The Railway Man (Jonathan Teplitzky, 2013) – 116 min

Parece inconcebible que, hoy en día, una película con cierto criterio pueda seguir ofreciendo una versión parcial y sesgada de cualquier conflicto bélico frente al que ya se posee la suficiente distancia. En un principio, da la impresión de que Un largo viaje, del australiano Jonathan Teplitzky, que tiene por protagonista a un veterano de la Segunda Guerra Mundial, Eric Lomax, toma partido por el ejército británico, denunciando solamente la barbarie que tuvo lugar a manos de los japoneses. Sin embargo, se incide en ello para plantear un panorama sobre las heridas del alma por encima de las penurias físicas. Y esas son comunes a todos, víctimas y verdugos.

El punto de partida de Un largo viaje es una historia de amor clásica, en la que Lomax conoce a una desconocida en un viaje en tren, y surge entre ellos una inmediata atracción. Lo que derivará en un feliz matrimonio que aparentemente les deparará un feliz futuro, se truncará cuando unas terribles pesadillas comiencen a despertar los recuerdos más íntimos de Lomax, incapacitándole para llevar una existencia normal. La película se desenmascara entonces como un retrato sobre las terribles consecuencias de los horrores de la guerra; sin embargo, quizás haya aún esperanza de encontrar la paz que tanto anhelan todos sus personajes…

Teplitzky reflexiona desde la venganza para configurar una apología del perdón. El director conduce la narración sin estridencias y con coherencia en sus saltos temporales, pero lo hace de manera funcional, sin aportarle personalidad al conjunto. Mientras que la parte ambientada décadas después de la guerra está envuelta en un romanticismo académico, los flashbacks no se recrean en la brutalidad de los acontecimientos, dejando más a la imaginación del espectador (cuántas veces oiremos aquello de que hay cosas demasiado terribles como para ser vistas o contadas) que al sensacionalismo visual. Pero posee momentos realmente angustiosos, protagonizados de forma potente por Jeremy Irvine (War horse (Caballo de batalla) 2011), una de las jóvenes promesas más en alza.

Junto a Irvine, los cabezas de cartel son Colin Firth (El topo 2011) y Nicole Kidman (Los otros 2001), aunque es el actor inglés quien lleva todo el peso de la película, realizando una conmovedora y precisa interpretación. El papel de Kidman es mucho más secundario, y es un mero soporte para el protagonista. Sin embargo, la actriz está muy acertada en su recreación de abnegada esposa. Pero la relación más interesante de las películas es la que mantiene Firth y Hiroyuki Sanada (Sunshine 2007), que no obstante, aunque apunta maneras de retorcida tortura psicológica, se queda en un tibio intercambio de impresiones. Se echa en falta en general más tensión, más conflicto, algo que traspase la corrección del conjunto y se deje llevar por la emoción.

Un largo viaje es por tanto en apariencia una película temerosa de arriesgar, que se queda en la superficie de los emocionales temas que abarca. Sin embargo, no escatima en crudeza, y plantea una interesante reflexión entre culpables e inocentes, difuminando la línea que existe entre ellos. Algo que se agradece en un trabajo que parecía tender al dogmatismo. Al final, Un largo viaje sí, habla de amor, como motor para hacer frente a las adversidades. Pero más que nada, se trata de una inaudita historia de amistad, que, si no fuera por la ayuda el subtítulo bien visible que nos anuncia que lo que estamos viendo está basado en un hecho real, nos resultaría casi increíble de creer.

Distribuida en España por DEAPLANETA.
Vista en PASE DE PRENSA el 25 de Junio de 2014 en los Cines Palafox, Madrid.

 

 

Nota del autor:
6,0 ██████  (Correcta)
Película en CARTELERA a partir del
 4 de Julio de 2014.

Trailer

 

Written by Sofia Pérez Delgado

Redactora de LGEcine

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *