Cold Pursuit  (Hans Petter Moland, 2019) – 118 min. –
Venganza (Hispanoamérica)

Sale Liam Neeson y va de venganza, pero no es otra peli de la famosa saga. Bueno, aquí también tiene unas habilidades muy concretas, pero no son las mismas que en Venganza. Aunque le acaban sirviendo igual para lo que viene siendo vengarse.

Resulta que alguien, en un punto muy bajo de la cadena de distribución de cocaína de un poderoso narcotraficante de Denver, se pasa de listo, escamotea una bolsa y no consigue reponerla a tiempo. Clásico, ¿no? Pero, por error, lo acaba pagando el hijo del bueno de Coxman, ciudadano del año en el pequeño puerto de montaña de Kahoe. Habréis intuido, por lo de matarle al hijo y tal, que este tal Coxman es el personaje de Liam Neeson.

 

Todo mal en su vida. En crisis con su mujer, todo el día trabajando de quitanieves y asistencia en carretera y ahora, PATAPAM, le matan al hijo y la policía dice que es sobredosis de heroína y que no hay nada que investigar. Coxman no para de decir que su hijo no era un drogata, así como en shock y con la mirada perdida, pero como ni la madre de la criatura se lo cree, decide acabar con todo y pegarse un tiro en su apartado taller donde no molestará a nadie. ¡Sorpresa! El tolai que escamoteó la cocaína y por cuya culpa Coxman Jr. ha sido asesinado estaba refugiado en el taller y lo detiene. Le explica la movida, le asegura que su hijo no estaba en el ajo y le dice quién lo mató.

Y a continuación empieza a morir gente a diestro y siniestro, con un ritmo lento heredado de la peli Kraftidioten (2014, Noruega, aquí se tituló Uno tras otro), de la cual es un remake. La lentitud tan propia del cine nórdico, y que a priori no parece que vaya a funcionar en una película de acción, lo que consigue aquí es amplificar la comedia, que se basa siempre en lo incómodo y absurdo de los eventos, por trágicos que sean.

Un desfile de personajes pintorescos, donde hasta el más secundario tiene su poquito de trasfondo que le da vida a la trama, van cayendo como moscas seguidos por una pantalla en negro con su nombre, apodo y símbolo religioso. Y el número de estos llega a crecer tanto porque aunque empezamos con la venganza del humilde quitanieves, los agravios y vendettas se nos acumulan y multiplican exponencialmente, convirtiendo la pantalla en una ensalada de tiros, puñaladas, puñetazos y maquinaria pesada, perfectamente equilibrada, nada empalagosa y que no empacha en absoluto.

Con un planteamiento al más puro estilo de los enredos mafiosos de Guy Ritchie, y un sentido del humor crudo y absurdo en línea con lo mejor de los Cohen, esta es una película sencilla y sin grandes aspiraciones pero que no dejará insatisfechos a los amantes del género y de los cineastas mencionados.

Vista con pase de prensa el 14 de junio en los cines Verdi en Barcelona.
Distribuida en España por A CONTRACORRIENTE FILMS

Nota del autor:
7,5 ███████ (Buena)

La película está en CARTELERA desde el 26 de julio de 2019.

TRAILER:

Written by Aura C. Delgado

Comments