Sala-de-cineLos 90 fueron una gran década para el cine y estuvieron plagados de títulos tan populares como Pretty woman (Garry Marshall, 1990) Pulp Fiction (Quentin Tarantino, 1994), Forrest Gump (Robert Zemeckis, 1994), Scream (Wes Craven, 1996) o American Beauty (Sam Mendes, 1999). Sin embargo, y como siempre pasa, hay películas que pasan desapercibidas para el gran público y otras que, a pesar de lograr cierta popularidad, no son valoradas como merecen. Aquí realizamos un modesto top de películas que merecen más la pena de lo que puede parecer a simple vista.

 

1- Showgirls (Paul Verhoeven, 1995)

Nomi Malone (Elizabeth Berkley) es una joven ambiciosa que quiere triunfar en Las Vegas. Su belleza hace que le ofrezcan un trabajo de streaper, con el que podrá empezar a ganarse la vida. Bailando en el club entra en contacto con Zack Carey (Kyle MacLachlan), un magnate del espectáculo que se propone lanzarla al estrellato

showgirls

Defenestrada en su estreno a diestro y siniestro, Showgirls ha conseguido sobrevivir en la memoria cinéfila no sólo debido a los bailes epilépticos de Elizabeth Berkley, el tono kitsch llevado al extremo o el aura de astronómico fracaso taquillero (que jamás fue). Showgirls ha perdurado y sus hordas de fans son cada vez mayores porque se trata de un circo desacomplejado y divertidísimo que es imposible tomar en serio. Los cutrebailes, los polvos piscineros y Gina Gershon son razones más que suficientes para venerar la cinta como la grandísima obra de culto que es.

 

2- Muérete bonita (Michael Patrick Jan, 1999)

En un pequeño pueblo de Norte América se ha convocado una nueva edición del concurso anual de belleza ‘Joven Princesa Americana’. Dos son las concursantes con mayores posibilidades: la malcriada y rica heredera de un gran imperio de muebles y la modesta maquilladora de la funeraria local…

muerete bonita

Un reparto inigualable (Kirsten Dunst, Kirstie Alley, Allison Janney, Denise Richards, Brittany Murphy o Amy Adams) para una parodia divertidísima sobre los concursos de belleza y toda la estupidez que los rodea. Llena de momentazos (Richards llevando bombones y peinando a la ex miss bulímica y medio calva, Barkin volando por los aires con las zapatillas de ballet en las bragas) y con un guión prodigioso, Muérete bonita es una película para reírse a carcajadas que sorprendentemente, todavía sigue sin ser considerada de culto. Pero todo llegará.

 

3- La muerte os sienta tan bien (Robert Zemeckis, 1992)

La actriz Madeline Ashton ha cometido alta traición con su amiga Helen. Le ha robado a su prometido, el cirujano plástico Ernest Menville, y no ha perdido el tiempo: se han casado. Siete años más tarde, sus vidas han cambiado bastante. Madeline está obsesionada con su físico; Ernest es alcohólico y se gana la vida maquillando difuntos; y la pobre Helen está sumida en una depresión y es obesa.

la muerte os sienta

Cuesta creer que Meryl Streep haya declarado en alguna entrevista que La muerte os sienta tan bien es una de las películas que menos le gustan de su filmografía (JA, Meryl ), puesto que estamos ante una de las mejores y más icónicas comedias fantásticas de los 90. El antológico duelo de gatas entre las avariciosas arpías Goldie Hawn y Streep dejó en un muy segundo plano a un Bruce Willis pagafantas que cambió radicalmente de registro.

 

4- Lazos ardientes (Hermanos Wachowski, 1996)

Violet es la novia de Cesar, un blanqueador de dinero de la mafia. Un día conoce a Corky, una ladrona profesional que acaba de salir de la cárcel y que vive en el apartamento de al lado. Unidas por una extraña y mutua atracción, Violet le propone robar los dos millones de dólares que Cesar tiene en la caja fuerte.

lazos ardientes

La ópera prima de los hermanos Watchowski poco o nada tuvo que ver con el resto de su filmografía llena de Neos, cromas imposibles, historias entrelazadas y Milas Kunis fregando váteres. Lazos ardientes juntó a unas pletóricas Jennifer Tilly y Gina Gershon (recién salida de la atemporal Showgirls) en una suerte de cine negro nada mojigato y pasadísimo de rosca. El primer coqueteo entre ambas protagonistas en un ascensor o Gershon entrando en un bar de ambiente son ya escenas míticas de una película que mereció mucha más repercusión.

 

5- Freeway (Matthew Bright, 1999)

Vanessa es una adolescente que huye del sórdido hogar familiar, dirigiéndose a casa de su abuela donde espera encontrar la liberación. Durante el camino entabla amista con un psicólogo infantil, que se gana su confianza y que intenta abusar de ella.

freeway

Una Reese Witherspoon todavía desconocida (sino jamás hubiese aceptado semejante personaje, ni semejante vestuario) interpreta a una adolescente analfabeta y problemática en esta bizarra versión del cuento de Caperucita Roja, donde Kiefer Shuterland ejerce de lobo violador y que cuenta también en el reparto con Brooke Shields o la omnipresente en toda película de los 90 que se precie Brittany Murphy. Atención a Amanda Plummer esposada. La película contó con una secuela protagonizada por Natasha Lyonne (Orange is the new black)

 

6- El retorno de las brujas (Kenny Ortega, 1993)

Hace trescientos años, tres brujas fueron sentenciadas a muerte en Salem (Massachusetts), pero un niño las convirtió en gatos negros. En pleno Halloween, las brujas han vuelto accidentalmente gracias a Max, que estaba explorando las ruinas de su vieja casa. Su objetivo es hacer realidad su plan de conseguir la vida inmortal, pero si no recitan el conjuro antes del amanecer morirán de extrema vejez.

el retorno de las brujas

Dependiendo de qué generación, la considerarás como una película de culto o no. Si eres de los 90, casi seguro. Lo que al menos debería ser indiscutible es que se trata de la mejor película juvenil basada en las brujas de Salem. De cuando parecía que Thora Birch podía llegar a comerse el mundo, antes de estamparse contra el cartel de Hollywood. Pero la estrella indiscutible de El retorno de las brujas fue Bette Midler con ese peinado y maquillajes imposibles. Atención a Sarah Jessica Parker y su canción.

 

7Viviendo sin límites (Doug Liman, 1999)

Ronna necesita dinero, Simon quiere pasar el fin de semana en Las Vegas. Por su parte, Adam y Zack, aunque no quieren meterse en líos están a punto de embarcarse en una aventura que no acabará hasta que amanezca

viviendo sin limites

Incomprensiblemente olvidada, Viviendo sin límites recuerda al cine de Tarantino: historias cruzadas, larguísimos diálogos sobre temas absurdos, drogas y crímenes. Y además de estar estupendamente narrada, tiene un reparto a la altura (Sarah Polley a la cabeza). Y viniendo de un señor que ha rodado Al filo del mañana o El caso Bourne, las garantías son obvias.

 

8Todo por un sueño (Gus van Sant, 1995)

Suzanne Stone está casada con Larry, un chico provinciano que sólo aspira a hacerse cargo del restaurante de su padre. El la adora y deseará que sentara la cabeza. Pero ella ambiciona algo muy distinto en la vida: convertirse en una estrella de televisión. Para conseguirlo está dispuesta a todo y ello implica pasar por encima su molesto marido y organizar un gran escándalo que le garantice su ansiosa salida en pantalla.

todo por un sueño

Pocas cosas buenas hay en la filmografía de Gus van Sant, pero basar toda una película en un personaje tan ambicioso y sin escrúpulos como Suzanne Maretto fue un grandísimo acierto. Y más si cuentas con Nicole Kidman para dar vida a semejante ser. Todo por un sueño es una sátira sobre esa inmortalidad que es la fama. Para qué hacer algo si no hay nadie viéndolo o Las personas que salen en televisión son mejores que la gente de verdad son dos perlas de ese guión que resumen perfectamente la psique de Maretto, una mujer dispuesta a absolutamente todo por conseguir sus objetivos. Atención a ese gitano llamado Joaquin Phoenix.

 

9- Juegos salvajes (John McNaughton, 1998)

Sam Lombardo, un atractivo consejero de un instituto, es acusado de violación por una seductora alumna, hija de una importante mujer de la alta sociedad de Florida. Cuando el sargento de policía Ray Duquette empieza a investigar el caso, descubre que otra alumna también declara haber sido violada por el mismo hombre.

juegos salvajes

Quién le iba a decir a Denise Richards que dos de sus películas estarían incluidas en un top de cine que no fuese una burla, y aunque Juegos salvajes es ridícula desde cualquier punto de vista (cada 10 minutos hay un nuevo giro que desmonta todo lo anterior), este neo-noir erótico se pasa volando. Un guilty pleasure en toda regla, que no solo incluye los desnudos femeninos de siempre, sino además un frontal masculino de Kevin Bacon, de esos que ya no se hacen, y que rara vez se hicieron. Éxito de taquilla que dio lugar a tres secuelas infumables que contaban exactamente lo mismo, pero con otros desconocidos actores.

 

10La novia de Chucky (Ronny Yu, 1998)

Chucky, el implacable muñeco asesino, vuelve a la vida. Tiffany, se ha encargado de resucitarlo. Pero su amado no reacciona como ella esperaba. Chucky, que echa de menos la compañía de alguién como él, consigue traspasar el alma de Tiffany a una muñeca. Con su ayuda, Chucky aspira a recuperar su forma humana. Mientras llega el momento, deja a su paso un reguero de muerte y destrucción.

novia de chucky

Inspirándose en La novia de Frankenstein (James Whale, 1935), la nueva entrega de Chucky sirvió para revitalizar una saga moribunda, y de qué forma. Estamos ante la mejor película basada en el mítico personaje. Como no podía ser de otra forma, el terror dio lugar a la parodia, e incluir a Jennifer Tilly con su voz inconfundible en el casting fue el mayor acierto de todos. También andaba por ahí una adolescente Katherine Heigl previa a ser la pseudo estrella caída que es hoy en día. La novia de Chucky fue un éxito de taquilla y dio lugar a otra secuela, La semilla de Chucky (Dom Mancini, 2004)

Written by Jose Cruz

Comments