langosta-pelicula-banner
The Lobster (Yorgos Lanthimos, 2015)  – 118 min –

Una mujer asesina a tiros a un burro. Así, absurda y pasional, comienza Langosta, la quinta película del cineasta griego Yorgos Lanthimos, cuyo punto de partida nos pone en la tesitura de que lo que vamos a ver. Y es que el director griego nos confirma con esta cinta que ha encontrado un estilo propio, que es lo que lo convierte en uno de los más interesantes de la actualidad.

El inicio no es aleatorio, sintetizando de manera independiente el universo de los personajes: un ¿futuro? distópico donde para poder vivir en libertad estás obligado a tener una relación amorosa. En caso de que te encuentres soltero o te deje tu pareja, estás obligado a encontrar una en un plazo de 45 días de reclusión en un hotel. Si no lo consigues, el hotel consta de una sección donde ellos mismos te convierten en el animal. Eso sí, el que tú prefieras. A David (Colin Farrell) su esposa acaba de abandonarlo. Junto a él trae un perro, que en realidad es su hermano, el cual no pasó la “prueba” años atrás.

La langosta_001Lanthimos repite fórmulas que le dieron tantos buenos resultados y reconocimientos en Canino (2009): un humor negro muy particular, y unos personajes a los que deshumaniza, idiotiza y cosifica. Todos ellos marcados por la dificultad de comunicarse los unos con los otros, dentro de un entorno hermético y enclaustrado, potenciado por una fotografía de encuadres estáticos y descompensados; elementos que ya aparecían en sus anteriores películas y con los que se siente cómodo trabajando para mostrar su particular visión de la sociedad. En este caso, el director griego utiliza una metáfora para hablar sobre las relaciones de pareja y la obligación social de encontrar un amor estable y romántico para sentirse completo. Un amor materializado, que no es fortuito sino que viene determinado y del cual dependes para ser feliz. Y en Langosta ni siquiera para ser feliz, sólo para ser, para sobrevivir. Esta primera mitad de película transcurre con buen equilibrio entre el thriller y la comedia. Los gags, a mí al menos, me divirtieron mucho, pero hay que tener en cuenta que no se trata de una película que busque la carcajada. Todo fluye en base a pequeñas metáforas y juegos de sentimientos enfrentados, no sabiendo si te hace gracia, te da asco o te cabrea. El conflicto se crea a través de escenas desconcertantes y personajes esquivos y cínicos que van priorizando los objetivos de los habitantes de esa especie de prisión. Hasta aquí la película podría ser un tanto maniquea mostrando solo la posición que toman los autores para criticar el amor romántico.

Pero en la segunda mitad el registro cambia y nos trasladamos al bosque. Aquí se ejerce otro tipo de represión: la que se hace sobre el amor puro y ciego, un Romeo y Julieta posmoderno donde el estar en un exterior no significa ser libre. La cinta pierde en intriga pero se sostiene gracias a la historia de amor prohibido y a un reparto que se mantiene en su sitio, el sitio que les corresponde dentro de esa contención emocional que requiere la película (más que los personajes). Dentro de un elenco con bastantes caras conocidas destacaría a Rachel Weisz, que aporta bastantes buenos matices.  

Este segundo acto se nos cuenta que el problema no es el amor, sino la libertad para ejercerlo. Tener libertad sexual y sentimental, no condicionar nuestros sentimientos a una posición ante la vida, y dejar que fluyan. Al final todos hacemos eso alguna vez, no sabemos qué buscamos y nos perdemos. Por eso funciona la película, porque todos nos hemos llevado por esos condicionantes en busca de algo que ni siquiera sabemos identificar. Lanthimos no dogmatiza, creo, en torno a que tengamos que llegar a la superación de esto y simplemente lo muestra, porque puede ser que esta forma de actuar forme parte de nosotros como animales y no sea una convención que repetimos.

langosta-pelicula

Y al final, la catarsis, que conmueve y perturba a partes iguales como un ejemplo más de todas las emociones encontradas que se contienen a lo largo de la película, cerrando dos horas de cine interesante (que no es poco), que cala una vez que sales de la sala de cine y, si se puede decir sin caer en un lugar común, de autor. Lanthimos puede llegar más o menos, divertir más o menos, pero está claro que ha consolidado su estilo, denso y rico en forma y contenido e intuyo que lo mejor está por llegar.

Distribuida en España por AVALON
Nota del autor:

9,0 █████████ (Muy buena)

Película en CARTELERA desde el  4 de diciembre de 2015.

TRÁILER:

Written by Alex Pindado

Comments