Mi semana cinéfila (30 de Julio al 05 de Agosto)

 

EN RESUMIDAS CUENTAS

Prometheus (2012) Director: Ridley Scott País: EEUU
Cuenta con unos sorprendentes efectos visuales, poderosas escenas de acción, buenas interpretaciones de sus actores principales (Michael Fassbender, Charlize Theron e Idris Elba; Noomi Rapace no me entusiasma, parecía más fuera que dentro de su papel) y se admira ese universo creado para la película y otras virtudes que extenderían innecesariamente este texto (pues esas son mejores que cada cual las descubra por sí mismo), pero falta algo y esto se llama pasión. Falta ese tenso gancho del que no puedes soltarte, ese que provoca que te interesen o conquisten sus personajes, ese que te arrastra hasta un campo en el que las preguntas que la película te hace son más perturbadoras que las encontradas aquí. Y esto pese al buen punto de la interesantísima reflexión marcada por Scott sobre nuestra Creación, bien hilvanada con la trama de esta máquina de generar entretenimiento (aunque a ratos, espesa), auténtica lección de la mejor acción y técnica, pero sin corazón, sin capacidad para emocionar.
- Crítica principal (Realizada por Sergio Cuenca)

The Rookie (El novato) (2002) Director: John Lee Hancock País: EEUU
Dentro de su apariencia convencional, cuenta con la suficiente autonomía como para ofrecernos una historia que engancha, que motiva, que gusta tanto por sus diálogos como por el desarrollo de su esperanzador argumento, basado en hechos reales (un frustrado jugador de béisbol -interpretado aquí por un correcto Dennis Quaid- que, rozando los cuarenta años tiene la oportunidad de ver cumplido el deseo de su vida: jugar en las Ligas Mayores). Diseñada para todos los públicos, es emocionante por momentos y al menos este servidor la ha podido digerir en un abrir y cerrar de ojos. Muy entretenida, bien hecha.

The Straight Story (Una historia verdadera) (1999) Director: David Lynch País: EEUU
David Lynch, que siempre ha sabido adentrarse como nadie en lo más profundo de las oscuras grutas de la perversidad humana, no titubéo a la hora de escoger un camino diferente, uno que nos guiaría a través de los terrenos de lo más entrañable de nuestra especie. Y no es que el inimitable director de Missoula no haya tenido siempre presente, a lo largo de su carrera cinematográfica, la cara más buena del ser humano (pudiéndose encontrar en la mayoría de sus trabajos tanto a personajes encantadores rodeados de lúgubres seres y desoladores ambientes, como un trasfondo en el mensaje que nos señala una luz en medio de un mundo de crueldad), pero es en “The Straight Story” donde esta parte se asoma a la superficie sin rubor. Personajes llenos de bondad, propietarios de sonrisas sinceras y miradas enternecedoras, dominan la cinta para transmitirnos una de esas historias que llegan dentro.
- Crítica completa (Próximamente)

Tiburón (1975) Director: Steven Spielberg País: EEUU
Un blockbuster de siempre, una evasión garantizada. Entretenidísima película que va mejorando según avanzan los minutos. Además de ofrecernos a unos llamativos personajes repletos de curiosas particularidades, sabe dibujar el miedo que un tiburón de proporciones insólitas produce sobre un tranquilo pueblo costero. Realizada en 1975, contó con unos efectos especiales completamente artesanales que hicieron las delicias de los espectadores de entonces y continúan haciéndolo hoy, al ser esta una de esas películas que siempre vuelven a la pequeña pantalla en verano.

Ocho hombres (1988) Director: John Sayles País: EEUU
Narrada con buen ritmo e interpretada eficazmente, nos cuenta el infame hecho real de una serie de jugadores de béisbol del Chicago White Sox que en los años 20 se dejaron comprar por unos apostadores. Los remordimientos y la pasión por el propio béisbol chocarán con el interés por ganar dinero fácil, siendo el personaje encarnado por John Cusack el que mejor transmite sus preocupaciones. Aunque cuenta con varias escenas de partidos (poco emocionantes, debo decir), no se centra exclusivamente en las mismas, por los que no aficionados a este deporte podrán seguir la trama sin dificultad. La ambientación de la época es muy acertada.

El extraño (El extranjero) (1946) Director: Orson Welles País: EEUU
Según me consta, el propio Orson Welles catalogó a ésta como su peor película. Esto no quiere decir que sea mala, ya que el director estadounidense siempre ha sido como esos deportistas de élite que, aún rindiendo por debajo de su nivel habitual, son mejores que la media de sus compañeros (se me vienen a la cabeza algunos malos partidos de Zidane o Ronaldo Nazario). Lo que sí puedo decir es que hay muy poco de Welles en esta película (exceptuando su magnífica interpretación), prácticamente nada por lo que se pueda deducir que es un film suyo. Y es que esta obra era un trabajo de encargo, un reto para el propio Welles que solventó realizando una más que correcta cinta, teniendo como hilo argumental la historia de un nazi evadido (Welles) que se encontraba en Estados Unidos con un nombre falso. Edward G. Robinson (también, como siempre, fenomenal) es el encargado de darle caza y, de paso, adentrarnos en las tripas de un tranquilo pueblo americano excepcionalmente ambientado, del que podemos destacar tanto personajes únicos como detalles memorables.

Imagen: Captura de pantalla de FilmAffinity

Aunque nos gustaría, resulta imposible poder hacer una crítica de cada película que vemos. Para solventar esto nace “Mi semana cinéfila“, por el momento sólo con la aportación de Sandro Fiorito, quien dará su opinión acerca de las últimas películas que haya visto a lo largo de la última semana de una forma muy resumida.

About these ads