El hijo de SaúlSon of Saul, ganadora del Gran Premio del Jurado en el último Festival de Cannes, es la ópera prima de Lazslo Nemes, el asistente de cámara de Béla Tarr. Con la lección aprendida de cómo debe filmarse un buen plano secuencia, el húngaro toma el relevo de su maestro para adentrarnos en el Holocausto en una de las películas más crudas que hayamos podido ver sobre dicho acontecimiento, si no la más. No obstante, el primer trabajo de Nemes es diametralmente opuesto a las obras de su maestros, siendo mucho más dinámico y menos -más bien nada- contemplativo.

En el año 1944, durante el horror del campo de concentración de Auschwitz, un prisionero encargado de quemar los cadáveres de su propia gente encuentra cierta supervivencia moral tratando de salvar de los hornos crematorios a un niño que toma como su hijo. Perteneciente a un Sonderkommando, Saul es consciente de que le queda poco tiempo de vida, por lo que se embarca en la imposible tarea de salvar al niño.

Ponerse a hablar acerca de las virtudes de Son of Saul a estas alturas poco puede aportar, pues ya está todo dicho; sin embargo, y a pesar de tener una de las mejores direcciones en lo que llevamos de siglo, me cuesta entrar en Son of Saul. Desconecto antes de que concluyan algunos de los planos secuencia de alrededor de la mitad del metraje. Quizá un pequeño pero para una película intachable, aunque evidentemente en el ámbito personal. Los 40 últimos minutos son descomunales, lo mejor del año junto a los primeros 90 de Mountains May Depart.

Vista en PASE DE PRENSA en el Festival de San Sebastián el 25 de septiembre, San Sebastián-Donosti.

Nota del autor:
8,0 ████████ (Muy buena)

Written by Iván Ginés

Redactor de LGEcine

Comments