The Night Comes to Us (Timo Tjahjanto, 2018) – 121 min. –

En la guerra para mantener el control del territorio, las triadas tienen una herramienta de choque temible, un comando llamado los 6 mares, que impone la ley del terror sobre los descarriados.

¿Qué ocurre cuando un miembro de este comando se apiada de un objetivo y decide luchar con uñas y dientes (y machetes y pistolas y explosivos y…) contra todo lo que intente matar a una pobre niña?

Con esta premisa tenemos la que probablemente es la película de artes marciales de este festival, genero que bien podríamos llamar “panes como hostias”, aquí no venimos a ver la belleza y elegancia de Jet li o la pelea total de Jackie chan, aquí venimos a ver gente que pelea a hacerse daño, mucho daño y con unas barras de vida largas como un día sin cine.

La historia, simple como las amapolas. La has liado, vamos a por ti. Te defiendes. Enviamos más gente. Todo lo que esta a tu alrededor se da un paseo por el otro barrio. Enviamos un boss. Pelea final. Fin. No busquéis más, no lo hay. Se introducen un par de elementos para sazonar (arrepentimiento del prota, viejo amigo que se pasa al otro bando, mercenario que decide jugar a ambas bandas) y ya tenemos el plato servido.

Las interpretaciones… – ¿en serio os interesan?-  Tenéis ante vosotros 120 minutos de “tortizamiento”, muy bien ejecutado y coreografiado, con peleas tanto masivas, como individuales. En este caso siguiendo la estela marcada por The raid (2011) hay largas coreografías de pelea encadenada. Aunque esta vez se ha preferido dar más peso a las peleas de los secundarios, sobretodo potenciando el elemento cafre y gore (si sois sensibles alejaros de este filme, salpica). Yo creo que aquí se nota más la ausencia de Gareth Evans (el director de The Raid).

Personalmente prefiero las peleas de la primera mitad de la película, cuando aun hay masillas con vida, siempre primo más las coreografías de combates masivos y cuando aun hay piezas de mobiliario que se pueden usar de forma creativa. Además son las peleas donde más brillan los secundarios, que también tienen que defender su protagonismo.

Advertencia: aunque Iko Uwais figura en el cartel, no es el protagonista, es un secundario con muy buenas escenas de combate, pero el protagonista de The Raid no atrae tanto los focos esta vez.

La banda sonora acompaña muy bien las secuencias de combate, sobretodo en las peleas iniciales, donde casi marca los tempos, en lugar de ponerte cardiaco únicamente.

Mención especial al aporte femenino a la película, es un pegote mayúsculo (no se llega a explicar muy bien su aparición, ni que hace, ni para quien trabaja, ni a que dedica el tiempo libre), pero como sus peleas son cuasi magistrales (una lastima que las villanas esta vez no dan tanto el nivel, como nuestra adorada niña del martillo, sino habrían sido mis peleas favoritas) se perdona que aparezca solo para rellenar cuota.

Niña del martillo (la sicaria en The Raid 2, 2014) que esta ve milita como mercenaria en una facción que ni dice que si, ni que no, pero que parte y reparte.

La frase de la película: “Esa niña tendría más posibilidades de supervivencia sola que contigo, la muerte te persigue”.

La escena de la película: La pelea final entre los dos protagonistas es maravillosa, pero yo prefiero las peleas de White Bob, arte y barra de vida infinita en movimiento.

Vista en el Festival Internacional de Sitges 2018

Nota del autor:
8,0 ████████ (Muy buena)      

TRÁILER … BUENO CUASITRÁILER :

Written by Oscar Hidalgo

Comments