Grupo 7 (2012)

Título original: Grupo 7
País: España
Primera proyección: España, 4 Abr. 2012
Duración: 96 min.
Director: Alberto Rodríguez
Guión: Rafael Cobos (Argumento: Alberto Rodríguez, Rafael Cobos)
Música: Julio de la Rosa
Género: Drama. Acción. (Policíaco)

Reparto: Antonio de la Torre, Mario Casas, Joaquín Núñez, José Manuel Poga, Inma Cuesta, Julián Villagrán, Estefanía de los Santos, Lucía Guerrero, Diana Lázaro

“[...] Una de esas pocas joyas que el cine español realiza de vez en cuando […] Notable reparto […] va más allá siendo algo más que un simple drama policial en el que se prescinde de grandes efectismos para mostrarnos la realidad tal cual es [...]”

Siempre he pensado que nunca está de más pedir una disculpa o rectificar si te has equivocado y que todo prejuicio puede ser eliminado si vemos las cosas desde diferentes puntos de vista. Pues bien, debo admitir que mi gran error ha sido el de soltar injurias previas hacia el film de “Grupo 7”. No sin razón, ya que nunca ha sido de mi agrado Mario Casas, al que siempre he considerado que es un actor penoso y encasillado en películas que buscan como objetivo hacer su respectivo “taquillazo”. Tampoco tiene (a nivel personal) un trailer por el cual llame la atención, del cual debo admitir que en su momento me hacia incluso gracia la escena en la que el propio Casas dice gritando “¡¡Somos el Grupo 7!!”. También pienso que el trailer no muestra una verdadera imagen de lo que es el film tras haberlo visto.

Pero me equivocaba. Y me he dado con un canto en los dientes y bien dado. Es más, me atrevería a decir que el film dirigido por Alberto Rodriguez dará mucho de que hablar, siendo de esas pocas joyas que el cine español realiza de vez en cuando. También me atrevería a decir que es de lo mejor que he visto desde “Celda 211” (2009). Porque no hay truco ni cartón. Lo que ves es lo que hay. Pero claro, a todo esto, la pregunta es evidente: ¿Que ha hecho que mi opinión cambiase? Es sencillo, según como se mire. Para empezar, tengo que admitir que soy de esas personas que le gusta arriesgar a la hora de ir al cine. Me gusta saber si cuando he criticado una película lo he hecho con razón o sin ella y demostrar porqué es buena o mala. También me es indiferente que a la gran mayoría le parezca la peor película del año o la mejor porque mi criterio personal es el que a la hora de la verdad cuenta y porque sería algo inepto si me guiase por lo que “dice la mayoría” sin más. Tampoco nos engañemos, el hecho de arriesgarse viendo films tampoco es efectivo ya que he tenido que tragarme sumas decepciones en la butaca del cine como: “The Thing” (2011), “Indomable” (2011) o “Ira de Titanes” (2012).
La trama gira en torno a los años previos a la inauguración de la Expo de Sevilla del 92 en los que se narra la historia real del llamado Grupo 7, formado por un grupo de policías que tendrán como misión limpiar las calles de delincuencia, prostitución y traficantes antes de la inauguración de la Expo. Para ello, utilizaran unos métodos poco ortodoxos y éticos que serán muchas veces cuestionados, no sin razón. En resumidas palabras, el Grupo 7 se encarga de hacer el trabajo sucio que nadie quiere realizando diariamente redadas, persiguiendo a yonkis, haciendo detenciones en los marginales barrios de Sevilla en los que cada día puede ser el último para cualquiera de los integrantes del equipo.

Cuenta con un notable reparto en el que acaba destacando la gran calidad interpretativa de Antonio de la Torre (“Balada triste de trompeta“, 2010), demostrando con una contundente superioridad, que puede ser uno de los mejores actores del cine español. De la Torre interpreta a Rafael, un hombre solitario, asqueado de la vida y de pocas palabras. Curtido en la vida y que no se andará con rodeos a la hora de obtener lo que quiere, por lo que actúa mediante la coacción, la fuerza y la violencia pero siempre controlando dónde está el limite, sabiendo separar vida privada de trabajo. De la Torre encarna al mejor personaje. A medida que vayamos avanzando en el film, profundizaremos en el interior de Rafael y veremos a un hombre atormentado, de buen fondo y que no es tan arrogante como parece. Mario Casas (“Tres metros sobre el cielo“, 2010), da vida a Ángel, un joven agente que aspira a ser inspector, tolerante y benevolente hasta que empieza a darse cuenta que está harto pringar y ver como toda una tarde de detenciones no sirve de nada al ver a la mañana siguiente a los mismos traficantes en la misma esquina trapicheando.
Ángel empieza a tomar conciencia de que sale más a cuenta convertirse en un policía corrupto en los tiempos que corren, sin pensar en las consecuencias a largo plazo. Notable interpretación de Casas en la que hubiera alcanzado una mejor nota si se hubieran omitido un par de escenas del principio hechas expresamente para las chicas en las que solo se ve el cuerpo de gimnasio de éste actor y nada más. Por lo demás, espero que con el tiempo deje de ser un producto de marketing (no nos engañemos, si la mayoría de chicas van al cine es por ver el “cuerpazo” de Mario Casas). Joaquin Núñez interpreta a Mateo, el personaje más entrañable del grupo, al ser como yo diría: “un sevillano de pura cepa”. El personaje de Núñez, pese a que también posee sus dosis de arrogancia y despotismo, acaba siendo un personaje carismático y bribón. Manuel Poga (“Miel de naranjas“, 2012) encarna a Miquel, el “zanahorio”, un policía corrupto, homófobo, violento y amoral.

Alberto Rodriguez no conforme con presentarnos a unos personajes perfectamente definidos, nos sumerge en esa Sevilla previa a la Exposción Universal de Sevilla del año 1992. Se adentra en los bajos fondos y barrios marginales donde hay trapicheos y prostitución en cada esquina. Realiza una recreación impecable de la época, llegando el espectador a introducirse de pleno en lo que está viendo. Para ello, Rodriguez no se conforma con hacernos una simple recreación con cuatro automóviles de época (espléndidos planos del Renault Fuego), sino que veremos retransmisiones televisivas o de radio que nos meterán más en la película.
Las escenas en las que se avanza en el tiempo pasando de un año a otro mostrándonos como va avanzando la construcción son una maestría. A su vez, nos vamos acercando a 1992 y los protagonistas van estando cada vez más a contrarreloj para lograr limpiar Sevilla de la delincuencia.

Grupo 7” logra también reflejar esa parte en la que los que hacen el trabajo sucio nunca salen en la fotografía ni nunca son reconocidos por su trabajo, mientras que el comisario que solo manda e impone, es quien acaba llevándose las distinciones y fama. Aparte, va más allá siendo algo más que un simple drama policial en el que se prescinde de grandes efectismos para mostrarnos la realidad tal cual es, una realidad que no recordaba haber visto desde “The Wire” y los bajos fondos de Baltimore.

Nota del autor:
8,0 ████████ (Muy buena)
Promedio de notas:
6,8 ███████ (Buena)
FilmAffinity: 6,6 | CINEol: 6,4 | IMDB: 6,3 | LGEcine: 8,0 

COMENTARIOS DEL EQUIPO LGE

Sandro Fiorito
Grupo 7” está repleta de grandes virtudes.Tantas como para merecer que pueda ser considerada como una de las mejores películas españolas de los últimos años. Si no arrasa en la próxima edición de los Goya a pesar del chiste de mal gusto que significa esa gala, que los de la Academia se dediquen a otra cosa, mariposa. Algo que dice mucho de la personalidad de esta película es su identidad propia. Auténtica. No necesita conformar un popurrí multi-estilo basado en el cine de nadie, ni recurre a trampas exageradas y efectistas que busquen atacarnos directamente, ya sea en su vertiente dramática o en la más cargada de adrenalina. Su drama es real, la acción es posible. Sus personajes son naturales, creíbles y cercanos: hay conexión con el espectador. La cinta de Alberto Rodríguez puede presumir además de un impecable poderío técnico. Visualmente está llena de fuerza, pulso y capacidad para transmitir lo que hay, ayudada eso sí por un sonido directo y atronador, que atraviesa una magnífica ambientación de finales de los ochenta y principios de los noventa. La banda sonora destila muy buen nivel. En general, la película tiene ritmo y lo sabe administrar con inteligencia durante toda la duración. Toda una limpia de estos policías -hombres de Harrelson “de la casa”- en una Sevilla que debía lucir impecable antes de la famosa Expo ’92, libre de yonquis y tráfico de drogas, no se vaya a decir. “Grupo 7” es también la película en la que sí, se puede hablar bien de Mario Casas, que sin hacer un papel prodigioso y aún notándose sus deficiencias cumple sobradamente con su papel de aspirante a Inspector que no tarda mucho en contagiarse de los malos modos de sus compañeros, encarnados (además de por un discreto José Manuel Poga) por un inmenso Antonio de la Torre dando vida a un personaje memorable y un -atención- EXTRAORDINARIO Joaquín Núñez en su primer pasito por el cine: éste último completamente suelto, natural y divertido. Una gozada de interpretación la suya. Y lo dicho: yo me uno al Grupo 7, pero dándole un 8.

PÓSTAL
 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s