top-10-ryan-gosling

Este viernes llega a las carteleras españolas uno de los platos fuertes de la próxima edición de los Óscar LA GRAN APUESTA, la nueva cinta de Adam McKay (Los amos de la noticia, 2013). La película está nominada a 5 de los premios de la Academia y está protagonizada por un plantel de estrellas que quita el hipo. Ryan Gosling es uno de los implicados, y es a él a quien rendiremos pleitesía enumerando algunas de sus mejores películas. Con una filmografía cuidada hasta el más mínimo detalle, he aquí un ranking con las que consideramos son sus mejores aportaciones al mundo cinematográfico:

10. TODAS LAS COSAS BUENAS (Andrew Jarecki, 2010)

Basada en una historia real sucedida en Nueva York en los 80. En los 70, David, el hijo de un gran propietario de bienes inmuebles, se casa con una hermosa estudiante de clase trabajadora, Katie McCarthy. Tras la boda, se van a vivir al campo, pero bajo la influencia del magnate regresan a la ciudad. Ella vuelve a la facultad de medicina al tiempo que trata de entender los cambios de estado de ánimo de su marido y su falta de voluntad para tener hijos.

todas-las-cosas-buenas

El director del escalofriante documental Capturing the Friedmans se enfrentaba a su primer largometraje de ficción y para ello contaba con Ryan Gosling y Kirsten Dunst en los papeles principales. Todas las cosas buenas tuvo una distribución escasísima en Norteamérica, y aquí nos llegó directa al mercado doméstico tres años después. Nos encontramos ante una cinta oscurísima, basada en uno de los casos sin resolver más populares de Estados Unidos. Si os interesa ver a Ryan Gosling en un papel totalmente opuesto a todo lo que había hecho antes (y después), esta es vuestra película.

9. LARS Y UNA CHICA DE VERDAD (Craig Gillespie, 2007)

Lars es extremadamente tímido e introvertido, por lo que tiene excesivas dificultades para relacionarse con sus vecinos, amigos y familiares. Cuando anuncia que ha conocido a Bianca, el amor de su vida, y está dispuesto a presentársela a su hermano y su cuñada, nadie podía esperar que se tratara de una muñeca que había adquirido en Internet.

lars-y-una-chica-de-verdad

Craig Gillespie engordaba a Ryan Gosling para interpretar a un joven inadaptado que se enamora de una muñeca hinchable. Esta era la bizarra premisa de una pequeña película independiente que consiguió hacerse un hueco en las nominaciones a los Oscar gracias a su Guión Original. No perdáis ocasión de ver cómo los habitantes de un pueblo se hacen amigos de una muñeca y la llevan a la peluquería como si fuese una más. Porque la sombra de Twin Peaks es alargada.

8. CRAZY STUPID LOVE (Glenn Ficarra, John Requa, 2011)

Cal Weaver, cuarentón y puritano, tiene una vida perfecta: un buen trabajo, una bonita casa, unos hijos estupendos y está casado con su novia de la adolescencia. Sin embargo, cuando se entera de que su esposa lo ha traicionado y quiere el divorcio, su vida se desmorona. 

crazy-stupid-love

La primera incursión de Ryan Gosling en la comedia romántica se saldó con estupendos resultados: gustó a la crítica, hizo dinero y reunió a un puñado de grandes actores que se lo pasaron en grande rodando, y se nota. Crazy, stupid, love es una película intrascendente en el fondo, pero hay tanta química entre todos los protagonistas que pronto nos olvidamos. Como también debemos olvidar unos 20 minutos finales basados en ver a unicornios vomitar arcoíris.

7. CRUCE DE CAMINOS (Derek Cianfrance, 2012)

Luke, un motorista que trabaja como especialista en un espectáculo viajando de una ciudad a otra, se reencuentra con una antigua y breve novia, Romina, y descubre que recientemente ella ha tenido un hijo de él, Jason. Decide entonces dejar la carretera, establecerse y trabajar de mecánico, intentar recuperar el cariño de Romina y poder cuidar de su hijo. Pero ante la falta de dinero Luke sólo ve una salida: su jefe Robin  le propone robar bancos aprovechando lo hábil que es con su motocicleta.

cruce-de-caminos

Derek Ciafrance volvía al largometraje con esta película río tras su aclamadísima Blue valentine y para ello contaba de nuevo con la presencia de Ryan Gosling. La cinta utiliza como base al personaje canadiense para construir una narración que se desarrollará durante los siguientes 20 años. Con una estructura claramente diferenciada en tres actos, Ciafrance supo contar tres historias diferentes pero absolutamente dependientes de la anterior. Cruce de caminos es deprimente, sí, pero fue la confirmación de que este director ha venido para quedarse.

6. SOLO DIOS PERDONA (Nicolas Winding Refn, 2013)

Julian, un fugitivo de la justicia estadounidense, dirige un club de boxeo en Bangkok que actúa como tapadera para su negocio de la droga. Su madre, cabecilla de una gran organización criminal, llega a Bangkok procedente de los EE.UU para repatriar el cuerpo de su hijo favorito, Billy. El hermano de Julian acaba de ser asesinado después de haber masacrado brutalmente a una joven prostituta. La madre, loca de rabia y sed de venganza, exige a Julian la cabeza de los asesinos de su hermano. Pero primero, Julian tendrá que enfrentarse a Chang, un misterioso policía retirado conocido como el Angel de la Venganza que está decidido a acabar con el corrupto inframundo de los prostíbulos y clubs de lucha.

solo-dios-perdona

Nicolas Winding Refn se enfrentaba al duro reto de no decepcionar en su regreso a las pantallas tras la muy publicitada Drive. Pero le dio igual. Solo dios perdona era todo lo contrario a su anterior película y una vuelta a su obra original. Ryan Gosling pulula por unos asfixiantes y rojos ambientes en Bangkok pero a quien realmente queremos en pantalla es a la protagonista moral: Kristin Scott Thomas se enfrenta a un papel diametralmente opuesto a todo lo que venía haciendo hasta el momento, y todas y cada una de sus escenas valen el precio de la entrada. Denostada por la crítica que poco o nada conocía de la filmografía del director danés, Solo dios perdona se disfruta más con los sentidos que con la cabeza.

5. EL DIARIO DE NOA (Nick Cassavetes, 2004)

En una residencia de ancianos, un hombre lee a una mujer una historia de amor escrita en su viejo cuaderno de notas. Es la historia de Noah Calhoun y Allie Nelson, dos jóvenes adolescentes de Carolina del Norte que, a pesar de vivir en dos ambientes sociales muy diferentes, se enamoraron profundamente y pasaron juntos un verano inolvidable, antes de ser separados, primero por sus padres, y más tarde por la guerra.

el-diario-de-noa

El sleeper de aquella temporada estaba basado en una novela del siempre temible Nicholas Sparks y protagonizado por, en aquel momento, dos actores desconocidos para el gran público. Una historia plagada de tópicos pero muy bien contada, una química feroz entre Ryan Gosling y Rachel McAdams y un plantel de secundarios apabullante (Gena Rowlands, Joan Allen, James Garner) han convertido a El diario de Noa en una de las películas románticas de referencia y en una de las cintas más populares de este nuevo milenio.

4. HALF NELSON (Ryan Fleck, 2006)

Dan es un joven profesor de instituto de una zona pobre de Brooklyn. Aunque Dan es brillante, dinámico y controla perfectamente la clase, en su tiempo fuera del trabajo resulta un hombre frustrado y autodestructivo. La decepción y desilusión le han conducido a una grave adicción a las drogas. Mantiene una doble vida, separando sus resacas de sus deberes, hasta que una de sus alumnas problemáticas, Drey, le sorprende en plena actividad adictiva tras acabar las clases. Debido a esta situación, Dan y Drey inician una inesperada amistad.

half-nelson

Ryan Fleck debutaba ante las cámaras con un muy prometedor debut coprotagonizado por Shareeka Epps (que ya había estado en el primer cortometraje del director) y ambientado en el ámbito escolar. Afortunadamente, estamos más cerca de El profesor (Tony Kaye, 2011) que de Mentes peligrosas (John N. Smith, 1995). Ryan Gosling conseguía su primera, y hasta el momento única nominación al Oscar, por dejarse la piel interpretando a un hombre que de verdad está preocupado por la educación de sus alumnos pero que en su vida personal está más perdido de lo que estarán ellos al salir del instituto.

3. LOS IDUS DE MARZO (George Clooney, 2011)

Un joven empieza a trabajar como jefe de prensa de un prometedor candidato que se presenta a las elecciones primarias del Partido Demócrata. Durante la campaña tendrá la oportunidad de comprobar hasta qué extremos se puede llegar con tal de alcanzar el éxito político. 

los-idus-de-marzo

La cuarta película como director de George Clooney era un estudio sobre las relaciones de poder y corrupción dentro de un mismo partido, algo así como debe ser la actualidad del PSOE con Pedro Sánchez y Susana Díaz, pero con más glamour. Clooney se rodeó de un casting insuperable, liderado por un estupendo Ryan Gosling con un personaje que pasa de ser un joven idealista a otro hambriento de poder. Los idus de marzo es para los desencantados con la política. Para que nos desencantemos todavía más. Porque el poder corrompe.

2. BLUE VALENTINE (Derek Ciafrance, 2010)

Dean y Cindy llevan seis años de apasionada historia de amor. Han tenido una hija juntos y han decidido casarse. Pero su amor empieza a desmoronarse. Cindy ha perdido interés por la relación y en un intento por juntar las piezas y reconstruir lo que habían construido juntos, Dean propone ir a pasar la noche a un hotel temático, donde eligen la “habitación del futuro”. Desde este futuro, conoceremos la historia de esta pareja, desde sus comienzos hasta el momento en que su amor se va deteriorando irremediablemente.

blue-valentine

El debut en la dirección de Derek Ciafrance sorprendió a propios y extraños con su realismo descarnado al tratar una historia de amor que acaba convirtiéndose simplemente en una historia. Mediante una serie de flashbacks se nos va mostrando el proceso de enamoramiento de una pareja que, en la actualidad, lo único que tienen en común es una hija. Da miedo porque es verdad: no existen garantías en el amor y, tan pronto como viene se va. El infierno de compartir tu vida con una persona que ya no siente nada por ti. Ryan Gosling y, sobre todo, Michelle Williams merecieron un trozo de paraíso por semejantes interpretaciones, y el plano final es digno de un museo con cuadros en movimiento.

1. DRIVE (Nicolas Winding Refn, 2010)

Durante el día, Driver trabaja en un taller y es conductor especialista de cine, pero, algunas noches de forma esporádica, trabaja como chófer para delincuentes. Shannon, su jefe, que conoce bien su talento al volante, le busca directores de cine y televisión o criminales que necesiten al mejor conductor para sus fugas, llevándose la correspondiente comisión. Pero el mundo de Driver cambia el día en que conoce a Irene, una guapa vecina que tiene un hijo pequeño y a su marido en la cárcel. 

drive

El siempre estilizadísimo Nicolas Winding Refn (Pusher, Valhalla Rising) daba el salto a Hollywood con un proyecto por encargo pero que, como todo autor que se precie, supo hacer suyo. Drive es una de las películas de gran estudio con más personalidad que hemos visto esta nueva década. Un calmadísimo Ryan Gosling lo molaba todo, se convertía en icono hipster y ayudaba a formar colas en internet para comprarse una chaqueta que si no hubiese sido por él, absolutamente nadie miraría. Atención a una BSO de primera (con Nightcall como tema capital), un Albert Brooks desconocido para el gran público, un beso en el ascensor o un simple parpadeo de ojos. Estamos ante una cinta irrepetible.

Written by Jose Cruz

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>