Logan (James Mangold, 2017) – 135 min.-
Logan: The Wolveriene / Wolverine 3 (Internacional)

James Mangold desguaza a un hombre que apesta a alcohol, revestido en adamantium y canas.

Veja, desfigura, lesiona física y mentalmente a Logan. Vierte vinagre y sal con una cuba sin fondo sobre cada herida: porque ese es el peso de los años. Estos constituyen la única carga inabarcable para unos hombros sobre los que antes descansaba el mundo. Afila unas garras ya disfuncionales con la propia sangre que las oxida, y dispone al ego de un energúmeno asesino como enfermera a tiempo parcial de un anciano con una enfermedad degenerativa. (Patrick Stewart, Charles Xavier, Star Trek: La nueva generación, Serie TV 1987-1994).

Por primera vez Marvel reúne el valor suficiente para dejar a la humanidad de lado en una road movie adusta y profundamente consciente de su discurso. Una jubilación que parte como premisa inicial de una obra en la que el gen mutante se desgarra en el padecimiento de algo tan humano como la vejez. Es esta disertación a gritos, la que despunta el valor de la palabra “Legado”: Logan de James Mangold imprima y articula la marca de la violencia en Laura. Su única tutoría es la escasa lucidez que el alzheimer permite tener al pensamiento de Charles Xavier, y una figura paterna que allí donde reprocha deconstruye los mismos actos y defectos de la pequeña a una escala mayor.Logan_001 El largometraje palpita un homenaje a los designios del brillante mensaje que inscribía el western Shane (1953, Raíces profundas), conduciendo esto para configurar su propia intención y un marco que destila lo puramente humano de cada célula mutágena.

Logan_004Nunca antes Lobezno había exhibido una fragilidad tan severa, obligándolo a arrodillarse y jadear en cada pelea. Es una figura exhausta en un charco de sangre que aboga en cada zarpazo por poder caerse muerto en el sitio. Un patetismo sin precedentes que no humilla, ni denosta, sino que ensalza el declive de un personaje icónico que rehúsa de este mundo. Del mismo modo Mangold no tiene ningún reparo en ser crudo y recubrir de vísceras a su protagonista cada vez que ensarta o decapita a alguien: tiene muy clara cuál es la identidad de Logan. El modo en que esto se muestra de manera explícita no es ninguna exaltación de la violencia, sino el reflejo del mundo que lo rodea y cómo parece querer exprimir a cada paso la brutalidad de su naturaleza.

Logan_003Es ese tinte western circunscrito en calidad de road movie lo que revive la parte más árida y gráfica de la que toma sus influencias en una primera instancia de la película. Transfiguración fotográfica que retoma de forma realística la sequedad postapocalíptica que marcaba la estética de Wolverine: Old Man Logan  (2008, Junio Marvel Comics)pero desde su propio punto de vista. Mangold repite algunos defectos que parecen ser de fábrica en la gran mayoría de cintas de Marvel: sus villanos. Esta vez la productora esboza la figura de un cazarrecompensas bastante difuso en eficacia e insistencia sobre sus propósitos. (Boyd Holbrook, Narcos) Esa villanía se bifurca en un experimento potencialmente confuso y la mente de un científico brillante, aunque no precisamente en sus apariciones. Sin embargo, realiza un énfasis pragmático del deterioro de la forma física de Lobezno a través de la clase de enemigos a los que se enfrenta y lo derrumban: narcos y paramilitares.

Pese a esto, la tríada de personajes que encabeza piramidalmente el fin de esta trilogía, es capaz de hacernos olvidar esto y otras fallas argumentales que carecen de seguimiento o la suficiente profundización fílmica que omita la lectura previa del cómic. Logan es sin lugar a dudas el mejor discurso de Marvel hasta la fecha, y una de sus mejores obras. Su relevancia se eleva hasta el punto de revelar una madurez que lleva gestándose en la compañía desde hace tiempo, y que podría anticipar la llegada de un nuevo modo de abordar la filosofía del héroe. Arraigando en una etapa que podría abrirse como el equivalente a la edad oscura del cómic de la productora en la cinematografía y que introdujo Watchmen (1986) en el género. Logan de James Mangold es la huella que deja el paso de Lobezno hacia esa nueva concepción. Una única en estilo, e imborrable.

Distribuida en España por 20th CENTURY FOX ESPAÑA

Nota del autor:
8,0 ███████ (Muy buena)

Película en CARTELERA a partir del  3 de marzo de 2017.

Logan_002COMENTARIOS DEL EQUIPO LGE

Diego Karasu

La película Logan -al igual que el mismo protagonista- se ha convertido en una desterrada en los estrenos, la peli más “anti-Marvel” hecha hasta el momento: cargada de gore, humor recalcitrante, decadencia senil, violencia sin censura, políticamente incorrecta, llena de lenguaje soez y hasta un par de tetas. Olvidaros de ver aparecer a Stan Lee ni post-créditos, esto no es la saga de los X-men. Y la génesis de este “bastardo” se entiende cuando vemos que  la productora que lo ampara es la 20th Century Fox y no la dulcificante Disney, hemos de agradecer este giro de productora, porque sino no hubiéramos descubierto esta maravilla  El realizador James Mangold se desprende de la aureola de semidioses que tenían los mutantes y los entierra en cruda humanidad. En un futuro no muy lejano donde los mutantes son un olvidado cuento de hadas y la Libertad está presa bajo las garras de las megacorporaciones, la sombra de un héroe se consume en el alcohol, en las cicatrices que nunca se curarán y en un eterna fuga de su pasado. Renegando no todo lo que fue sino lo que será, su único contacto con la realidad y su conciencia es el cuidado de su mentor y medio padre el moribundo Charles Xavier (un Patrick Stewart que junto a Jackman se convierte en lo mejor de la cinta), ambos se verán envueltos en una huida  hacia un “Eden” que no es más que un metáfora de un sueño que para ellos fue inalcanzable, concibiendo algo que nunca había hecho una película de la Marvel: una road movie sobre el superhéroe crepuscular. El tándem Logan-Xavier mután en unas figuras quijotescas apartadas de un mundo que repudian, en su última aventura, donde una niña se convierte en el sentido que han buscado en sus apagadas vidas. La simbología en la cinta pese a sutil no es gratuita y llena de lecturas: la lucha contra el yo, la mutación convertida en “cáncer”, cicatrices que no se curan, un mundo carente no solo de mutantes sino de principios, etc… haciendo que su revisión no sea obligatoria sino gratificante. La cinta bebe de las fuentes del western (Sin perdón 1992, Valor de ley 2010, El jinete pálido 1985) y del futuro postapocalíptico (Mad Max, 1979) realizando auténticos homenajes sin caer en el mero plagio, creando un film con identidad propia. Mangold ha hecho con Wolverine de Marvel, lo mismo que hizo Johnny Cash con el Hurt de Nine Inch Nails… llevarlo de cotas que jamás volverán a superar.  Es curioso que este tema cantado por Johnny Cash se usara en su tráiler y no en su banda sonora que iba como anillo al dedo. Como puntos palos: los villanos no tienen apenas carisma y el doblaje de Laura (o actitud cuando habla) chirría, siendo curioso que sea la misma actriz Dafne Keen Fernández que la interpreta le dé la voz para la versión en español. Sinceramente si las anteriores películas de Lobezno/Wolverine (Orígenes 2009 y Inmoral 2013) no hicieron justicia a todo lo que podría dar de ser este antihéroe de la Marvel, con Logan se lo han cobrado con creces, una digna despedida de un héroe que nunca será olvidado. EPÍLOGO: si alguno pregunta ¿existe Lobezno post Hugh Jackman?… es como preguntar si hay Indiana Jones post Harrison Ford o Terminator post Schwarzenegger o Harry el sucio post Eastwood. ¿Está claro? 8,5.

TRÁILER :

Written by Javier Sánchez Páños

Comments