Finalizada la segunda temporada de True Detective, os presentamos diez razones por las cuales vale la pena seguir viendo la serie creada por Nic Pizzolatto y no tirar la toalla si acabaste muy entusiasmado/a con la primera y crees que ya no prevalece el mismo nivel. También, cosa extraña, habrá quien quiera aventurarse empezando por la T2 haciendo caso omiso los detectives Rust Cohle y Marty Hart. En todo caso es una opción, ya que ni una ni otra temporada tienen relación alguna.

 

1– Nos encontramos ante un producto de la HBO, la cual ha fabricado series de todo tipo, siendo todas ellas de exquisita calidad. Son ya míticas algunas como: Los Soprano, The Wire, Deadwood, Generation Kill, Treme o la misma True Blood. Si no lo ves como un potente argumento para adentrarte en True Detective, échales un ojo a estas series. Otras como Juego de Tronos son ya todo un éxito. Y sin haber finalizado aún.

 

2– En ambas temporadas, Matthew McConaughey y Woody Harrelson son productores ejecutivos (los que ponen la financiación), signo de que la serie, pese a tener una historia y unos protagonistas distintos, conserva las mismas directrices, sin perder su esencia. Factor vital.

 

3– El hecho de que la primera temporada de True Detective haya sido de un nivel tan alto, hace que muchos caigan en la mala costumbre de prejuzgarla al encontrarse con una segunda temporada que cambia su registro por completo. No nos confundamos. La atmósfera lúgubre cambia para encontrarnos ante una asfixiante, la de la urbe con carreteras infinitas y confusas.

 

4– Cuatro protagonistas. Tela. Y lo más extraordinario: lo bien tejidas que están las historias de cada uno de ellos. No son personajes vacíos. Ninguno te dejará indiferente. Es de pura maestría cómo con los sesenta minutos del primer episodio presentan a Frank Semyon (Vince Vaughn), a los detectives Ray Velcoro (Colin Farrel), Ani Bezzerides (Rachel McAdams) y al patrullero Paul Woodrugh (Taylor Kitsch), además de fraguar la conexión entre todos que encaminará el curso de la trama. Sí, todo ello repito, en el primer episodio.

 

5– Una oportunidad de redención, tanto para los protagonistas como para el espectador. Me explico. Quizás una de las razones más obvias por las cuales cuesta adentrarse en el visionado de la segunda temporada es por el descuadre que quizás nos surge a la hora de ver cómo un actor como Vince Vaughn, el cual ha hecho comedias mayoritariamente, se enfrasque en el rol de mafioso. O la misma Rachel McAdams, vista siempre en films románticos. Difícil es olvidar su rostro en El Diario de Noa. Os puedo garantizar que si no es en el primero, en el segundo episodio se os disipará por completo cualquier “descuadre” que tengáis a la hora de ver a los protagonistas. Sus interpretaciones son brillantes, sobre todo la de Vaughn.

 

6– Simplemente por los créditos iniciales, ya llama la atención. Pura maestría nuevamente a la hora de crear una “opening” tan identificativa y digna de algún que otro galardón.

 

7– Volvemos con el tema de la corrupción. Si en la anterior temporada el tema era tocado casi de puntillas, aquí esta de lo más presente. Es curioso ver cómo según el enfoque que uno le otorgue, The Wire te acabe viniendo a la mente, si eres de los que antaño vistes la serie. Se reflejan esos organismos como la policía que están podridos y corrompidos por individuos que untados/as previamente de dinero, impiden que por ejemplo una investigación avance o se resuelva, bien por intereses u otros motivos.

 

8– Ray Velcoro. El personaje al que da vida Colin Farrel merece un punto a parte en la historia ya que al actor se le brinda la oportunidad de hacer una de sus mejores interpretaciones hasta la fecha. Siempre ha sido muy irregular, pero aquí lo borda.

 

9– Las frases memorables y los exquisitos diálogos. Estábamos acostumbrados a las oraciones existenciales que nos soltaba Matthew McConaughey, siendo muchas de ellas ya grabadas en nuestra memoria colectiva. No obstante, no serán pocas las que uno acabará recordando en la temporada 2.

 

 10– Los secundarios con los que cuenta. James Frain conocido por su ya mítica interpretación como Thomas Cromwell en Los Tudor o la misma Kelly Reilly conocida por sus apariciones en los films de Sherlock Holmes de Guy Ritchie, son una más que buena garantía de que la serie está acompañada de un buen reparto.

Créditos iniciales de la segunda temporada de True Detective

Written by Sergio Cuenca

Director adjunto de LGEcine (Pases de prensa y contenidos)

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *