Valoración San Sebastian__portadaEl pasado sábado tocaba echar el cierre a esta 63ª edición del Festival de San Sebastián. Era la hora de asistir a los últimos pases y, más tarde, seguir la entrega de premios desde la sala de prensa del Kursaal. Antes de parar a emitir mis opiniones acerca del Palmarés, es obligatorio indicar que este, mi primer Zinemaldia, ha sido una experiencia irrepetible. Además de disfrutar de una selección de películas notable, nada hubiera sido igual de no ser por una compañía inmejorable. La experiencia mejora considerablemente gracias a los amigos que lleva uno hechos y a los que trae consigo después de 10 días tan intensos. Ahora entiendo por qué tantas personas esperan con tantas ganas la llegada de septiembre cada año. Sin más dilación, procedo a comentar con ustedes mi valoración de un Palmarés un tanto sorprendente.
ss_001La opinión general es que este ha sido un buen festival, aunque más por las secciones paralelas que por los trabajos a competición. Es cierto que la Sección Oficial no ha contado apenas con películas de consenso, por lo que las opiniones de la crítica acerca de muchas de las participantes han tendido a ser muy positivas o muy negativas. En el marco personal, he de decir que he quedado muy satisfecho con el nivel medio de la Sección Oficial, ya que las mismas cintas que han generado opiniones extremas se han colado finalmente entre mis favoritas. 
ss_002Las películas premiadas, sin embargo, no han sido de mis favoritas. Por esto mismo, los únicos premios que comparto son los dos cosechados por Evolution, Gran Premio del Jurado y Premio a la Mejor Fotografía. También comparto en parte el Premio al Mejor Actor, aunque si de mí dependiera hubiese terminado únicamente en las manos del siempre brillante Ricardo Darín. El resto de premios, a excepción del de Mejor Guión y Mejor Actriz -no he visto las películas vencedoras-, no han sido de mi agrado pero tampoco me han molestado. La gran mayoría de cintas me han gustado en mayor o menor medida, por lo que mi disconformidad no es del todo remarcable. Lo que si me entristece es que mi película favorita del festival, High-Rise, no se haya llevado un solo premio. En cualquier caso, su repercursión será notable y dará mucho que hablar, mientras que Moira, el humilde y loable segundo largometraje de Levan Tutberidze, es muy probable que acabe pasando desapercibido en gran parte del globo, a pesar de su incuestionable calidad.
 ss_003
Así pues, pese a no ser un gran admirador de muchas de las premiadas, no puedo desprestigiar unas cintas que, cuando menos, han conseguido mi aprobación. Esta 63ª edición del Festival de San Sebastián, no obstante, ha contado con un nivel difícilmente superable en las secciones de Perlas y Horizontes Latinos. Un puñado de películas de todas las nacionalidades y para todos los gustos, en el que la Sección Oficial será olvidada por muchos pero no por mí.
ss_004

Written by Iván Ginés

Redactor de LGEcine

Comments