oscar_001Y como cada año, todo cinéfilo de buen ver repite cada año el mismo rito casi místico de madrugar hasta las 6 de la mañana (*), rendirse ante la maquinaria de merchandising y el glamour de la Academia cinematográfica de EEUU y presenciar la ceremonia de los mundialmente conocidos como “Premios Oscar”
(*)Horario en España

Como si de un menú se tratara, el entrante se convierte en el desfile de las celebridades que desfilan por la alfombra roja y que al final se transforma en un acribillamiento de miradas sobre las mujeres (a buscar cuál tiene la peor pinta o cual está fashion que te mueres), mientras en el género masculino salen todos guapísimos con sus fracs, esmoquins, chaqués… no estaría mal que la Academia cambiase esa “discriminación de vestuario“. Después de momentos de cuore, entrevistas banales y perplejidad al ver que en nuestros queridos actores de toda la vida el tiempo les va haciendo tanta mella, empieza la ceremonia en sí, se acaba la señal de retransmisión en abierto y el cinéfilo de turno tiene que irse a un canal de TV de pago, a algún oscuro rincón de Internet o simplemente seguirla por la radio (como tantas veces he hecho antes de la llegada de las nuevas tecnologías)… Shhhhh ¡silencio! la espectacular y brillante gala acaba de empezar.

oscar_002Ellen DeGeneres, la maestra de ceremonias perfecta (con permiso de Whoopi Goldberg)
No podemos negar que sobre el maestro de ceremonias de la gala recae la gran responsabilidad de convertirse la misma en un pestiño infumable o en algo inolvidable; su humor y cómo va interaccionando con el elenco allí reunido son bazas fundamentales para que el espectador se quede enganchado o se eche a dormir.

Este año, Ellen DeGeneres ha conseguido convertir la gala (de cerca de 4 horas incluyendo los anuncios) en algo ameno y por momentos divertido. Ella no es novata por estos lares ya que fue maestra de ceremonias en el 2006 y también fue presentadora de los premios Emmy y Grammy (en 1996 y 1997). Ellen una de las comediantes más famosas del panorama televisivo estadounidense y se hizo famosa por usar uno de sus programas de TV para anunciar abiertamente su homosexualidad (lo que le produciría que el canal ABC retirara su programa de la parrilla). Se ha curtido en una mujer hecha a sí misma, una humorista que esgrime con inteligencia su humor sin caer en lo patético o en lo forzado.

Este hecho se ha visto plasmado en una ceremonia llena de naturalidad, en la que todo parecía salir espontáneamente y donde tanto el público asistente como el espectador se convertía en “cómplice” de sus travesuras.

oscar_004This is entertainment
Así, pudimos ser testigos de cómo salía con su smarthphone y sacaba fotos de la ceremonia mientras mencionaba que lo iría subiendo a Twitter —cosa que hizo—, o cómo preguntaba a los presentes si tenían hambre y si querían pizza y luego veíamos a estrellas consagradas comiendo pizza como si tal cosa, pidiendo dinero para pagarlas, etc. Un juego que simplemente me encantó, quitando el férreo protocolo de tratar a los actores/directores como estrellas y divos.

También vimos cómo algunas actrices se animaban a bailar mientras Pharrell Williams —y su estrafalario sombrero— alentaba al graderío con su Happy; el maravilloso Jim Carrey tan brillante como genial en una pequeña aparición; la hermosa dedicatoria de Jared Leto (mejor actor de reparto) a su madre y a todos los están bajo la opresión en Venezuela y Ucrania; las lágrimas de la espectacular Lupita Nyong’o  (mejor actriz de reparto);  el descojone de Jessica Biel mientras presentaba los candidatos a mejor banda sonora y Jamie Foxx tarareaba y escenificaba el tema principal de Carros de fuego (1981); la reivindicación de Cate Blanchett (mejor actriz principal) porque se siga haciendo cine donde el protagonista recaiga sobre una mujer; el sincero agradecimiento de un hombre lleno de fe y de principios como fue el de Matthew McConaughey (mejor actor principal), la cantante Pink cantando el mítico tema Over the rainbow de El mago de Oz (1939), etc… llenaron la gala de momentos realmente inolvidables.

Aunque no os puedo ocultar que las escasas apariciones de la actriz Jennifer Lawrence fueron lo peor de la gala y con menos gracia que nuestro ministro de Cultura.
oscar_003
Sobre premios merecidos, premios cantados y premios perplejos
Toda ceremonia de premios que se aprecie raramente se escapa de la sensación de injusticia a la hora de premiar ciertas películas, actores, directores, etc…  Y los Oscars, por así decirlo, es la madre de los despropósitos, y a su historia nos tenemos que ceñir y comprobar cómo nunca le han concedido este galardón a actores de la categoría de Ava Gardner, Cary Grant, Kirk Douglas, Marilyn Monroe, Robert Mitchum, Julianne Moore, Montgomery Clift, Glenn Close o directores como Alfred Hitchcock, Charles Chaplin, Stanley Kubrick, Luis Buñuel, Akira Kurosawa, Ingmar Bergman, etc… Aún sabiendo esto nos propusimos  disfrutar de la gala y tragarnos todo lo que viniera en pos del espectáculo.

PREMIOS MERECIDOS: Había unanimidad tanto en que Jared Leto y Lupita Nyong’o se lo merecían (ambos en la categoría de actores de reparto) al igual que ante la demoledora interpretación de MatMatthew McConaughey (como actor principal) que no sólo se quedó en un cambio radical de su físico sino que llegó a apoderarse del personaje haciéndolo más allá de lo creíble (aunque muchos ya daban por ganador a Leonardo DiCaprio, sinceramente veía que repetía el mismo personaje y peinado que ha hecho en casi toda su carrera); Cate Blanchett (actriz principal) fue otro de los grandes aciertos y 12 años de esclavitud como mejor película, también… aunque tuve dudas hasta el último momento de que se lo llevara Gravity (al ver que se lo daban con el del mejor director). 

oscar_006PREMIOS CANTADOS: digamos que hay premios que son  pura formalidad, que el único morbo que puede haber es ver qué dicen cuando recogen el premio por encima de ver el careto de los otros nominados que sin sorpresa ven cómo se lo llevan. Casos como los mencionados Jared Leto o Lupita Nyong’o,  a los mejores efectos visuales y de sonido de Gravity, mejor guión original de Her, al mejor maquillaje y peluquería a Dallas Buyers Club, La gran belleza a la mejor película extranjera… son claros ejemplos de este año, en la mayoría de ocasiones porque su nivel de profesionalidad es tan elevado que no encontraran a nadie que pudiera ensombrecerlos. Sólo queda el reconocimiento sin apelativos.

PREMIOS PERPLEJOS: Pero eso no quita que veamos cómo Gravity se llevaba premios que simplemente rozaban la vergüenza ajena (como es el caso de mejor director y mejor banda sonora), o cómo una producción de Disney se lleva el mejor film de animación y sobretodo a la mejor canción (que más sosa no podía ser); fueron ejemplos de cosas que me chirriaron en esta gala.

oscar_005Cajonazos y los olvidados en la ceremonia
No podemos acabar este resumen sin acordarnos de todos aquellos en los que su falta de brillo fue lo más significativo de la gala. Como la ausencia física de Tom Hanks.

Y es que uno se queda sin palabras al ver cómo es posible que Her se lleve el Oscar al mejor guión original sin estar nominada a mejor director y que su protagonista Joaquin Phoenix no apareciera en la categoría de mejor actor principal, que la genial Nebraska no consiguiera nada al igual que la aclamada El lobo de Wall Street, la desaparición casi total de Inside Llewyn Davis de los hermanos Coen en la lista de nominados, el descalabro de Capitán Phillips y sobretodo ver que la gran nominada La gran estafa americana se va a casa sin ningún galardón… más de uno seguro que esa noche le supo amargo el champán, pero el show bussines es así y no puede uno pretender dar sentido a todo ni que todos se vayan contentos: en Hollywood se mueven de igual manera el halago que la puñalada por la espalda. Y al final, uno recuerda los ganadores. Los nominados caen en el olvido.

Bueno, los créditos anuncian el final de la gala, una ceremonia que a pesar de sus altibajos ha sido bastante amena. Ahora queda volver a la realidad, reponerse de la espalda y darse cuenta de que gracias a esta noche se nos incrementará la factura de la luz y que mañana estaremos zombies perdidos; nos damos por satisfechos… Todo sea por el cine.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Written by Diego Karasu

Director adjunto de LGEcine (Redes sociales y contenidos)

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *