Bad Times at the El Royale (Drew Goddard, 2018) – 141 min. –
Malos momentos en el Hotel Royale (Hispanoamérica)

La segunda película del televisivo Drew Goddard (Daredevil serie TV (2015)) como director nos sumerge  en el violento universo que se respira en el hotel El Royale, con huéspedes de la talla de Dakota Johnson, John Hamm o Jeff Bridges.

A través de sus habitaciones, somos testigos de las historias que se cruzan en El Royale, un hotel de mala muerte cuyo principal atractivo es su emplazamiento, situado justo en la frontera entre California y Nevada, que divide el edificio en dos partes. Sin embargo, la disyuntiva a la que se enfrentan los clientes que coinciden en El Royale no será esta, sino entre la vida y la muerte, una vez sus apariencias desaparezcan ante los demás…

Parece que la cinta de Drew Goddard sigue el rastro del cine noir contemporáneo, y en concreto de las cintas de este género más recientes, ambientadas en los 60 tardíos y en los 70. Estamos hablando de películas como Dos buenos tipos (2016) de Shane Black o la aún por estrenar Érase una vez en Hollywood (2019). La estética con la que permite jugar esta ambientación funciona, y aleja al género de las sombras y los lugares comunes del noir, cambiando la oscuridad por un atractivo colorido que contrasta con las historias a las que este sirve de fondo.

Los personajes responden, sin duda, a la mitología norteamericana propia de aquella convulsa década. Encontramos así a la frustrada cantante de soul de la Motown (Cynthia Erivo), a la femme fatale hippie y despreocupada (Dakota Johnson), al líder de una secta al estilo de la familia Manson (Chris Hemsworth) o incluso a un inesperado excombatiente de Vietnam con secuelas (Lewis Pullman). A pesar de los estereotipos, son personajes bastante imprevisibles cuyas intenciones vamos descubriendo a lo largo de la película, y que nos impiden empatizar casi con ninguno de ellos.

Quizá sea sea Darlene, la cantante de soul y blues, la verdadera protagonista de este entresijo de historias, y la única que nos caiga bien en la hora y media de metraje. Este personaje sirve, además, de excusa para introducir los números musicales que permiten a Goddard hacer uso de la hibridación de géneros que le caracteriza, y aliviar así un poco la cargada trama. Especialmente memorable la escena musical en la que Darlene canta mientras el “padre” Daniel Flynn sincroniza sus golpes de martillo con la música mientras desmantela la habitación para encontrar lo que busca en el hotel.

En Malos tiempos en el Royale prevalece la sorpresa sobre el suspense. Las historias están bien hiladas, y los continuos flashbacks contextualizan bien a los misteriosos personajes, pero hay varios giros de guión inesperados. Si bien es cierto que los cambios repentinos de ritmo y los pequeños saltos temporales marean un poco, especialmente en una secuencia.

Estos cambios de ritmos serán más acusados especialmente en el final, cuando la velocidad de la trepidante trama desfallece por completo. Como pegas, tras no encontrar muchas, se echa de menos ver más tiempo en pantalla a John Hamm como agente secreto, ya que el personaje gana bastante interés según avanza su corto recorrido en la película. De la misma forma, le faltaba contextualización, y podría haber brillado más el recepcionista Miles Miller, magistralmente interpretado por Lewis Pullman. Aunque de las actuaciones, destaca sobre las demás Jeff Bridges, sobre cuyo personaje recae buena parte de la trama, y protagoniza algunos de los momentos más interesantes. La construcción del cura Daniel Flynn al que interpreta, nos hará sentir pena y odio hacia él a partes iguales.

En definitiva, podemos decir que uno de los mayores atractivos de la película es su atmósfera, que crean la banda sonora y la ambientación, bastante atractiva, que nos hará disfrutar de ella aunque sea solo como producto visual. También nos entra por los oídos, aunque más por la banda sonora que por los diálogos, que no son el punto fuerte de la película. Más allá de lo enrevesada que pueda ser la trama, son puntos débiles las constantes comparaciones inevitables con otros cines, sobre todo con el western. Y en concreto, con el cine de Tarantino, tanto en lo estético como en el resultado completo. La historia de los desconocidos que se cruzan en un lugar cerrado donde acaban enfrentándose por diferentes motivos seguramente nos sea familiar…

Lo mejor de la película: es la división en pequeños capítulos según las habitaciones que ocupan los personajes y el desarrollo de la mayoría de estos. El intento por hibridar géneros en algunas escenas es esta vez acertado; la película viaja entre la comedia negra, el género policíaco e incluso el musical

Lo peor de la película: es que algunos personajes se podrían haber aprovechado más, y otros en cambio surgen de manera bastante repentina, en contraposición con lo bien desarrollados que están algunos, aunque será cuestión del peso que tiene cada uno.

Distribuida en España por 20th CENTURY FOX SPAIN

Nota del autor:
7,5 █████████ (Muy Buena)

 

TRAILER:

Written by Daniel Gómez

Comments