Resultado de imagen de the boys amazon series header

Desde su estreno, esta atrevida apuesta de Amazon Prime para el verano se ha convertido en uno de los mayores éxitos de la plataforma en lo que lleva de vida. Estos son algunos de los factores detrás de un gran acierto que ya tiene segunda temporada en marcha:

  1. La serie está basada en el cómic de autor homónimo (en España lo edita Norma Editorial), que sigue la senda gamberra y malhumorada de otras obras que también cuentan con adaptación, en su caso al cine, como Kick Ass o el archiconocido Deadpool. Uno de los factores  en común de las tres es la persistencia por recordar en todo momento que son productos dirigidos a un público maduro y poco sensible. Pero el más llamativo, tanto en The Boys como Deadpool o Kick Ass es lo que llamamos metanarrativa, presente en la serie de Amazon, ya que habla del propio género de superhéroes desde dentro, y lo hace con sorna, humor negro, y cierta dosis de crítica social.
  2. Esa misma crítica hace que The Boys deje de ser un producto insulso, un mero chiste, para llenarlo de contenido. Y es que nos muestra una distopía bastante verosímil. En ella, los superhéroes no son leyendas hechas a sí mismas, sino activos y productos de una multinacional llamada Vought, cuyo mayor empeño es formar una milicia con sus productos dentro del ejército de Estados Unidos. Esta misma empresa controla otros negocios y medios de comunicación, y por tanto, la opinión que el gran público tiene de sus superhéroes. Pero, como veremos, no todo el mundo ve con tan buenos ojos a los héroes de Vought. Tras este planteamiento, se pueden leer varias críticas, más o menos explícitas, a varias instituciones como los gobiernos, los medios de comunicación, la iglesia, al mundo del deporte profesional… Especial mención a las referencias que incluye la serie al movimiento Me Too, extrapolado al mundillo de los elegidos para salvar el mundo, que como cualquier otro, no está libre de machismo.
  3. La violencia explícita es, sin duda, un atractivo visual potente. La serie exporta a la pantalla las exageraciones que podemos leer en el cómic con pudor, dejándonos alguna curiosa anécdota como el hecho de que censuraron una escena a pesar de que fuera rodada: en la que El Patriota (Antony Starr), tras ser desnudado por Stillwell (Elisabeth Shue), estaba de pie en una de los águilas del edificio Chrysler. Se bajaba los pantalones y empezaba a masturbarse mientras murmuraba “Puedo hacer lo que quiera” una y otra vez hasta que terminaba con una eyaculación sobre la ciudad de Nueva York. Sin ser un elemento constante, más bien puntual, no deja de ser uno de los puntos fuertes de la serie. Si a esto le sumamos el humor negro presente en los diálogos, nos quedan 8 episodios escritos con un gusto exquisito por lo macabro. Eso sí, no encontraremos en ella ningún ápice de épica o delirios de grandeza, más bien todo lo contrario. Para eso ya tenemos a Los Vengadores.

En resumidas cuentas, tras ver The Boys nos quedamos con buen sabor de boca, una sonrisa a medias, y con muchas incógnitas que a buen seguro resolverá la segunda temporada ya confirmada, aún en proceso de grabación.

TRÁILER:

 

Written by Daniel Gómez

Comments