Hustlers (Lorene Scafaria, 2019) – 110 min.

Estafadoras de Wall Street nos trae a la gran pantalla la adaptación del artículo de “The Hustlers at Scores”. Donde la periodista Jessica Pressler nos presenta la historia de un grupo de bailarinas de barra americana que tras la crisis económica deciden estafar a aquellos magnates que se mantuvieron en pie. “Han estafado a todo un país, ahora nosotras les estafaremos a ellos”. 

Jennifer López nos sorprende con un personaje maduro. Ramona Vega es una madre estríper que hará lo que pueda por darle a su hija la mejor vida posible. Uno de sus valores principales es su amistad hacia el resto de mujeres que trabajan con ella, hecho que demuestra hasta el final de la película. El resto de personajes secundarios cubren muy bien su lugar: Tenemos desde una mujer mayor que ya no puede ejercer de bailarina y cubre otros puestos de trabajo del bar de copas, una joven adicta a la cocaína, mujeres con todo tipo de cuerpos, clientes… 

En cuanto al guión tenemos una estructura similar a otras películas de mafiosos y estafadores. La explicación de los diferentes tipos de clientes y cómo se gastan el dinero nos recuerda a Casino (1995), el plan de cómo llevar a cabo la estafa tiene un aire a Atrápame si puedes (2002),  y la degradación y caída de los personajes nos trae un aire de Blow (2001). Pero en este caso el elenco de mujeres transforma la masculinidad propia del estándar de mafioso en unas prácticas delictivas que tienen como trasfondo la vida en familia. Si le añades que las víctimas de las estafas son hombres de negocios causantes de crisis económicas tenemos una empatía total con las protagonistas. 

Llevaba tiempo sin producirse una buena película en torno al género “mafioso” y Estafadoras de Wall Street consigue hacer algo diferente y de buena calidad.

Vista en pase de prensa el 28 de octubre en el cine Phenomena

Distribuida en España por DIAMOND FILMS

Nota del autor:
7,5 ███████ (Buena)

La película está en CARTELERA desde el 8 de noviembre de 2019.

TRÁILER:

Written by Francisco Xavier Cela

Comments