blade runner35_portadaYo he visto cosas que vosotros habéis sentido. Replicantes buscando preguntas trascendentales pese a que su luz ya esté consumida. Un mundo decadente bajo una constante lluvia de culpa. Cazadores convertidos en víctimas y recuerdos convertidos en trampas existenciales. He oído la música de Vangelis brillar en la oscuridad de una noche eterna. Escuchar diálogos improvisados que se clavaron en nuestra memoria cinéfila. El Dios de la Biomecánica concediendo la mortalidad. Ojos refractantes buscando respuestas emocionales en un mundo tan frío y asesinatos que se los consideraba retiros. Todos estos momentos nunca se perderán en el tiempo… como las lágrimas de Roy Batty. Es hora de volver a ver Blade Runner.

(*) Parafraseando al monólogo original “Tears in rain”  escrito y protagonizado por  Rutger Hauer (como Roy Batty): «Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo… como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir».

BR35_001Hoy hace 35 años, un 25 de junio de 1982, se estrenó en 1290 salas de EE.UU “Blade Runner”. Su recaudación en el primer fin de semana fue decepcionante (como pasaría en el resto del mundo). Quizás la alargada sombra del estreno y éxito mundial de E.T. El extraterreste hace dos semanas, ver a un Harrison Ford como un “policía” cuya misión era asesinar a androides demasiado humanos -para más inri solo mata a dos mujeres y por la espalda-, la feroz acogida por parte de los críticos que más allá del aspecto visual la tildaban de lenta y demasiado compleja, su difícil “asimilación” -necesita visionarse más de una vez para empezar a desenmarañar los hilos que componen su tupida trama - o simplemente que era demasiado adelantada a su tiempo… la hicieron ser desterrada en el desierto de las obras incomprendidas.

BR35_001_2Han pasado 35 años: hoy se considera obra de culto y uno de los pilares fundamentales de la ciencia ficción cinematográfica… muchos de esos críticos se tragaron sus palabras y a pesar del silencio de Harrison Ford durante décadas cuando se le preguntaba por esta película, de la inconformidad en el resultado del montaje por parte Ridley Scott, a pesar de las numerosas versiones que existan -mi predilección es la Versión para Cines (Internacional), con voz en off, “final feliz” y secuencias del metraje sobrante del Resplandor-… A pesar de su infernal rodaje, un guion que se llevó dando tumbos casi doce años buscando quién lo sacara a la luz, a pesar de que “faltase” una pellejuda en el film, a pesar que el escritor Philip K. Dick (del cual se adaptaría su novela en este film) falleció antes del estreno de la película -solo pudiendo visionar una cinta de prueba de 40 minutos-, a pesar de su ritmo lento o su incomprensible atracción… Blade Runner para muchos se ha convertido en nuestro “gran amor” cinematográfico.

BR35_001_3Nunca nos cansaremos de verla, porque nunca nos dejará de seducir.

Written by Diego Karasu

Director adjunto de LGEcine (Redes sociales y contenidos)

Comments