

Comments