Título original: Showgirls
País: EEUU
Duración: 128 min.
Director:
Paul Verhoeven

“[…] Posee escenas memorables que la hacen muy grande pese a que la industria del cine la haya querido ennegrecer […] La mala fama que obtuvo el film hace que otros aspectos bien plasmados no reluzcan como deberían […] Paul Verhoeven fue un visionario de la época que acabó siendo incomprendido por el resto […] 

 

La historia empieza con la joven Naomi Malone (Elizabeth Berkley) haciendo autoestop para que alguien la lleve a Las Vegas. Su sueño es convertirse en una estrella del espectáculo. Tras empezar con mal pie nada más llegar, conseguirá un trabajo temporal como bailarina de strip-tease, luchando por conseguir una audición para la obra del Casino Stardust, siendo quizás la oportunidad de su vida para ser lo que siempre ha deseado.


Angelina Jolie, Drew Barrymore o la misma Pamela Anderson fueron algunas de las actrices que realizaron una audición para el personaje de Naomi Malone, el cual acabaría siendo interpretado por Elizabeth Berkley conocida por aquel entonces por hacer el papel de Jesse en la serie Salvados por la campana (1989-1993). Berkley da vida a Naomi, una superviviente de la vida y con grandes dotes para el baile y el strip-tease.

 

 

Gina Gershon (Cara a cara, 1997) da vida a la Starlette Cristal, anfitriona del espectáculo que se ofrece en el Casino Stardust. Una mujer sin escrúpulos pero con buen ojo a la hora de saber a quién fichar para su espectáculo. Kyle MacLachlan (Terciopelo azul, 1986) es la pieza que falta de este triangulo. MacLachlan da vida al productor del espectáculo, Zack Carey, un guaperas de la época, con estudios y que se dedica al mundo de la noche y todo lo que conlleva. Muy correcto en lo que aparece.

La cinta dirigida por Paul Verhoeven (Robocop, 1987) posee escenas memorables. La mala fama que obtuvo el film hace que otros aspectos bien plasmados no reluzcan como deberían. Por ejemplo, el mundo de la noche y lo que conlleva (prostitución, proxenetas, drogas, sueños truncados, etc.) en Las Vegas. Noches de vicio y exceso, mucho exceso en el que brillar como una estrella es solo algo temporal. La dureza que conlleva todo el tema previo al espectáculo me recordó mucho a (Cisne Negro, 2010), incluido el duelo de personalidades.
Si hay algo que también sigue haciendo de Showgirls, una notable película y por ende, de culto, es que plantándola en la actualidad seguiría dando muchas vueltas a ciertas producciones. El problema que tuvo es que en 1995 muchos no estaban preparados para algo así. Verhoeven fue un visionario de la época que acabó siendo incomprendido por el resto. Aquí la prueba.

Nota del autor:
7,0 ███████  (Buena)

Written by Sergio Cuenca

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *