civil war_003

Todavía está candente en internet el último tema de esta intensa actividad promocional “peliculera” que no para. Sin mucho descanso entre la última de La guerra de las galaxias y la anual peregrinación por las nominadas de la Academia, ahora le toca a la última del proyecto Vengadores —el mayor ejercicio de hacer películas en masa desde que no existen los grandes estudios del Hollywood clásico—, esta vez con la última entrega de Capitán América, Civil War. En el último tráiler (aunque puede que hayan sacado un par de tráiler más en lo que termino de escribir esto) aparece desvelada la “gran sorpresa”: va a salir Spiderman. Pero, ¿¡por qué nos lo destripan?!

No sé si ha habido un cambio de paradigma generalizado en el que la promoción ya no es incitar y seducir, dejar una ventana entre abierta para que vayas al cine y te asomes, sino decir “estas son las cosas más brutales de la película. Ven al cine a verlas otra vez”. No sé, digo, si esto es generalizado o solo lo hace el universo superheróico y este genera tantísimo ruido mediático que hace que no se oiga nada más. Parece que, al menos, en el campo del blockbuster, es una práctica extendida.

civil war_002A mí esta promoción de desvelarlo todo y este ansia por publicitar hasta qué color de ropa interior llevará cada personaje que aparezca, me molesta. Os soy sincero. Me gusta que las sorpresas y los giros de guión estén inmersos en un ritmo: que vengan de algo y sirvan para desembocar en otra parte, y creo que mediante el “tráiler-spoiler” se anula del todo esa posibilidad. Entiendo que este tipo de promoción guste, cale y sea tremendamente efectiva y viral, pero me gustaría ir —y que tú que me lees vengas conmigo— un poco más allá y preguntarnos: ¿por qué esta es la estrategia triunfante? ¿Por qué no se estrena una película de superhéroes que se guarde sus cartas?

Yo lo tengo bastante claro: porque no hay más. Simple. Desde que empezó la locura de estrenar tres, cuatro, cinco películas al año, relativamente relacionadas argumentalmente, con presupuestos desorbitados, se ha iniciado una guerra, que se verá incrementada este año con la entrada plena de DC: solo importa la cantidad. ¿Y qué mejor para fabricar algo en masa que hacerlo con un molde? Pues así salen todas las películas de este ambicioso proyecto: iguales. Mismas historias, mismos roles, mismos conflictos, mismas resoluciones, mismos giros (podría escribir una lista de las 50 muertes Marvel que al final no lo fueron). Todo está desesperantemente automatizado pero claro, el público puede pagar por ver lo mismo una vez, otra vez, otra vez, otra vez, otra vez, pero no seis veces (o sí, yo que sé) y hay que aderezar las cosas: cambiando un perfil de superclase mundial por un perfil algo más campechano y dándole a otro un poco de falsa picaresca gamberra conseguimos que la gente salga del cine diciendo que Ant-Man y Deadpool son geniales por su originalidad.

civil war_001Y aquí entran los giros, la sorpresa, los cameos: eso es el gran aliciente de estas películas. Cada película funciona solo para crear expectativas sobre la siguiente e introducir algún personaje que atraiga otro pequeño montón de fans y una serie nueva de muñequitos. Y ya está. Muy pocas valen realmente como pieza independiente y casi ninguna es realmente original ni arriesgada: se estancan en utilizar una maquinaria colosal y potentísima de producción para crear piezas de entretenimiento funcionales pero bastante básicas, sin más ambición.

Nos estamos tragando horas y horas de metraje que anda en círculos sobre una baldosa —excepto en los veinte segundos ocultos tras los créditos, que es lo que realmente hace avanzar esta macro-saga y casi hacernos sacar la entrada de la siguiente—, y no creáis que soy de esos que no es capaz de disfrutar con el blockbuster o con el cine más “comercial” (no me gusta el término, pero para entendernos). Cada vez que me encuentro con una película de superhéroes que es, de verdad, un poco innovadora y valiente en sus propuestas, disfruto como alguien que encuentra una garrafa de agua en el desierto —en la primera mitad de “El soldado de invierno” llegué a estar impresionado de lo que estaba viendo, hasta que todo se torció hacia “lo de siempre”— pero me cuesta trabajo disfrutar con un cine que me toma por tonto cinco o seis veces al año. Ojalá no me costara.

civil war_004Distribuida en España por WALT DISNEY ESPAÑA

Película en CARTELERA a partir del  26 de abril de 2016.

 

TRÁILER:

Written by Javier Osuna

Comments